63 Cuentos con valores 

CHATO

Enviado por yedra  


Fue lo más cerca que estuve nunca de tener un perro.
Un día se acercó un perro pequeño, feo y desgarbado,a nuestra puerta.
Me dispuse a echarlo con cajas destempladas...pero le miré a los ojos y se los vi tan lastimeros y necesitados,que me dio mucha pena,de tan sólo gritarle para que se

fuera.

Contaba yo por entonces 12 años,¡ y que sabia yo de la falta de cariño y la necesidad! pero...lo vi en sus ojos,en sus orejas gachas y su rabo entre las piernas.
Entre mis hermanos y yo le sacamos un cubo de agua para que bebiera,y le pedimos a nuestra madre un poco de comida que ofrecerle.

Bebió y comió con ansia,y entre bocado y bocado...yo hubiera jurado que sus ojos que me miraban me decían ¡gracias!
Todos los días se marchaba por las callejuelas,supongo que de paseo;pero siempre volvía a nuestra puerta y allí se tumbaba.

Le pusimos por nombre "chato" y siempre estaba allí tumbado a nuestra puerta sin molestar jamas,sin ladrar,ni intentar nunca entrar en casa.
Un día otros perros hicieron el intento de arrebatarle la comida que le poníamos junto a el;por supuesto mis hermanos y yo salimos en tropel a espantar a los demás perros;y al volver a mirarle a los ojos...creí volver a ver en esa mirada un agradecimiento que se colaba en el alma.

Mi hermana, ya en edad de trabajar,salía de casa todos los días a las seis de la mañana;y camino de la plaza dónde paraba el autobús...chato siempre la acompañaba,hasta que se subía en el autobús;y sólo cuando arrancaba...veía mi hermana,como volvía...a casa.
Así era todos los días...menos uno,que al empezar acompañarla, ella le dijo con un tono de enfado ¡¡ya está aquí este pesado!!

Cuando volvió del trabajo ,nos contó que nada más decir eso chato...se volvió.
Desde entonces no le rechistó nada mientras la acompañaba.
Eso aumentó nuestra admiración y cariño por ese perro feo y desgarbado al que llamamos chato.

Pero un día...no volvió;y lo estuvimos esperando sin saber que había pasado;hasta que nos enteramos que los lazeros habían dado una batida por todo el lugar;y ya...jamás lo volvimos a ver.

En la vida de una persona,unos recuerdos se van y otros permanecen imborrables...como el de aquél perro feo y desgarbado,que pusimos por nombre "chato" que se ganó por derecho un hueco permanente en mi corazón y en mi recuerdo.

AUTOR YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

Cosas de la vida

Enviado por yedra  

UNA VIDA TRUNCADA


"Yo ya no tengo remedio sra"
Dijo con tristeza en los ojos...¡y se marchó!

Hacía años que lo veíamos aparcando coches a cambio de alguna moneda o acarreando en algún carrillo chatarras varias con lo que ganarse quizás lo que se llevaría ese día a la boca o desgraciadamente a sus venas.

Nunca le vimos pelear o discutir en voz en grito como hacían muchos en sus mismas circunstancias. En él casi todo era pasar desapercibido dentro de sus actividades diarias.Jamás le escuchamos una mala palabra ni un mal gesto.Pero su gran desatino quizás fue el mal paso que dio un día para formar en las filas de los que esperaban su ración de metadona para supuestamente vencer la adicción a la maldita droga en la que estaba sumido.

Aquella mañana se acercó al kiosco de la once a comprar un cupón del viernes.¡Toma hijo! ¡haber si te doy la suerte y te soluciono algo la vida,le dijo mi mujer.La respuesta de aquél chaval que quizás no llegaría a los treinta años,fue la que puse al principio de este escrito...

¡Yo ya no tengo remedio Sra! mientras se marchaba con el cupón en la mano y pocas esperanzas en el corazón a tenor de su respuesta.

A partir de ese día pocas veces lo vimos por el barrio y meses después de dejar de verlo nos enteramos que había muerto en la calle por una sobredosis de aquello que lo tenía esclavizado ¡la maldita droga! de la que no quiso o no supo salir.

Acudieron a mi mente compañeros de escuela que acabaron igual,que un día estuvieron sentados a mi lado en el pupitre y un día escogieron un camino equivocado de droga y delincuencia.

De aquél chaval me quedó el recuerdo de su mirada triste al reconocer su falta de esperanza en el futuro.Me quedó su andar sin molestar por las calles mientras intentaba un amago de ilusión al comprar un cupón.

Y me quedó la rabia de reconocer que un mal paso puede truncar la vida de quizás muy buenas personas que un día se quedan sin esperanza de futuro y encadenados a un veneno que les destroza el cuerpo y el alma.

