35 Cuentos cortos 

Los cuentos han sido desde siempre un género muy popular, nada menor, y no es extraño encontrar a grandes novelistas o ensayistas de ayer y de hoy habiendo escrito este tipo de relatos cortos. Las ventajas son evidentes: la construcción de los personajes y de las tramas es mucho menos elaborada, por lo que el esfuerzo es menos. Pero a cambio, uno puede plasmar una idea de forma bastante rápida, sin demasiados aspavientos, y el efecto de la misma acostumbra a ser mayor, pues al lector no le da tiempo de asimilar la historia cuando ya le llega el final, con el que a veces se puede dar un golpe que impacte mucho más que una novela.

El cuento tiene además una tradición oral muy importante, y se pueden encontrar textos que difícilmente se atribuyen a una sola persona; sino más bien a un pueblo entero. A veces esos cuentos se transformaban en música a través de una canción.

Desde nuestra web os queremos ofrecer algunos de esos cuentos que te provocan, ya sea una sonrisa o una mueca de sorpresa, pero algo, que te haga pensar o que te transporte a otro tiempo o momento. También puedes encontrar en el menú cuentos de otro tipo, más o menos cortos también, pero clasificados por categorías, así como fábulas.

¡Que no se te olvide puntuarlos y comentarlos!

ARTE MARCIAL

Una vez le preguntaron a un guerrero invencible por qué se paseaba por las calles con un aire tan humilde. Mostró una mano extendida y contestó: “Mis dedos son cinco señores. Estos cinco señores se inclinan ante mí”. Fue cerrando la mano hasta convertirla en un puño. “Mientras más humildes se hacen, más fuerza me dan.”

Autor del

cuento

: Alejandro Jodorowsky

94.50%

votos positivos

Votos totales: 2144

Comparte:

El árbol mágico

Enviado por miigueloso02  

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.

El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, supercalifragilisticoespialidoso, tan-ta-ta-chán, y muchas otras, pero nada. Rendido, se tiró suplicante, diciendo: "¡¡por favor, arbolito!!", y entonces, se abrió una gran puerta en el árbol. Todo estaba oscuro, menos un cartel que decía: "sigue haciendo magia". Entonces el niño dijo "¡¡Gracias, arbolito!!", y se encendió dentro del árbol una luz que alumbraba un camino hacia una gran montaña de juguetes y chocolate.

El niño pudo llevar a todos sus amigos a aquel árbol y tener la mejor fiesta del mundo, y por eso se dice siempre que "por favor" y "gracias", son las palabras mágicas

91.76%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:

AL VACIO

Enviado por axel  

Es una triste historia la de la joven que protege esta torre. Un cuento trágico sobre el amor perdido. Un relato no muy distinto al de nuestro joven héroe.

La piedad ya no es algo que el pueda sentir. La piedad se a transformado en venganza sobre todas las criaturas malignas. Así que adiós, "bella joven", ya no atormentaras mas en este mundo.
Cuando te desvanezcas el el vacío comprende que al final fue tu amor el que te destruyo.

82.76%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

JOEL ESTABA ATRAPADO EN UNA...

Enviado por dudu  

Joel estaba atrapado en una casa embrujada, él se veía en una incomoda situación, estaba siendo perseguido por un grupo de fantasmas.
Joel completamente desconcertado, corre y corre, corre como si no existiera un mañana; a lo lejos, aunque de una manera muy difusa, logra ver la salida, Joel hecha carrerilla para salir ese espantoso lugar; pero para su suerte la puerta esta cerrada y este es acorralado por los fantasmas.
Game Over
Your Score: 7147

80.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:

EL PESCADOR

Una vez un pescador se fue a pescar como cada mañana, pero a diferencia de otras veces, salió a la mar sin su teléfono móvil. Para desgracia suya se perdió, y no pudiendo contactar con nadie, murió de hambre a los pocos días.

Antes de fallecer, agonizando, creyó que vivía en la época de los vikingos, en la que nadie tenía móvil. Sonrió, libre de culpa, y pudo morir sin creerse un estúpido.

