36 Cuentos cortos 

Los cuentos han sido desde siempre un género muy popular, nada menor, y no es extraño encontrar a grandes novelistas o ensayistas de ayer y de hoy habiendo escrito este tipo de relatos cortos. Las ventajas son evidentes: la construcción de los personajes y de las tramas es mucho menos elaborada, por lo que el esfuerzo es menos. Pero a cambio, uno puede plasmar una idea de forma bastante rápida, sin demasiados aspavientos, y el efecto de la misma acostumbra a ser mayor, pues al lector no le da tiempo de asimilar la historia cuando ya le llega el final, con el que a veces se puede dar un golpe que impacte mucho más que una novela.

El cuento tiene además una tradición oral muy importante, y se pueden encontrar textos que difícilmente se atribuyen a una sola persona; sino más bien a un pueblo entero. A veces esos cuentos se transformaban en música a través de una canción.

Desde nuestra web os queremos ofrecer algunos de esos cuentos que te provocan, ya sea una sonrisa o una mueca de sorpresa, pero algo, que te haga pensar o que te transporte a otro tiempo o momento. También puedes encontrar en el menú cuentos de otro tipo, más o menos cortos también, pero clasificados por categorías, así como fábulas.

¡Que no se te olvide puntuarlos y comentarlos!

Como ayer

Enviado por gabl  

Como Ayer.

Ven hacia mí, abrázame y une tu cuerpo al mío como lo hacías ayer. Cólmame de caricias y sutiles besos que me trasladen al pasado, que aún vive aferrado en mi pecho.
¡Ya no puedo más!
Calma mi ansiedad, mi necesidad de ser amada, de sentirte dentro de mí.
Mi vida es una locura sin tu presencia, sin tu cálido aliento sobre mi rostro, sin el susurro de palabras al oído dichas en la intimidad y la comunión de nuestros cuerpos en la plenitud del éxtasis.
Fuiste tú y siempre serás, quien llene mis días grises y reviva la llama del amor que la brisa nocturna pretende apagar cuando no estás.
No me dejes en esta triste soledad, en noches frías que eriza mi piel desnuda.
Ven y cobija mi débil figura, dame tu calor y embriágame de amor hasta caer rendida sin fuerzas ante tu alocada pasión. Tráeme al presente envuelta en tu mágica forma de amar y hacerme sentir mujer.

gbl
20/04/2017
Derechos Reservados de Autor.

61.90%

votos positivos

Votos totales: 42

Comparte:

Reflexiones

Enviado por gabl  

Reflexiones un 28 de Julio.

No hubo despedida, un adiós, un abrazo, un beso en la mejilla. Allí estaba yo, parado en la esquina. Vi el taxi pasar, lo seguí con la mirada hasta que se perdió en la avenida. Después vendrían la noches solitarias, las sábanas tendidas sin encontrar a quien brindar abrigo. Las horas frías del amanecer sumaban al caluroso día que obligaba a refrescarse con las primeras gotas del agua que brotaba a través de la ducha. Solo así el cuerpo se renovaba del tedio y el hastío de la mala noche, de la madrugada en vela cuando el sueño me jugaba una mala pasada y castigaba mi pobre humanidad. Luchaba por dormir y solo los fantasmas de mi mente querían enloquecer mis pensamientos. Y amanecía ojeroso, cansado, somnoliento. Partía hacia la nada, solo la calle en mi deambular empezó a conocer la historia que apenas comenzaba. Después vino el castigo. El poco descanso aunado a la soledad obligada, las pocas palabras que decirle a alguien que te esperara en casa, el compartir una taza de café mañanero recién colado, hicieron mella en la personalidad que en días anteriores era fuerte, dura de carácter. Con el transcurrir del tiempo los recuerdos se van opacando en la densa niebla de la mente. Y solo queda reconocer que; ¡soy débil, y estoy relleno de flaquezas!

gbl
27/7/2017
Derechos Reservados de Autor

61.54%

votos positivos

Votos totales: 26

Comparte:

LA PAREJA IDEAL

Nasrudin conversaba con un amigo.
- Entonces, ¿nunca pensaste en casarte?
- Sí, pensé —respondió Nasrudin—. En mi juventud resolví buscar a la mujer perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco y conocí a una mujer muy espiritual y linda; pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.

Continué viajando y fui a Isfahan; allí encontré a una mujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita. Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita, religiosa y conocedora de la realidad material.

- ¿Y por qué no te casaste con ella?
- ¡Ah, compañero mío! Lamentablemente ella también quería un hombre perfecto.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional sufí

61.02%

votos positivos

Votos totales: 59

Comparte:

MENOS ES MÁS

Una vez un joven estudiante de artes marciales viajó hasta el país de un insigne maestro. Una vez allí, pidió audiencia para hablar con él.