Y me quedó su recuerdo que me surge en esta noche cuando mi hijo se despide de mi para marcharse con su novia de marcha con otros amigos,y me quedo rezando para que no dé un mal paso que conduzca su camino a un infierno de la que podemos estar expuestos cualquiera,en cualquier momento y cualquiera de nuestros seres queridos.

Caminamos al filo de la navaja.Nuestras vidas dependen de decisiones acertadas o equivocadas y eso nos llevará a nuestro propio camino de normalidad o de encrucijada.

Recuerdo a ese chaval,una vida truncada,una vida de tantas...y el mundo continua.

aUTOR:YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

la boda

Enviado por yedra  

LA BODA


Me despertaste suavemente acariciando mi frente a través de la ventana abierta a la primavera como soplo convertido en dulce caricia.

Después de una dura semana de trabajo mi cuerpo aún se resiste a dejar la suave calidez de mis sabanas en este domingo que empieza a despuntar a través de esta brisa que mece suavemente las cortinas de mi habitación y ese nimbo de claridad que se dibuja con formas inconexas en las paredes.

Una algarabía de risas y gritos me sacude para acabar de ahuyentar el dulce sopor que amenaza con envolverme de nuevo en los caminos del sueño.Me levanto con pesadez y me acerco a la ventana para ver a los causantes de ese estruendo avasallador:son mis hijos,con mi niña a la cabeza empeñada con su risa,sus juegos en recordarme que la vida rebosa en cada sonido de su voz.


Tan pequeña,tan bonita,tan vital...¡un tesoro en mi corazón! Recuerdo sus primeros pasos,sus primeras palabras,su primer día de colegio,sus rabietas que las sigue teniendo para recordarme que ser padre es toda una colección de dulzuras pero también de dificultades y paciencia.Pero cuando la veo reír como ahora a través de la ventana solo puedo sentir orgullo y felicidad.


¡Torpe de mi! no recordaba que hoy domingo le prometí llevarla a dar un paseo por la playa y dejarla jugar un rato con la arena y ver las olas del mar, y así mi niña se me a adelantado al saltar de la cama y ya va a estar aporreando mi puerta y tirando de mi con urgencia para encaminarnos a nuestro paseo.


La veo afanada en un castillo de arena y las olas del mar envolviéndonos con su murmullo en la luminosa mañana.
No puedo dejar de mirarla y mi imaginación vuela...¡será una preciosa mujer mi niña! ¡será la envidia de sus amigas!
Y divagando estos y otros pensamientos su voz me saca de mi ensueños:¡Papá! ¡vayámonos ya que el tiempo pasa! ¡que ya es hora de comer! Y le agarro la manita y le digo:cuando estoy contigo pierdo la noción del tiempo ,mientras que con la otra mano le hago cosquillas y se pone a chillar de risa.
¿Que pasa? la mañana se empieza a difuminar y a perder color...


¡Suena el despertador! doy un respingo en la cama confuso y desorientado,hasta que la confusión da paso a la certeza y una fuerte emoción me embarga a la vez una lagrimita compite con la sensación de felicidad:hoy es Domingo y se casa mi niña.


El corazón me late con fuerza...¿como a pasado el tiempo tan deprisa? te he soñado de mi mano en la playa siendo niña y despierto sabiéndote mujer en el día de tu boda.
No se si reír,no se si llorar o ambas cosas a la vez.Pero lo que si se con seguridad es que también te llevaré de la mano en esta playa de la vida que hoy te toca pasear de la mano de tu marido y a construir castillos de ilusión en tu corazón, y tu alma mientras nosotros tu madre y yo seremos como esas olas del mar que se acercaran para acariciar tus pies y retirarse para volver cuando tu nos necesites.


El amor es inmenso como los granos de arena,como las gotas del mar...¡mi niña! ¡se feliz! porque tu felicidad será la nuestra,y mientras seguiré soñando con castillos de arena y una manita agarrada a la mía y el tiempo que pasa con su brisa que acaricia el corazón y se vuelve un día unos instantes grabado a fuego en el corazón mientras tus pasos inician un nuevo camino.


Camina segura,camina feliz porque siempre tendrás mi mano y de tu familia que tanto te quiere.

AUTOR YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

y yo que digo?

