90 Fábulas cortas con valores para niños 

¿Qué es una fábula? Pues se trata de un cuento más o menos breve en el que se aporta algún tipo de enseñanza moral en forma de moraleja. Normalmente los protagonistas son animales, hecho que aporta una visión muy particular, pues al alejar la situación del entorno humano, paradójicamente se hace más evidente la idea que se quiere transmitir. A pesar de ser narraciones cortas, como buenos relatos constan de introducción, nudo y desenlace.

Algunos de los escritores de fábulas más conocidos y respetados fueron Esopo, Samaniego, Tomás de Iriarte, Rafael Pombo o La Fontaine (encontrarás una pequeña biografía de todos ellos al final de esta página), si bien algunos escritores más modernos como Teresa Méndez o Dani Alcalà también se han dedicado a este noble género, pensado para niños y no tan niños, pues aborda conceptos atemporales y universales.

A continuación encontrarás algunas de las que a nosotros nos gustan. Puedes compartirlas y comentarlas, así que...¡A disfrutar!

Nota: Si quieres ver otro tipo de cuentos, puedes encontrarlos en el menú clasificados por categorías, como cuentos infantiles, fantásticos o de hadas, por ejemplo.

LA TELA DE ARAÑA

Sobre una frágil rosa
fabricaba una Araña cierto día
su tela portentosa,
y cuenta que decía,
con su trabajo ufana:
- Ya decidida estoy: desde mañana
me he de poner aquí de centinela,
y como tengo industria y maña y brío,
no pasará jamás junto a mi tela
ni un sólo moscardón que no haga mío.

Dando entonces rugidos llegó el Viento,
y arrebató violento
hojas, tela, proyectos y esperanzas.

Moraleja: Así también su dicha de repente
desvanecerse ve con honda pena
aquel que sobre arena
va a fabricar palacios imprudentemente.

Autor de la

fábula

: José Rosas Moreno

63.33%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

LA TERNERA, LA CABRA Y LA OVEJA, EN COMPAÑÍA DEL LEÓN

Una vez se asociaron una ternera, una cabra y una oveja con un león. Acordaron ir a partes iguales en todo aquello que pudieran conseguir.
Un día, la cabra se hizo con un ciervo, así que reunió a sus socios a fin de evaluar el reparto. El león tomó la palabra:
- Somos cuatro a compartir - comenzó, mientras procedía a partir la pieza en cuatro partes -.
Señaló una de ellas y prosiguió:
- He aquí la primera, que será para el león, como rey de la selva. La segunda me corresponde también a mí, por ser el más fuerte. Con respecto a la tercera, se la asigno al más valiente, es decir, al león, y por último deciros que si alguno osa siquiera olfatear la cuarta en mis garras morirá.

Moraleja: Vigila con quién te juntas.

Autor de la

fábula

: Jean de la Fontaine

61.46%

votos positivos

Votos totales: 96

Comparte:

LA SEÑORA, LAS PALOMAS Y EL PERRO

Una señora empezó a dar de comer a las palomas en su pequeño jardín. Al cabo de poco tiempo, las palomas venían cada vez en mayor cantidad y durante más tiempo. El perro de la señora, que hasta entonces disfrutaba de una plácida existencia, vio como estas le robaban el espacio, y al final, cansado de ahuyentarlas sin éxito y de encontrarse con sus excrementos por todas partes, optó por no salir más al jardín.

Moraleja: Lo que es bueno para unos puede no serlo para otros.

Autor de la

fábula

: Dani Alcalà

60.87%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

LA FUENTE DEL GRANJERO Y EL INGENIOSO BIRBAL

Una vez hubo un hombre que vendió su fuente a un granjero. Al día siguiente, cuando el granjero fue a sacar agua de la fuente, el hombre le dijo al granjero que no podía, porque según él, le había vendido la fuente, pero no el agua que corría por ella.

El granjero, muy triste, fue a visitar al Emperador, para ver si podía resolver su problema.

El emperador llamó a su vez a Birbal, su consejero de confianza. Le expusieron el caso y pensaron una solución. Entonces hicieron llamar al hombre que vendió su fuente.

Birbal le preguntó: "¿Por qué no dejas sacar el agua de la fuente al granjero?."

Y este le contestó: "Porque le vendí la fuente, más no el agua. No tiene derecho sobre ella".

"Ah, ya entiendo" - replicó Birbal -. "Entonces si el agua es tuya y la fuente es suya, no tienes derecho a mantenerla en su propiedad, así que o sacas el agua de la fuente de inmediato, o le pagas un alquiler al granjero".

El hombre entendió que su truco no había funcionado, así que dejó que el granjero utilizase la fuente sin problemas.

Moraleja: No intentes engañar, acabarás pagando por ello tarde o temprano.