- Maestro, vengo a ser su alumno, quiero ser el mejor luchador del mundo. ¿Cuánto tiempo necesitaré?.
- Diez años - contestó el maestro.
- De acuerdo maestro, pero ¿y si practico el doble de horas que el resto de sus alumnos?
- Veinte años.
- ¿Veinte años, maestro?. ¿Y si practico sin descanso, noche y día?
- Entonces treinta años.

Aturdido, el joven estudiante preguntó al maestro:
- Y dígame, ¿cómo es que cada vez que le digo de trabajar más duro me dice que tardaré más?
- Muy sencillo - replicó el maestro -. Porque cuando tienes un ojo ocupado en mirar hacia tu objetivo, sólo te queda otro ojo para saber cómo llegar a él.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional

60.47%

votos positivos

Votos totales: 43

Comparte:

LA PARTIDA

Mandé traer mi caballo del establo. El sirviente no entendió mis órdenes, así que fui yo mismo al establo, le puse la silla a mi caballo y lo monté. A lo lejos se oía el sonido de una trompeta, y le pregunté al mozo qué significaba. Él, ni sabía nada, ni escuchó nada. Ya a punto de salir, me dijo:
- ¿A dónde va el patrón?
- No lo sé - le dije -, simplemente fuera de aquí. Fuera de aquí, nada más, es la única manera en que puedo alcanzar mi meta.
- ¿Así que usted conoce su meta? - me preguntó -.
- Sí - repliqué -, ya te lo he dicho. Fuera de aquí. Esa es mi meta.

Autor del

cuento

: Franz Kafka

57.69%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

Un barrio de caracas

Enviado por gabl  

Desde el cerro donde convive el hambre y la escasez de alimentos, donde los estómagos rugen como leones enjaulados, y que cada noche se acuestan muchos niños sin comer. Desde allí una madre mira las luces de la ciudad que yacen a sus pies.
Escucha el ulular de las sirenas de patrullas o ambulancias. Los disparos en los callejones del barrio donde los malandros imponen la ley del mas sanguinario, rompen el silencio de la entrada de la madrugada y su pensamiento se desvía hacia el hijo que no ha llegado, al que espera con ansiedad.
Ese hijo que representa un pan, un jugo, o un paquete de harina. Es la esperanza de darle algo a sus tres hijos menores cuando levante el sol y caliente el techo y las paredes de zinc del humilde rancho.
Amaneció y el hijo no llegó. Sobresaltada despierta cuando escucha que alguien la llama con insistencia golpeando la lámina que sirve de puerta principal. !María! abre!, !María despierta!, que allá abajo en la tercera escalera está tu hijo que lo mató "el niño".
Es el día a día de la madres solteras en alguna de la barridas caraqueñas. Es la triste realidad del País, que pasó de ser rico a ser un país donde la mayoría de la población vive en extrema pobreza, donde sus habitantes mueren, baleados, de hambre o enfermos sin recibir asistencia médica.
gbl
02/07/2017
Derechos Reservados de Autor

54.17%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

EL HISTORIADOR

Enviado por alex99  

Al señor X le recorrió un escalofrío al darse cuenta de que su tren tenía un retraso de cinco minutos. No se hubiera apesadumbrado tanto de no ir sólo, puesto que las penas se llevan mejor si se comparten. Pero la realidad es que estaba sólo en todo el tren, y que sería la única persona en el mundo con un retraso de cinco minutos. Cuándo a él le hiciera gracia un chiste, los demás ya lo habrían reído. Cuándo el supiera el resultado de un partido, la fiesta ya habría empezado cinco minutos antes. ¿Cómo se puede sentir alguien que vive permanentemente con cinco minutos de retraso?, ¿Cómo sería ser el último siempre?

No obstante, se puso a pensar, y llegó a la conclusión de que, si él tenía un retraso de cinco minutos, también podría haber alguien con un adelanto de cinco minutos o más. Profundizando un poco más en sus pensamientos, se emocionó al pensar que bien podría ser él, el adelantado. Sólo tenía que dar media vuelta sobre sí mismo, y mirar hacia atrás en vez de hacia adelante. Así que, en vez de mirar hacia el futuro, miraría hacia el pasado. ¡Hete aquí la solución!

Si se concentrase en los detalles del pasado o de su presente, podría ganarse bien la vida porque ninguna otra persona sería capaz de dar tantos detalles usando la memoria mientras él, para explicar lo mismo, usaba la observación. Así que, con un retraso de cinco minutos, el señor X se hizo historiador.