Enviado por nerieml  

mi nombre es Laura y tengo 15 años, a esta edad la mayoría de personas piensan que ya eres lo suficientemente responsable como para tomar tus propias decisiones, y en parte es cierto pero sin duda sigo dependiendo de mi madre para que me aconseje. Hace poco me mude a otra ciudad con mi abuelita y mis tíos, mi mamá lastimosamente se tuvo que quedar en nuestra antigua ciudad por asuntos de negocios sin embargo nos visita cada mes, hasta hay mi vida es de maravilla bueno no tanto pero no he tenido problemas para adaptarme, lo malo comenzó el anterior fin de semana, todo estaba bien y como era costumbre esos días mi tío Antonio solía salir a tomar con sus amigos, ya era costumbre pero tratábamos de hacerlo cambiar poco a poco, el caso es que para cuando el llego yo estaba en la cocina (el siempre suele aconsejarnos cuando esta ebrio) y cuando me disponía a ir a mi cuarto el apareció y me abrazo me pregunto que me pasaba (en este punto debo aclarar que soy hija única por lo tanto siempre me consintieron mucho, claro que por eso no era una niña obstinada ni mucho menos creída pero si un poco vaga) yo le pregunte a que se refería, y es que en un principio no sabia de que hablaba pero luego me di cuenta esos últimos días estaba algo deprimida y supongo que por eso se preocupo empezamos a hablar y entre esas charlas le contaba algunas cosas que me molestaban de mi nueva escuela también salieron algunas verdades que me hicieron llorar mucho, todo paso bien me desahogue mucho hablando con el y me puse a pensar en como tachan a los borrachos y es que durante esa breve charla me di cuenta de muchas cosas buenas que tienen los borrachos si suena un poco loco y raro pero así es. dos días después aproximadamente todo estaba bien una noche mi tío volvió a salir a tomar ( parecía que no recordaba nada de nuestra charla ya que no menciono nada) no le preste mucha atención, estaba en mi cuarto con mi familia yo estaba leyendo un libro en PDF todo estaba muy tranquilo en la casa de mi tío se escuchaba la música de despecho algo ya normal a esas alturas, escuche un grito pensé que seria algo normal ya que mi prima siempre se ríe muy raro y creí que seria algo de ese tipo ya que ya había pasado antes, todos habían salido a ver que pasaba yo me quede hay tranquila esperando que vuelvan, otro grito mas, me empece a preocupar los gritos fueron constantes esa voz entre cortada la reconocí por ser tan aguda sin duda era de mi prima, ella pedía que pare, que no la lastime se escucho como algo rompía , en ese punto ya sabia que algo andaba mal y lo único que pude hacer fue coger una almohada y abrazarlas mientras derramaba lagrimas rogando porque todo estuviera bien, estaban discutiendo, me calme un poco y trate de pensar con claridad, pare en seco todos mis pensamientos cuando escuche el llanto de mi prima (tengo tres primos la primera un año menor que yo, el segundo ya tiene 4 años y la bebe) salí inmediatamente rogando porque no les haya pasado nada, tenia mucho miedo cuando salí solo vi karina llorando desconsoladamente con la niña en brazos mientras pronunciaba el nombre de su hermano, no dude por un segundo y la abraza giandola hasta la habitación para posteriormente cerrarla con llave, a pesar de que no me gusten algunas cosas de ella, la quiero mucho y me preocupe al verla así, nunca se había visto así ni siquiera cuando le pegaban lo único que pude hacer fue abrazarla y consolarla, la deje acostada en la cama y fui a verle un vaso de agua, cuando salí solo pude divisar como trataban de calmar a mi tío yo buscaba con la mirada a miguel (mi otro primito) no lo encontré así que fui a la cocina, cuando regrese al cuarto mi prima karina me dio a la niña y se fue a su casa yo trate de detenerla pues me preocupaba que algo le pueda pasar, a los pocos minutos llego con su hermano en brazos , luego de que ella entrara yo volví a cerrar la puerta, por surte no le paso nada a ninguno de los dos, trate de calmar a mi prima para que me contara que había pasado y me dijo que mi tío le había pegado un puñete a su mama, yo me quede en shock el no era ese tipo de persona, hacia bromas pesadas y a veses molestaba pero nunca lo creí capaz de algo así, sentía mucho miedo al pensar que algo similar le pasaba a mi mamá cuando yo solo era una bebe, si ella hubiera muerto, si me quedaba con mi papa que me pasaría , todo tipo de preguntas pasaron por mi cabeza en ese momento y no pude evitar estallar en lagrimas, yo buscaba consuelo y una forma de hacerlo era hablar con mi mejor amiga de mi antigua ciudad, aunque ella no estuviera conectada yo siempre le contaba mis problemas y eso me tranquilizaba, un rato después llego mi otro tío Malcom, el siempre le gusto la literatura y ese tipo de cosas igual que a mi, hace mas de un año o dos le hicieron una operación para sacarle un tumor, por ello suele darle convulsiones y hay que tener cuidado con el, yo fui testigo de uno de esos ataques y sin duda fue tan traumatizaste que hasta el día de hoy sigo llorando por ello, el trato de calmarnos y logro hacerlo comento que hoy dormiría con mi tío Antonio para asegurarse que no le pase nada, yo me preocupe "es que acaso no piensa en el" pensé, volví a romper en llanto negando con la cabeza para que no lo haga y si le pasaba algo?, el me dijo que todo estaría bien y que no debía preocuparme, se fue y mi prima que jugaba con sus hermanos me pregunto por su mamá yo no sabia que decirle lo único que escuche es que tendrían que coser la herida, "seguramente se la llevaron al hospital" respondi lo mas calmada posible, parecía que eso la tranquilizo yo no sabia que hacer esto era demasiado para mi y ya era muy tarde ademas de que mañana tenia clases, decidí dibujar para calmarme ya que todavía seguía algo fuera de mi, pasado un rato llego mi otro tío Alex se acostó en su cama y me dijo que era mejor que tratara de dormir( el es mayor a mi solo por unos años) yo asentí con la cabeza, francamente en esos momentos ya no lloraba ni estaba alterada, no me importaba nada, estaba "ida" como algunos dirían, termine mi dibujo y me quede con los audífonos puestos escuchando música me quede poco a poco dormida mientras en mi cabeza pasaban todo tipo de ideas descabelladas, habría una denuncia?, mis primos se irían de la casa? y si me asen elegir? y si era así .......................Que digo yo?