Autor del

cuento

: Koldo Fierro

76.70%

votos positivos

Votos totales: 485

Comparte:

Rosita

Enviado por gabriel  

Te diré el secreto -dijo mi abuelo mientras me susurraba al oído- es hacerla sentir especial. Pero abue, ella tiene a mucho más pretendientes, y yo... Yo solo soy el chico que se perdió en el zoológico... Ella ni siquiera me ve... -Idiota- me decía mientras su gran palma impactaba mi nuca. Momento después regreso a su vieja silla, Escuchame- me dijo, tienes un gran corazón, debes dejar que este fluya, dile cosas lindas, poemas también, y así sera tuya. Mientras sacaba una moneda de su chaqueta de cuero pronunció estas palabras que hasta ahora me retumban en la mente, - toma, con esto comprale algo, pero Escuchame Juan, si regresas sin que sea tu novia, te romperé el hocico, entendiste ?-, eso me asusto y alegro a la vez, tome la moneda y salí directo al mercado, era un dia soleado de verano, mi bici arrasaba autos y caballos por igual, después de adentrarme en el extenso mercadeo por algunos minutos, decidí por llevarle un disco de su grupo preferido. Pagué y me sobro lu suficiente para llevarle un helado de fresa, sabía que le encantaba el sabor porque siempre la veía saliendo de la escuela. Ah, rosita era la chica más linda de la escuela, tenía unos lindos ojos cafés, sonrisa de ángel y mejillas del color del sol. ella era un año mayor, pero eso no me impedía quererla. No faltó que caminara mucho para encontrarla, ella (como de costumbre) estaba en la carniceria de su tío, el señor fausto, estaba sentada en la banquilla de afuera, ese día portaba una linda falda y unos aretes hermosos. Me aproxime a verme en la fuente de la plaza para acomodarme el cabello, después camine con pasos temblorosos hacía ella. Hola rosita- le dije- te traje este regalo, por tu cumpleaños, y este helado...- ay gracias, dijo ella-, me preguntaba si tu querías ser... Si juanito, seremos amigos,- beso mi cachete mientras me dijo: ahora me tengo que ir. Ese día, hijo, fue el mejor día de mi vida, no me importo ni las nalgadas del abuelo, por días no pude dejar de sonreír y ver el

72.34%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:

Visiones

Enviado por gabl  


Aquella tarde llovía, relámpagos y truenos retumbaban en los oídos estremeciendo
los muros del cuarto, agitando remolinos en mi mente angustiada y cuerpo tembloroso.
Rayos y centellas iluminaban en las afueras, figuras que semejaban fantasmas vagando
en la oscuridad de la prematura noche buscando refugio como mortal espantado.
El temporal inclemente azotaba con pasión desmesurada las almas que clamaban perdón
de pecados que la muerte dejó en agonía, como castigo a sus actos terrenales.
Mientras la lluvia amainaba regresaba la calma. Y las visiones espectrales se esfumaban
como la tenue luz del candil que iluminó el tiritar de mi cuerpo temeroso y frío.

gbl
19/12/2015
Derechos Reservados de Autor

72.00%

votos positivos

Votos totales: 50

Comparte:

ÚLTIMAS PALABRAS

Y así fue como este ilustre literato, ya en su lecho de muerte, con más de mil novelas, cuentos, y ensayos a sus espaldas, notó como su último aliento se aproximaba. Abrió los ojos, y se dirigió a su hijo, quien aguardaba triste a los pies de la cama.
- Fin - exclamó, con un hilo de voz.
Un final brillante para un escritor brillante - pensó -.
- ¡Papá!. Dime, ¡qué necesitas!
- F...i...n
- Papá, no te entiendo, tranquilo, todo irá bien.
- Hijo mío.
- Dime, papá.
- Se acabó. FIN
- Pobre papá, no sufras, ¿quieres un poco de agua?
- Sí, dame...
Y sin fuerzas para más, su corazón se detuvo, en lo más hondo del silencio.

Autor del

cuento

: Koldo Fierro

70.95%

votos positivos

Votos totales: 179

Comparte:

EL BURRO Y LA FLAUTA

Tirada en el campo estaba desde hacía tiempo una Flauta que ya nadie tocaba, hasta que un día un Burro que paseaba por ahí resopló fuerte sobre ella haciéndola producir el sonido más dulce de su vida, es decir, de la vida del Burro y de la Flauta.

Incapaces de comprender lo que había pasado, pues la racionalidad no era su fuerte y ambos creían en la racionalidad, se separaron presurosos, avergonzados de lo mejor que el uno y el otro habían hecho durante su triste existencia.

Autor del

cuento

: Augusto Monterroso

70.30%

votos positivos

Votos totales: 101

Comparte:

UNA INSENSATA BÚSQUEDA

Una mujer estaba buscando afanosamente algo alrededor de un farol. Entonces un transeúnte pasó junto a ella y se detuvo a contemplarla. No pudo por menos que preguntar:
-Buena mujer, ¿qué se te ha perdido?, ¿qué buscas?
Sin poder dejar de gemir, la mujer, con la voz entrecortada por los sollozos, pudo responder a duras penas:
-Busco una aguja que he perdido en mi casa, pero como allí no hay luz, he venido a buscarla junto a este farol.