Autor de la

fábula

: Cuento tradicional de la India

60.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:

LA CIGARRA Y LA HORMIGA SE REENCUENTRAN

La cigarra de la Fábula de Esopo se volvió a encontrar con la hormiga, y esta le dijo:
- Hola cigarra, ¿qué tal has pasado el invierno?
- Pues divinamente - contestó la cigarra -. No puedo ser más feliz.
- Sí, ya veo, estás en los huesos.

Moraleja: La chulería te deja en ridículo más temprano que tarde.

Autor de la

fábula

: Dani Alcalà

57.14%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

EL LEÓN PENSATIVO

Una vez paseaba pensando un león por la sabana africana, cuando una gacela que pasaba por allí le dijo:
- Oye león, ¿qué te pasa hoy que no me persigues?
- No tengo hambre - contestó el león -. Estoy preocupado porque mi jefe me presiona, he discutido con mi mujer, y mi hijo saca malas notas.
- Qué bien - contestó la gacela - le diré a las demás gacelas que salgan de su escondite, que aquí sólo hay un hombre con cuerpo de león.

Moraleja: No dejes que tu verdadera naturaleza quede chafada bajo las preocupaciones del día a día.

Autor de la

fábula

: Dani Alcalà

56.25%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

LA GARRAPATA Y EL PERRO

Una garrapata se aferró al lomo de un perro y le dijo:
- De aquí no me muevo hasta que me de la gana.
El pobre perro, oyendo esto, se echó a dormir triste y preocupado. Pero de repente, se enfureció, y se rascó y se rascó hasta que la garrapata no tuvo más remedio que huir corriendo.

Moraleja: Así son algunas personas; se creen con el derecho a tratarnos como quieran y a veces no sabemos cómo deshacernos de ellas.

Autor de la

fábula

: Dani Alcalà

55.56%

votos positivos

Votos totales: 27

Comparte:

EL SEÑOR ARAÑA Y LA SEÑORA MOSCA

Cuenta una historia que una vez existió un señor Araña al que le gustaba una señora, la señora Mosca.

El señor Araña iba siempre detrás de la señora Mosca, intentando seducirla de mil maneras diferentes, pero a la señora Mosca no le gustaba el señor Araña.

En una ocasión, el señor Araña se acercó hasta la casa de la señora Mosca, y tocó la puerta. La señora Mosca, harta ya de aquella situación, preparó un cazo de agua hirviendo, abrió la puerta y se la tiró sin piedad al señor Araña.

El señor Araña, gritando de dolor, se marchó presa del pánico hacia su guarida, jurando que aquello no iba a quedar así, y que tanto él como sus descendientes iban a hacer pagar caro aquello a la Mosca y a todos sus descendientes.

Y así es como, aún a día de hoy, las arañas matan y se comen a las moscas en cuanto tienen ocasión.

Moraleja: No le hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti.

Autor de la

fábula

: Cuento tradicional

52.94%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

LAS TRES PREGUNTAS

El rey Akbar tenía como primer ministro de su corte al ingenioso Birbal, el cual le caía muy bien pero a su vez le gustaba ponerle a prueba. En estas que un envidioso rival que también quería ser primer ministro le dijo al rey que Birbal no era muy inteligente, y para demostrarlo le dijo que no era capaz de responder a tres simples preguntas. El rey, deseoso de ver cómo reaccionaba Birbal ante el reto, dejó que se las plantease.

Las preguntas eran las siguientes: "¿Cuántas estrellas hay en el cielo?", "¿dónde está el centro de la Tierra?" y "¿cuántos hombres y mujeres hay en el planeta?".

Birbal aceptó el reto, como era de suponer.

Para contestar a la primera de las preguntas, hizo traer una oveja y dijo que había tantas estrellas en el cielo como pelos tenía esa oveja. Y desafió a su contrincante a contarlos si era capaz. Para responder a la segunda, dibujó dos líneas en el suelo y en el punto en el que se cruzaron dibujó una cruz, clavó un palo en ella y dijo: "Ahí está el centro de la Tierra". De nuevo, desafió a su contrincante a demostrar que no estaba en lo cierto. Por último, dijo que para contar a todos los seres humanos del planeta primero habría que eliminar a aquellos especímenes que no estaba claro si eran humanos o no, como por ejemplo su contrincante. Sólo entonces sería posible empezar a contar y llegar a una conclusión.

Moraleja: Siempre hay una forma de resolver un problema.

Autor de la

fábula

: Cuento tradicional de la India

41.67%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

EL BÚHO Y EL PALOMO

Érase un búho, dechado
de egoísmo el más perfecto,
de todo siempre esquivado,
cual si diera resfriado
su agrio, antipático aspecto.

"¿Por qué me aborrecerán?"
Dijo irritado y confuso
a un palomito galán.
-"Por culpa tuya", él repuso:
"Ama, oh, búho y te amarán".