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

ONDAS CONCENTRICAS

Enviado por yedra  


La pareja de mediana edad lloraba de forma desconsolada sentados en aquél parque olvidado por el tiempo en algún rincón de Madrid.

Él,un hombre curtido por las horas de duro trabajo bajo el sol de los campos de Andalucía.

Ella una sencilla ama de casa.

Agarrados mutuamente, sentían resbalar el mutuo desconsuelo,en forma de lágrimas hondas que surcaban sus rostros.

Testigo del llanto del matrimonio un hombre no podía apartar los ojos de la conmovedora escena.Con timidez se les acercó...

-¡Miren uds! ¡discúlpenme si les molesto! ¿que les pasa? ¿porqué lloran así? ¿que les sucede? ¡No he podido evitar acercarme a preguntarles!

-La pareja le contó la causa de su llanto...

Mire UD hemos tenido que dejar a nuestra niña de cuatro años solita en el hospital,está afectada de poliomielitis y tiene que quedarse allí,y nosotros nos tenemos que marchar a Cadiz pues tenemos otros hijos y se nos acaba el dinero-les relató la desconsolada pareja-

Ese desconocido,les consoló con palabras de ánimo y fue soltar un poco de la pena que sentían ese marido y su mujer al escuchar esas amables palabras,y unos oídos atentos a problemas ajenos.

Pasaron los años,¡muchos! esa niña que se llevó 6 años de su vida la mayor parte del tiempo sola en ese hospital...¡se caso y fue madre de dos hermosos hijos!

Esa pareja que lloraba en un parque de Madrid,al hechar la vista atrás,recuerdan con un cariño especial a ese desconocido que se les acercó para consolarlos en un momento de fuerte aflicción.
Un hombre...anónimo,sin nombre,que su hermoso gesto...perduró en la memoria de aquella gente sencilla,que le recordó para siempre instalándose en la memoria.

A veces nos preguntamos si nuestra vida tiene alguna importancia,para nosotros mismos y para los demás;y en demasiadas ocasiones creemos que no...¡gran equivocación!

Nuestras vidas son muy importantes y valiosas.Son como esas piedras lanzadas al agua que producen ondas concentricas y afectan a su entorno de alguna manera.Un bonito gesto,una palabra de consuelo,un acto de amor...puede ser algo que sea recordado para toda la vida e influya en otras vidas y a su vez sea esparcidas como esas ondas concentricas que se forman al paso de una piedra en el agua.

Nuestros actos y gestos pueden influir de forma decisiva para bien o para mal en otras vidas.Un niño maltratado vé truncada en demasiadas ocasiones su capacidad de ser feliz,a llevar a la edad adulta,sino se remedia de alguna forma su vivencia de infelicidad puede ser trasmitida a otras personas cercanas en su vida...trasmitiendo infelicidad.

Por eso la importancia de nuestras vidas es decisiva y de enorme responsabilidad personal para esparcir ondas positivas o negativas que condicionen la forma de ver el mundo de otras gentes a nuestro alrededor.

Un gesto de solidaridad fue agradecido y recordado...¡toda una vida!
Un hermoso gesto que fue trasmitido para que no quedara en el olvido y así es pues lo...¡TRASMITO A VOSOTROS!

Así se me contó...¡así os lo cuento!

¡Se me olvidaba! el matrimonio que lloraba en el parque...¡eran mis suegros! La niña que estaba en el hospital...¡era mi mujer!

Lo que decidimos hacer con nuestras vidas no solo nos afecta a nosotros...se trasmite como ondas concentricas en un estanque...esparciendo felicidad,consuelo o justamente lo contrario.

¡¡LA RESPONSABILIDAD ES GRANDE!!


UN SALUDO

A la memoria de mis suegros

AUTOR:YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

Lo verdaderamente importante

Enviado por yedra  

LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE


Como cada jueves doy unos toquecitos en la ventana de la portería de la residencia de ancianos.
Me abre sor Josefa y nos damos mutuamente los buenos días y le pregunto si tiene la prensa para Fernando de la habitación diecinueve.