Moraleja: No quieras encontrar fuera de ti mismo lo que sólo dentro de ti puede ser hallado.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

70.06%

votos positivos

Votos totales: 157

Comparte:

EL LEÓN JOVEN Y EL VIEJO

Un león joven que paseaba por la sabana africana, se encontró con un león viejo que caminaba cabizbajo.
- Maestro - exclamó el joven -, ¿de dónde vienes, que te veo abatido?
El león viejo se lo quedó mirando un buen rato, y contestó:
- Amigo mío, yo vengo de donde tú vienes. Y de otros muchos sitios más.
- Y si vienes de tantos sitios - replicó el joven -, ¿por qué no te has quedado en ninguno de ellos?
- Ah, joven león, cuando tengas mi edad comprenderás que no hay lugar en el mundo en el que puedas esconderte eternamente.

Moraleja: La vida es un camino que recorrer y no una casa en la que permanecer.

Autor del

cuento

: Dani Alcalà

70.00%

votos positivos

Votos totales: 100

Comparte:

Presagio

Enviado por gabl  


Cuando estés sumido en pensamientos recordando los años vividos, quizás del viejo libro de la vida se abra una página detenida en el tiempo, en algún rincón de la memoria, y en un capítulo te señale un hecho que ya habías olvidado.
Allí al leer concienzudamente irás evocando cada cita.
Cada travesía que hiciste en esos años, las aventuras, los amores pasajeros, las citas de media noche.
Y te detendrás al ver un nombre, puede ser María o Luisa, de todas maneras para ti será igual. Tú que querías llevarla a la cama, acostarte con ella, terminaste por contemplar su sueño. Abrigándola con una cobija roída y descolorida por el uso.
Tú que solo querías tocarla, llenarla de caricias ahora muy levemente rozas su cuerpo, en un gesto paternal que apaga los deseos de la carne, del amor entre sábanas. Sin embargo contemplas cada línea de su esbelta silueta y reaccionas ante el instinto libidinoso.
Tu corazón se acelera y te llevas las manos al pecho, tienes taquicardia emotiva, respiras forzadamente y exhalas gemidos similares al corredor exhausto.
Es ahora que comprendes que tu tiempo ha llegado a la etapa final y estás en el ocaso de la vida. Te incorporas con pesadez, y como presagio de tu futuro, acaricias suavemente su frondosa cabellera negra a manera de despedida.

gbl
10/10/2017
Derechos Reservados de Autor

68.97%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

EL SEÑOR BROWN

El señor Brown, con su traje y su corbata, con billetes clase business y con su periódico salmón, viaja en avión todos los días del año, excepto en Navidad. El señor Brown está siempre en el aire - como a él le gusta decir -, y presume de haber hecho tantos kilómetros como para haber ido a la Luna, y estar a punto de volver. El señor Brown nunca se ha preguntado porqué los aviones vuelan. Mientras, al señor Brown, le quedan solo un par de trayectos a Nueva York para volver a empezar su segundo viaje hacia la Luna. Una Luna por cierto, que el señor Brown ha visto, más nunca ha mirado.

Autor del

cuento

: Koldo Fierro

68.63%

votos positivos

Votos totales: 153

Comparte:

EL DESENCANTO

Se trataba de un hombre que nunca había tenido ocasión de ver el mar.
Vivía en un pueblo del interior de la India. Una idea se había instalado con fijeza en su mente: “No podía morir sin ver el mar”. Para ahorrar algún dinero y poder viajar hasta la costa, tomó otro trabajo además del suyo habitual. Ahorraba todo aquello que podía y suspiraba porque llegase el día de poder estar ante el mar.

Fueron años difíciles. Por fin, ahorró lo suficiente para hacer el viaje. Tomó un tren que le llevó hasta las cercanías del mar. Se sentía entusiasmado y gozoso. Llegó hasta la playa y observó el maravilloso espectáculo. ¡Qué olas tan mansas! ¡Qué espuma tan hermosa! ¡Qué agua tan bella! Se acercó hasta el agua, cogió una poca con la mano y se la llevó a los labios para degustarla. Entonces, muy desencantado y abatido, pensó: “!Qué pena que pueda saber tan mal con lo hermosa que es!”

Reflexión: Por ignorancia, cuando tus expectativas no son satisfechas, te desencantas.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

67.68%

votos positivos

Votos totales: 99

Comparte:

EL ESCLAVO ALTIVO

Un grupo de esclavos del siglo XVI se encontraba atrapado en un mercado. De entre ellos surgía una voz que decía:
- Yo soy más fuerte que cualquiera de vosotros, más bello, nunca me equivoco y soy mucho más listo. Me río de lo mediocres que llegáis a ser.
En estas que un mercader lo oyó, y pensando que cosecharía bien el algodón, lo compró por un par de monedas.