54.17%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

LA GITANA

No adivina el futuro. Lo ve, realmente lo ve, en forma de imágenes comparables a hologramas, en su bola de cristal. Son siempre retazos fútiles de la vida de sus clientes, pedazos de futuro irrelevantes pero muy claros, muy definidos. Los ve lavándose las manos en el baño de un café, tomando sol en una playa irreconocible, rascándose un pie, echando pimienta en un plato de sopa. La experiencia le ha enseñado a obtener ciertos datos útiles a partir de esas imágenes banales. Si los ve muy envejecidos, es que tendrán una larga vida. Ciertos detalles en la ropa o en la actividad que están realizando le permite pronosticarles buena fortuna. Pero sabe que también puede equivocarse mucho. Por ejemplo, una vez vio a su propio marido manejando un automóvil de lujo poco antes de ser contratado como encargado de una playa de estacionamiento. Da lo mismo: a sus clientes, de todos modos, les miente.

Autor del

cuento

: Ana María Shua

53.73%

votos positivos

Votos totales: 67

Comparte:

Luna Llanera

Enviado por gabl  


La luna enciende su luz refulgente en el cielo, con timidez de nueva estrella va asomando su blanca cara, como copos de nieve, por entre oscuras nubes, como cortinas nocturnas queriéndola opacar.
Selene se posesiona del cielo acompañada de la Osa mayor y otras estrellas y constelaciones. En instantes las montañas, las copas de los grandes árboles y los campos se iluminan por el blanco fulgor como halo misterioso que pareciera flotar entre la espesura del paraje poblado de pequeños árboles y matorrales.
Desde mi cabalgadura oteo el horizonte que se aproxima hacia mí debido al raudo galope del noble animal.
La noche que apenas comienza se muestra fría. Lo que hace brotar de la vegetación vapores que forman figuras que solo la imaginación le da formas caprichosas, que a algunos lugareños y visitantes les eriza la piel.
En estas tierras, los llaneros son expertos en inventar leyendas y muchas de ellas pasan de generación en generación y forman parte del folclore rural. En algunas ocasiones tratan de infundir miedo al cauto oyente.
Crecí entre historias o relatos que con el tiempo entre el paso de la pubertad a la madurez fui perdiendo el miedo a ellas. Pero confieso, que evito cabalgar cuando cae la noche y aún me encuentro en el solitario camino que dista desde la ciudad hasta mi pequeña hato ubicado en medio de tierras bajas que se unen con la elevación natural del terreno que forman el collado.
Siento un poco de temor cuando el viento se cuela en medio de la maleza y los pequeños árboles y emite un clásico sonido que me recuerda la leyenda del Silbón.
gbl
26/10/2017
Derechos Reservados de Autor


50.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

BMW

Enviado por gabl  

*Una mujer entra a una tienda de autos BMW...*

50.00%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

La Aventuras De toni

Enviado por miigueloso02  

A bordo del barco capitaneado por el pirata Barbaespesa viaja Toni, un joven grumete que el capitán había reclutado meses atrás. Toni era un muchacho que se colaba de polizón en los barcos para ir de de puerto en puerto buscando a sus padres.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

El Valiente Caballero Don Teimoso

Enviado por miigueloso02  

Había una vez un valiente caballero andante llamado Don Teimoso. Don Teimoso se ganaba la vida ayudando a personas en peligro, protegiendo pequeñas aldeas y llevando mensajes importantes de un lado a otro a través de peligrosos caminos.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

Aun estando las calles vacias

Enviado por curydraco  



Aun cuando el destino es furtivo en la enmienda de mi camino no es posible dejar de mirar los pasajes de una vida errabunda que día a día caminan 409 minutos por las noches sin pensar en lo que pueda pasar, ya los sentidos solo esperan llegar al nido de las ilusiones, que relato tan inesperado puede llegar a sonar estas palabras que continúan sin darle forma a la vida pero si es de noche entonces mis pasos son grandes, ya que de tierra y firmeza sueñan en la realidad de descansar. Esta es solo una sencilla historia de mis pasos y yo por una noche donde la distorsión de mi caminar es conjunta con la de ver como en algún tiempo el momento se fue despacio y las hojas bailaron con el viento pero más aún es el gusto de ver que aun las calles estando en silencio se mueven solas; pues al fijarme que mis huellas marcadas desaparecían en la tierra era el sentir que perdía el pasado que tanto trabaje en la luz del sol, si de verdad desaparecían pero era también tan grato saber que solo había un camino y que como todo camino siempre hay gente desconocida que mira sin saber que mirar y solo el mundo les habla de las grietas que yacen del suelo y de cómo un niño jugando a castillos de aire grita que la madre nunca lo ha dejado ver sus ilusiones pues ya que de limones esta siempre el árbol que nunca se derrumba, y es aun que me sigue llamando a que le rasce las historias que el viento dejo, no es el fin de esta historia ya que la subida es más dolorosa cuando la soledad está a punto de terminar ya que el pequeño sentimiento alegre y la sabiduría inocente me esperan para darle alegría a mi fortuita vida de lobo solitario que ya no yace en el limbo de un cuaderno puesto que los actos son más letargos de odas elementales que la sonrisa de una corajuda ceremonia familiar.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

TIEMPO

Imagina que hay un banco que cada día te regala 86400 euros que debes gastar en el día. ¿Qué harías con ese dinero?.