Me hace entrega del periódico la competente y diligente monjita mientras comenta en alguna ocasión de lo mal que está la cosa refiriéndose a cualquier noticia que viene en portada.

Subo unas escaleras y me sumerjo en una red de pasillos llena de habitaciones abiertas de par en par y vacías,pues las muchachas de la limpieza se afanan en dEjarlo todo pulcro y brillante.Me cruzo,saludando a varias de ellas en plena tarea.

Sin poderlo evitar contemplo al pasar las habitaciones abiertas,mientras sus residentes están en el salón charlando o viendo la TV.
Aunque todas son diferentes en los detalles personales,hay ALGO que es común a todas ellas.Pienso en ello...y continuo mi camino hasta la habitación diecinueve.

Llamo a la puerta.

¿Se puede pasar,Fernando?
¡Pasa Luis!

¿Como estás Fernando?
Me comenta como se encuentra ese día,a veces mejor y otras peor desde su silla de ruedas.
Le entrego su encargo mientras charlamos un ratito

Observo ese mismo elemento común que he visto en las demás habitaciones,presente en su mismo cuarto...¡las fotos de sus seres queridos! sus hijos,sus nietos,están en la mesita de noche muy al alcance de su vista cuando cierra los ojos al acostarse.

Puede y seguramente será cierto,que habrá discutido o peleado con sus hijos en muchas fases de su vida.Habrá tenido problemas de entendimiento en pocas o muchas ocasiones de su larga vida,pero...
Al final de toda una vida,lo que realmente resulta importante,no es lo que hayamos tenido un buen coche,una buena casa,una buena cuenta corriente...¡NO! nada de eso preside las habitaciones de todos ellos,no tienen fotos de coches,de casas,de cuentas corrientes en sus mesitas de noche...si no las fotos de sus seres queridos,quizás de esos mismos seres queridos...¡que tardan en ir a verlos en la residencia con la frecuencia que seguramente a esos abuelos les gustaría.

A pesar de todos los sinsabores,desengaños,posesiones o felices cuentas corrientes...al final,lo verdaderamente importante para todos ellos en el final de sus vidas...¡¡son sus seres queridos!

Tenerlos cerca de sus ojos,aunque sea en fotografía,mirarlos una vez más,quizás antes de echarse a dormir y quizás también soñar con ellos.
Muchas palabras se podrían aplicar a explicar esos sentimientos,pero sólo basta con una...

Quizás esa palabra que lo dice todo y es lo verdaderamente importante en la vida sea...EL AMOR

AUTOR YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

EL GIRO DE LA RUEDA

Enviado por yedra  

EL ETERNO GIRO DE LA RUEDA O ROMPER LAS CADENAS


La vida siempre me ha parecido una gran rueda que gira sin parar.

Cuando creemos que avanzamos,tarde o temprano nos damos cuenta que hemos vuelto al mismo punto de salida:La repetición constante de viejos y eternos errores

humanos.

Cuando somos jóvenes creemos que las palabras de nuestros padres están desfasadas y no somos capaces de entenderlos;y observamos lo que creemos defectos que nosotros no seremos capaces de repetir.

Cuando crecemos y nos convertimos en adultos,no sólo comprendemos perfectamente a nuestros padres,sino que aquellos "defectos"los volvemos nosotros a repetir...a veces multiplicados por varias veces.

Los niños maltratados con demasiada frecuencia al convertirse en hombres...se trasforman a su vez en maltratadores;el dolor sufrido en sus carnes no les impide causar a su vez el mismo dolor que ellos sufrieron.

Con demasiada frecuencia la victima se convierte en verdugo de otros.
Y LA RUEDA NO PARA DE GIRAR...

Nos hacen un daño y la prontitud del deseo es devolver ese daño a ser posible multiplicado por el tanto por ciento de nuestro resentimiento.

La violencia se dice que engendra violencia en un torbellino sin fin.
Los pueblos oprimidos se vuelven pueblos opresores.

Las injusticias sufridas en nuestras carnes no sirve de aliciente para no repetirlas nosotros mismos en otras gentes.

Una misma causa le vemos efectos distintos dependiendo si nos afecta personalmente o no...y dependiendo de eso variaremos nuestra opinión;sin ser capaces de ver las cosas con la debida "justicia"

Y SEGUIMOS SIENDO PARTE DEL GIRO DE LA RUEDA Y NO SOMOS CAPACES DE...ROMPER LAS CADENAS QUE NOS ESCLAVIZAN A ESE ETERNO VOLVER AL PUNTO DE PARTIDA.