Autor de la

fábula

: Rafael Pombo

34.93%

votos positivos

Votos totales: 146

Comparte:

Desde el 81 hasta el 90 de un total de 90 Fábulas cortas con valores para niños

En Yavendrás nos esforzamos por traerte el mejor contenido para cada sección. Nuestras fábulas cortas están seleccionadas con el máximo cariño, de forma que transmitan valores, sean entretenidas e incluso te saquen una sonrisa. Ya sea para contárselas a tu hijo, o bien para ti, para que pases un rato distendido y agradable. Puedes votar por tus favoritas y comentarlas para así decirnos en qué podemos mejorar; si te han gustado tal cual están, si quitarías algo... De momento tratamos en la medida de lo posible de añadir una imagen y un sonido a la fábula para hacerla más entrañable. Esperamos que las disfrutes y vuelvas pronto.

Te recordamos que además de estas fábulas cortas, también tenemos otros tipos de cuentos:

Cuentos cortos: Clásicos, modernos, con moraleja, divertidos... Pero ante todo, cortos.
Infantiles: Para que se duerma tu pequeño escuchando tu voz.

A continuación puedes encontrar una breve biografía de los más famosos escritores de fábulas:

Esopo: Es probablemente el fabulista más conocido de todos los tiempos, aunque no el primero, ya que se considera que este género literario nació en Oriente, probablemente en la India. Vivió en la antigua Grecia, alrededor del siglo sexto antes de Cristo, y sus obras eran bien conocidas por los grandes filósofos de su tiempo, como Platón o Aristóteles, quienes le consideraban un maestro. Demetrio de Falero recopiló su obra, pero desgraciadamente se perdió, aunque gracias a la llamada "Augustana", que fue un libro escrito posteriormente por un autor anónimo, pudieron salvarse de la posible desaparición que implica una tradición oral más frágil que la escrita. Las enseñanzas morales de Esopo siguen de actualidad hoy en día, por tratarse de conceptos universales muchos de ellos, y por tanto no ligados a una cultura o forma de pensar pasajera. Su estudio no es obligatorio en las escuelas, por lo que su conservación pasa seguro por las manos de aquellos padres que les siguen contando cuentos a sus hijos antes de irse a dormir.

Jean de la Fontaine: Este francés del siglo XVII fue uno de los muchos escritores que se inspiraron leyendo a Esopo, hasta el punto que adaptó las fábulas de este a los tiempos modernos, manteniendo los mensajes morales pero dando su propia visión de la vida y la sociedad. Otros referentes para él fueron Babrio y Gayo Julio Fedro, fabulistas griego y romano respectivamente, aunque su obra no se limita a este género, y escribió además poesía y alguna novela. Falleció a los 73 años de edad dejando una extensa obra a sus espaldas; sobretodo sus famosos 12 libros de fábulas.

Félix María Samaniego: Se trata probablemente del más claro exponente del género nacido en España. Pertenece al siglo XVIII, y destaca especialmente por escribirlas en verso. Al igual que La Fontaine, fue autor de algunos cuentos eróticos, motivo por el que, junto a otros textos más o menos en contra de la Iglesia, fue perseguido por la Inquisición, aunque pudo salvar la vida gracias a que, al ser de buena familia, poseía buenos contactos. Su obra capital son las "Fábulas en verso castellano para el uso del Real Seminario Bascongado", que fueron repartidas en 9 libros. La principal diferencia con respecto a Esopo, es que deja de lado la inocencia de este para dotar a sus obras de un punto más mordaz, destinado a criticar sutilmente a la sociedad de su época, con la que no compartía muchas de sus actitudes, especialmente en lo que a religiosidad y política se refiere. "La paloma", "El perro y el cocodrilo", "La zorra y las uvas" o "La gallina de los huevos de oro" son algunas de sus obras más recordadas.

Tomás de Iriarte: También español y contemporáneo a Samaniego, publicó sus fábulas justamente un año después que este lo hiciese, y se originó entre ellos una cierta controversia porque Iriarte argumentaba que las suyas eran las únicas enteramente originales, dando a entender que tanto las de su compatriota como las de La Fontaine o incluso las de Esopo u otros incluían partes de cuentos tradicionales y leyendas heredadas y transmitidas durante siglos a través de la transmisión oral. Tomás de Iriarte practicó otro tipo de artes, incluida la música pero también la poesía, y de hecho la mayoría de sus fábulas están escritas precisamente en verso, como por ejemplo "El gusano de seda y la araña", "El oso, la mona y el cerdo" o "La abeja y los zánganos".

Para acabar os dejamos con un precioso documental de naturaleza inspirado en una fábula/leyenda indio americana sobre el origen del mundo, en el que las liebres son las protagonistas:


Añade tus comentarios