Moraleja: El fanfarrón siempre acaba escarmentado.

Autor del

cuento

: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Votos totales: 63

Comparte:

EL GUERRERO DE LA LUZ

Un guerrero de la luz comparte con los otros lo que sabe del camino. Quien ayuda, siempre es ayudado, y tiene que enseñar lo que aprendió.

Por eso, él se sienta alrededor de la hoguera y cuenta cómo le fue en su día de lucha.

Un amigo le susurra: ¿Por qué revelas tan abiertamente tu estrategia? ¿No ves que actuando así corres el riesgo de tener que compartir tus conquistas con los otros?

El guerrero se limita a sonreír, sin responder.

Sabe que si llegara al final de la jornada a un paraíso vacío, su lucha no habría valido la pena.

Autor del

cuento

: Paulo Coelho

66.29%

votos positivos

Votos totales: 89

Comparte:

EL CONTRABANDISTA

Todos sabían que era indiscutiblemente un contrabandista. Era incluso célebre por ello. Pero nadie había logrado jamás descubrirlo y mucho menos demostrarlo. Con frecuencia, cruzaba de la India a Pakistán a lomos de su burro, y los guardias, aun sospechando que contrabandeaba, no lograban obtener ninguna prueba de ello.

Transcurrieron los años y el contrabandista, ya entrado en edad, se retiró a vivir apaciblemente a un pueblo de la India. Un día, uno de los guardias que acertó a pasar por allí se lo encontró y le dijo:
-Yo he dejado de ser guardia y tú de ser contrabandista. Quiero pedirte un favor. Dime ahora, amigo, qué contrabandeabas.

Y el hombre repuso:
-Burros.

Reflexión: Así el ser humano, en tanto no ha purificado su discernimiento, no logra ver la realidad.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

65.93%

votos positivos

Votos totales: 91

Comparte:

EL VECINO

Domingo era un día de la semana, pero también un señor mayor de ochenta y pico años, viudo y residente en un barrio obrero de las afueras de Barcelona. Domingo saludaba cada mañana a la mujer del quiosco, aunque no compraba nada, a su vecina María y a su perra, con las que coincidía siempre por horarios, aunque él no tuviese perro, y también al vagabundo que dormía en el cajero, aunque él no sacaba dinero.

Domingo siempre saludaba a todo el mundo, aunque no le saludasen, porque así le habían educado.

Un cierto día, Domingo pasó a mejor vida. Su lugar en la finca lo ocupó un joven matrimonio con hijos. Dos pequeños, llamados Sixto y Abril, curiosos y juguetones como pocos, que se acercaban a todo el mundo en busca de una mirada cómplice y un "hola".

Tras apenas un par de días, nadie notó la diferencia.

Autor del

cuento

: Dani Alcalà

63.89%

votos positivos

Votos totales: 72

Comparte:

Como ayer

Enviado por gabl  

Como Ayer.

Ven hacia mí, abrázame y une tu cuerpo al mío como lo hacías ayer. Cólmame de caricias y sutiles besos que me trasladen al pasado, que aún vive aferrado en mi pecho.
¡Ya no puedo más!
Calma mi ansiedad, mi necesidad de ser amada, de sentirte dentro de mí.
Mi vida es una locura sin tu presencia, sin tu cálido aliento sobre mi rostro, sin el susurro de palabras al oído dichas en la intimidad y la comunión de nuestros cuerpos en la plenitud del éxtasis.
Fuiste tú y siempre serás, quien llene mis días grises y reviva la llama del amor que la brisa nocturna pretende apagar cuando no estás.
No me dejes en esta triste soledad, en noches frías que eriza mi piel desnuda.
Ven y cobija mi débil figura, dame tu calor y embriágame de amor hasta caer rendida sin fuerzas ante tu alocada pasión. Tráeme al presente envuelta en tu mágica forma de amar y hacerme sentir mujer.

gbl
20/04/2017
Derechos Reservados de Autor.

63.64%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:

LA Pesadilla de marta

Enviado por miigueloso02  

Había pasado la fiesta de Halloween, pero a Pedrito el vecino de Marta le daba igual, quería celebrar su cumpleaños con algo que diera miedo y todos los amigos y todos los padres se habían puesto de acuerdo para hacerle una fiesta….terrorífica.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 32

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 35 Cuentos cortos

Añade tus comentarios