Aquellos que han intentado concienciar al hombre y hacerles ver de LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER,como el titulo de ese libro;la mayoría de las veces el mundo los ha despreciado y asesinado:JESÚS,GHANDI,M.LUTHER KING...
Y el hombre seguirá lamentándose del mundo y sus errores,sin ser capaces de observar "el eterno giro de la rueda" y mucho menos de comprender que en nuestras manos está "el romper las cadenas"que nos esclavizan a ese giro eterno de la rueda y sus errores.

AUTOR YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

EL NÁUFRAGO

Navegaba un rico ateniense en una nave junto con otros pasajeros. De pronto, a causa de una súbita y violenta tempestad, empezó rápidamente a hacer agua el navío.
Y mientras los demás pasajeros, con su esfuerzo, trataban de salvarse a nado, el rico ateniense, invocando a cada instante a la diosa Atenea, le prometía efusivamente toda clase de ofrendas si por su medio lograba salvarse.
Uno de los náufragos que lo oía a su lado le dijo:
- Pide a Atenea, pero también a tus brazos.

Moraleja: Cuando pidas ayuda en tus problemas, primero demuestra que ya estás trabajando para solucionarlos.

Autor del

cuento

: Esopo

92.59%

votos positivos

Votos totales: 27

Comparte:

EL CUERVO Y EL ZORRO

Estaba un señor Cuervo posado en un árbol, y tenía en el pico un queso. Atraído por el tufillo, el señor Zorro le habló en estos o parecidos términos: “¡Buenos días, caballero Cuervo!. ¡Gallardo y hermoso eres en verdad! Si el canto corresponde a la pluma, os digo que entre los huéspedes de este bosque tu eres el Ave Fénix”.
El Cuervo al oír esto, no cabía en la piel de gozo, y para hacer alarde de su magnífica voz, abrió el pico, dejando caer la presa. La tomó el Zorro y le
dijo: “Aprended, señor mío, que el adulador vive siempre a costas del que le atiende; la lección es provechosa; bien vale un queso”.
El Cuervo, enfadado, juró, aunque algo tarde, que no caería más en la trampa.

Autor del

cuento

: Jean de la Fontaine

91.67%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

EL LOBO Y EL CABRITO ENCERRADO

Protegido por la seguridad del corral de una casa, un cabrito vio pasar a un lobo y comenzó a insultarle, burlándose ampliamente de él. El lobo, serenamente le replicó:
- ¡Infeliz! Sé que no eres tú quien me está insultando, sino el sitio en que te encuentras.

Moraleja: Muy a menudo, no es el valor, sino la ocasión y el lugar, quienes proveen el enfrentamiento arrogante ante los poderosos.

Autor del

cuento

: Esopo

91.67%

votos positivos

Votos totales: 48

Comparte:

LA CIERVA Y LA VIÑA

Una cierva era perseguida por unos cazadores y se refugio bajo una viña. Pasaron cerca los cazadores, y la cierva, creyéndose muy bien escondida, empezó a saborear las hojas de la viña que la cubría.
Viendo los cazadores que las hojas se movían, pensaron muy acertadamente, que allí adentro había un animal oculto, y disparando sus flechas hirieron mortalmente a la cierva. Ésta, viéndose morir, pronunció estas palabras:
- ¡Me lo he merecido, pues no debí haber maltratado a quien me estaba salvando!

Moraleja: Sé siempre agradecido con quien generosamente te da la ayuda para salir adelante.

Autor del

cuento

: Esopo

90.48%

votos positivos

Votos totales: 63

Comparte:

La Anciana de Ojos Verdes.

Enviado por gabl  



Cada mañana la anciana de ojos verdes, asomada a la ventana enfoca la mirada hasta donde sus ojos le permiten detallar figuras casi imperceptibles.
Sus canas hacen juego con la palidez de su rostro falto de luz solar. Cuando atardece abre la puerta y en una gastada mecedora recuesta su cuerpo encorvado y marchito por los años.
Allí en su descanso ve morir otro día, cargado de soledad y tristeza.
No recuerda si los hijos volverán, no recuerda cuando se marcharon, pero en su corazón alberga la ilusión que un día toque a su puerta el hijo, o los hijos que la dejaron sola.
Pasaron muchos días, meses, tal vez años.
Y los hijos que se fueron, no llegaron.
Hasta que un día la anciana de ojos verdes no acudió a la cita matutina en la ventana.
Se la llevó la noche sentada en su mecedora y el sol tempranero la bañó de luz, maquillando su rostro de rosado pálido.
Allí en su descanso la vio morir otro día, cargado de soledad y tristeza.


gbl
16/09/2015
Derechos Reservados de Autor

88.89%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

Contigo y sin ti.