Todos tenemos ese banco, se llama tiempo. Cada mañana nos son regalados 86400 segundos que vamos a tener que invertir a lo largo del día, pues no se pueden acumular.

Así pues, ten en cuenta el presente, es lo único que tienes.

Para entender el valor del tiempo, imagina lo que supone un año para un estudiante que repite curso. ¿Y un mes?. ¿Qué es un mes para una madre que tiene un hijo prematuro?. Imagina lo que supone una semana para el redactor jefe del dominical de un periódico. ¿Y un día?. ¿Qué es un día entero para un cirujano que tiene que realizar ocho operaciones en un solo día?. Y una hora, pregunta lo que es una hora a dos enamorados que están a punto de reencontrarse. Un minuto, quizá no sea nada, a menos que pierdas un avión por tan solo un minuto. ¿Y un segundo?. ¿Qué es un segundo para aquél que esquiva un accidente en el último momento?.

El tiempo presente es el único que importa. El pasado ya no está, y el futuro no ha llegado. Aprovéchalo.

Autor del

cuento

: Anónimo

41.38%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

Dos Almas

Enviado por gabl  

Dos almas.
Las aves en peregrinar vuelo presagiaban mal tiempo. Y tarde comprendí que la vida me jugaba una mala pasada al privarme de tu compañía, de tu presencia y de tu voz.
Y así pasaron los días, semanas y meses que la espera se hizo tan larga que mis ojos enrojecieron de tanto observar a lo lejos como el camino se unía al cielo.
Una mañana decidido a encontrarte ajusté mis botas, preparé mi estado anímico y emprendí la marcha con rumbo incierto siguiendo tus pasos que solo estaban reflejados en mi mente.
Caminé hasta agotar mi resistencia, perdí mis fuerzas a causa del cansancio. Me refugié bajo la sombra de un frondoso árbol que cobijó mi extenuado cuerpo.
No supe cuánto tiempo dormité recostado en el grueso tallo del árbol que me brindó su refugio protegiéndome del inclemente sol. Ingerí varios sorbos de agua buscando reanimar la pesadez que me azotaba.
Comprendí que la vida no te quita cosas o personas, tal vez te libere de ellas o las aleje para bien. Reanudé la caminata. Esta vez me sentí liviano, como si flotara en el aire.
A unos cuantos pasos de retornar al camino volví la vista atrás. Impresionado pude ver un cuerpo recostado al árbol.
¡Era yo!
Mi vida se había ido y dejó su cubierta donde moraba. Sentí compasión y dolor por mí mismo.
No podía comprender el por qué me dejó y menos aun cuando se escapó. Solo me quedé dormido, y no desperté, me convertí en un ente espiritual.
De la nada apareciste tú, envuelta en un halo luminoso, como suspendida en el aire. Sonriendo me tendiste las manos. Y juntos emprendimos el viaje final hacia la eternidad.
gbl
04/03/2017
Derechos Reservados de Autor

40.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

LOS CUATRO AMIGOS

Una noche de verano cuatro amigos acamparon en el bosque, encendieron un fuego y se pusieron a charlar sobre la vida.
- Este cielo estrellado me sobrecoge - comentó el primero de ellos -. Pensar que hay millones y millones de estrellas es alucinante. Por no hablar de los planetas que no vemos porque no emiten luz.
- Pues a mí - dijo el segundo - lo que me intriga de veras es pensar qué hay más allá de ese cielo. Me refiero al concepto de infinito. ¿Qué hay más allá del infinito?. ¿Y más allá de lo infinitamente pequeño?. Son cosas que mi pobre cerebro no alcanza a comprender.
- Hablando de maravillas - replicó el tercero -. Ayer estuve en la conferencia anual de cirugía y un colega planteó algunas perspectivas sobre el futuro. ¿Sabéis que dentro de unos pocos años será posible obtener con una impresora 3D un corazón humano, y cualquier otro órgano, así como huesos, músculos, tendones y lo que haga falta?. ¿No es increíble?
El cuarto amigo, que no había dicho nada hasta el momento, tomó la palabra:
- Pues para mí lo más misterioso de todo es que estemos aquí y ahora cuatro seres humanos reflexionando sobre todo esto.

Autor del

cuento

: Dani Alcalà

10.14%

votos positivos

Votos totales: 217

Comparte:

Desde el 21 hasta el 36 de un total de 36 Cuentos cortos

Añade tus comentarios