Enviado por gabl  

Contigo y sin ti.
Un año más sin verte, así como la estrofa de la canción que tanto escuchamos juntos. El tiempo se llevó de mí tu rostro, tu sonrisa y borró de mis labios el sabor de tus besos.
La fragancia de tu cuerpo se evaporó en el ambiente sin vida, sin colores, sin matices alegres que destacaban tu presencia.
Hoy me reclamo el por qué te dejé partir, sin una palabra de despedida, sin un adiós, sin pronunciar un te quiero, o escucharte decir: ¡espérame, pronto volveré!
Pero no fue mi voluntad. Fuiste tú quien decidió emprender otros rumbos, cruzar otra frontera, amanecer en otra ciudad y desprenderte de lo deseado, de lo querido.
Quizás te alegre saber que la tempestad cesó, aunque aún esté empapado por la lluvia que se desató en mi corazón y que brotó por los ojos que dejaron de verte.
Puedo presentir que estás a punto de llorar leyendo estas líneas que por designio divino llegaron a tus manos.
¿Sabes por qué?
¡Fue el azar!
El destino que las llevó a ti.
Solo le pido a la vida que te colme de felicidad, que tu soledad no sea tan dura, que sea apacible y pasajera, que puedas acostumbrarte a vivir sin mí, sin recuerdos, sin añorar lo que quedó atrás…
Es hora de saborear el acostumbrado café de las cinco de la tarde, y como siempre servir dos tazas deseando que puedas llegar y acompañarme a degustar la deliciosa infusión.
Es el desvarío onírico que deambula en torno a esta locura transitoria que mitigan mis horas de descanso, haciendo que alucine y despierte desubicado del entorno real.
Pero dime; ¿cuánto cuesta adaptarse al castigo o pena impuesta o el transitar perdido y encontrarse ausente de la cotidianidad? ¿O sumirse en el silencio y escuchar voces que solo existen en la mente?
La página final del libro de mi vida está escrita, como epílogo de la historia que comenzó el día que se cruzaron nuestros signos. Pero aun así no creo que el Universo haya conspirado en contra de nosotros, tal vez esta realidad se hizo latente a medida que fraguabas separadamente el final de tu propia historia y el inicio de la mía como designio de fatalidad.
gbl
29/03/2017
Derechos Reservados de Autor

87.50%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

EL CUERVO Y HERMES

Un cuervo que había caído en un cepo prometió a Apolo que le quemaría incienso si lo salvaba; pero una vez liberado de la trampa olvidó su promesa. Capturado de nuevo en otro cepo, dejó a Apolo para dirigirse a Hermes, prometiéndole también un sacrificio. Mas el dios le dijo:
- Si por nuestra voluntad faltamos a nuestra primera promesa, no
tendremos oportunidad de que nos crean una segunda.

Autor del

cuento

: Esopo

85.71%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

EL CABALLO Y EL ASNO

Un hombre tenía un caballo y un asno. Un día que ambos iban camino a la ciudad, el asno, sintiéndose cansado, le dijo al caballo:
- Toma una parte de mi carga si te interesa mi vida.
El caballo haciéndose el sordo no dijo nada y el asno cayó víctima de la fatiga, y murió allí mismo. Entonces el dueño echó toda la carga encima del caballo, incluso la piel del asno.
Y el caballo, suspirando dijo:
- ¡Qué mala suerte tengo! ¡Por no haber querido cargar con un ligero fardo ahora tengo que cargar con todo, y hasta con la piel del asno encima!

Moraleja: Cada vez que no tiendes tu mano para ayudar a tu prójimo que honestamente te lo pide, sin que lo notes en ese momento, en realidad te estás perjudicando a ti mismo.

Autor del

cuento

: Esopo

85.71%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

LA CABRA Y EL ASNO

Una cabra y un asno comían al mismo tiempo en el establo. La cabra empezó a envidiar al asno porque creía que él estaba mejor alimentado, y le dijo:
- Entre la noria y la carga, tu vida sí que es un tormento inacabable. Finge un ataque y déjate caer en un foso para que te den unas vacaciones.
Tomó el asno el consejo, y dejándose caer se lastimó todo el cuerpo. Viéndolo el amo, llamó al veterinario y le pidió un remedio para el pobre. Prescribió el curandero que necesitaba una infusión con el pulmón de una cabra, pues era muy efectivo para devolver el vigor. Para ello entonces degollaron a la cabra y así curar al asno.

Moraleja: En todo plan de maldad, la víctima principal siempre es su propio creador.

Autor del

cuento

: Esopo

85.71%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

EL EREMITA ASTUTO

Era un eremita de muy avanzada edad. Sus cabellos eran blancos como la espuma, y su rostro aparecía surcado con las profundas arrugas de más de un siglo de vida. Pero su mente continuaba siendo sagaz y despierta y su cuerpo flexible como un lirio. Sometiéndose a toda suerte de disciplinas y austeridades, había obtenido un asombroso dominio sobre sus facultades y desarrollado portentosos poderes psíquicos. Pero, a pesar de ello, no había logrado debilitar su arrogante ego. La muerte no perdona a nadie, y cierto día, Yama, el Señor de la Muerte, envió a uno de sus emisarios para que atrapase al eremita y lo condujese a su reino. El ermitaño, con su desarrollado poder clarividente, intuyó las intenciones del emisario de la muerte y, experto en el arte de la ubicuidad, proyectó treinta y nueve formas idénticas a la suya. Cuando llegó el emisario de la muerte, contempló, estupefacto, cuarenta cuerpos iguales y, siéndole imposible detectar el cuerpo verdadero, no pudo apresar al astuto eremita y llevárselo consigo. Fracasado el emisario de la muerte, regresó junto a Yama y le expuso lo acontecido.

Yama, el poderoso Señor de la Muerte, se quedó pensativo durante unos instantes. Acercó sus labios al oído del emisario y le dio algunas instrucciones de gran precisión. Una sonrisa asomó en el rostro habitualmente circunspecto del emisario, que se puso seguidamente en marcha hacia donde habitaba el ermitaño. De nuevo, el eremita, con su tercer ojo altamente desarrollado y perceptivo, intuyó que se aproximaba el emisario. En unos instantes, reprodujo el truco al que ya había recurrido anteriormente y recreó treinta y nueve formas idénticas a la suya.

El emisario de la muerte se encontró con cuarenta formas iguales.
Siguiendo las instrucciones de Yama, exclamó:
-Muy bien, pero que muy bien.
!Qué gran proeza!
Y tras un breve silencio, agregó:
-Pero, indudablemente, hay un pequeño fallo.
Entonces el eremita, herido en su orgullo, se apresuró a preguntar:
-¿Cuál?
Y el emisario de la muerte pudo atrapar el cuerpo real del ermitaño y conducirlo sin demora a las tenebrosas esferas de la muerte.

Reflexión: El ego abre el camino hacia la muerte y nos hace vivir de espaldas a la realidad del Ser. Sin ego, eres el que jamás has dejado de ser.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

84.62%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

EL BARQUERO INCULTO

Se trataba de un joven erudito, arrogante y engreído. Para cruzar un caudaloso río de una a otra orilla tomó una barca. Silente y sumiso, el barquero comenzó a remar con diligencia. De repente, una bandada de aves surcó el cielo y el joven preguntó al barquero:
-Buen hombre, ¿has estudiado la vida de las aves?
-No, señor -repuso el barquero.
-Entonces, amigo, has perdido la cuarta parte de tu vida.
Pasados unos minutos, la barca se deslizó junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El joven preguntó al barquero:
-Dime, barquero, ¿has estudiado botánica?
-No, señor, no sé nada de plantas.
-Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida -comentó el petulante joven.

El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven preguntó:
-Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas.
¿Sabes, por cierto, algo de la naturaleza del agua?
-No, señor, nada sé al respecto.
No sé nada de estas aguas ni de otras.
-¡Oh, amigo! -exclamó el joven-.
De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.

Súbitamente, la barca comenzó a hacer agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse. El barquero preguntó al joven:
-Señor, ¿sabes nadar?
-No -repuso el joven.
-Pues me temo, señor, que has perdido toda tu vida.

Reflexión: No es a través del intelecto como se alcanza el Ser: el pensamiento no puede comprender al pensador y el conocimiento erudito no tiene nada que ver con la Sabiduría.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

84.62%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

EL PERRO CON CAMPANILLA

Había un perro que acostumbraba a morder sin razón. Le puso su amo una campanilla para advertirle a la gente de su presencia cercana. Y el can, sonando la campanilla, se fue a la plaza pública a presumir. Mas una sabia perra, ya avanzada de años le dijo:
- ¿ De qué presumes tanto, amigo? Sé que no llevas esa campanilla por tus grandes virtudes, sino para anunciar tu maldad oculta.

Moraleja: Los halagos que se hacen a sí mismos los fanfarrones, sólo delatan sus mayores defectos.

Autor del

cuento

: Esopo

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

LA CORNEJA CON LOS CUERVOS

Una corneja que por esas cosas del destino era más grande que sus compañeras, despreciando y burlándose de sus congéneres, se fue a vivir entre los cuervos pidiéndoles que aceptaran compartir su vida. Pero los cuervos, a quienes su figura y voz les eran desconocidas, sin pensarlo mucho la golpearon y la arrojaron de su grupo.
Y la corneja, expulsada por los cuervos, volvió de nuevo donde las demás cornejas. Pero éstas, heridas por el ultraje que les había hecho, se negaron a recibirla otra vez. Así, quedó esta corneja excluida de la sociedad de unos y de otros.

Moraleja: Cuando pienses cambiar de sociedad, domicilio o amistades, no lo hagas nunca despreciando a la anterior, no sea que más tarde tengas que regresar allá.

Autor del

cuento

: Esopo

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 63 Cuentos con valores

Añade tus comentarios