6 Cuentos de la vida 

Juan Antonio

Enviado por gabl  



¡Llegó el momento!
Ya mi cabello es tan blanco como las nieves del pico Bolívar.
Es hora de darle la bienvenida a la tercera edad, del andar pausado sin prisa, de pensar antes de actuar impetuosamente. La hora y los días de la sensatez.
Y hoy, me sentaré en mi desvencijada mecedora a contemplar cómo se va lentamente la tarde y van apareciendo en el firmamento las primeras estrellas. Y a mí alrededor los grillos y ranas entonarán sus primeras notas como ensayo de orquesta sinfónica, para su acostumbrado concierto nocturno. Y los acordes me ayuden a evocar los años que quedaron atrás suspendidos en el tiempo y que la mente nunca deja de recordarme lo vivido.
Con los años que me quedan en el tránsito por la vida, haré cosas que aún puedo y que nunca me atreví a ponerlas en práctica, a innovar y darle rienda suelta al ímpetu que carcome mi espíritu aventurero, indomable y flexible. Quizás sea tarde, pero la máxima o dicho popular dice: “nunca es tarde cuando la dicha llega” me animaré.
Y una mañana antes que el sol despunte por su acostumbrado punto cardinal, tomaré mi café, encenderé mi pipa y en mi vieja camioneta de los años setenta emprenderé la ruta hacia los llanos que siempre quise conocer.
Montaré un brioso caballo, ordeñaré alguna vaca, comeré carne en vara y haré faenas propias de los lugareños que solo he visto en fotos de revistas y diarios, y están latentes en mi inquieta humanidad.
¡Qué contraste!, nací a orillas del mar, en Carúpano al oriente del país, vivo desde hace 40 años en Los Andes, en un caserío de contadas casas rurales cerca del cielo, rodeado de neblina y aire frío, y siento fascinación por el llano venezolano. Por sus comidas, el joropo, el queso, el arreo del ganado y galopar por sus grandes extensiones de terreno donde la visión se pierde en su inmensidad y detrás de mí, de vez en cuando, volver la vista e imaginar las figuras que forman la estela del polvo que va dejando el rápido animal que no obedezca al freno y que ande desbocado como caballo de carrera en la recta final.
¡Está decidido!
Viajaré en dos semanas, le dejaré el perro y los dos gatos al compadre Venancio, él los cuidará como si fuesen suyos.
Mañana lo llamaré y lo pondré al tanto de mis planes.
Es más, lo invitaré a quedarse en mi rancho así aprovechará el producto de las cosechas de maíz, lechuga, pimentones, tomates, lechosa, y todo lo que se le antoje de mi sembradío.
Llegado el día, Juan Antonio emprende su anhelado viaje. Su compadre, desde la orilla de la carretera observa como la imagen de la camioneta va desapareciendo en la distancia.
Juan Antonio va a hacer realidad y cumplir con el sueño que guardó para la tercera edad, la edad de vivir la vida sin prisa, sin saber que le depara el destino por tierras desconocidas.
gbl
28/09/2017
Derechos Reservados de Autor

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Ajedrez

Enviado por gabl  

Hoy es un día de esos que no me gusta pensar que pasará mañana. Mi mente juega a la confusión. Es como navegar en aguas turbulentas sin saber que rumbo tomar para eludir la tormenta.
No quiero saber, no quiero pensar. Solo despertar y descubrir que me deparó el destino en el ajedrez de la vida. Solo así moveré la pieza indicada y será el inicio del juego.
Ganar o perder.
El resultado dependerá de la estrategia que trace ante la incertidumbre o la certeza de vencer la adversidad.

gbl
25/12/2017
Derechos Reservados de Autor

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Presagio

Enviado por gabl  


Cuando estés sumido en pensamientos recordando los años vividos, quizás del viejo libro de la vida se abra una página detenida en el tiempo, en algún rincón de la memoria, y en un capítulo te señale un hecho que ya habías olvidado.
Allí al leer concienzudamente irás evocando cada cita.
Cada travesía que hiciste en esos años, las aventuras, los amores pasajeros, las citas de media noche.
Y te detendrás al ver un nombre, puede ser María o Luisa, de todas maneras para ti será igual. Tú que querías llevarla a la cama, acostarte con ella, terminaste por contemplar su sueño. Abrigándola con una cobija roída y descolorida por el uso.
Tú que solo querías tocarla, llenarla de caricias ahora muy levemente rozas su cuerpo, en un gesto paternal que apaga los deseos de la carne, del amor entre sábanas. Sin embargo contemplas cada línea de su esbelta silueta y reaccionas ante el instinto libidinoso.
Tu corazón se acelera y te llevas las manos al pecho, tienes taquicardia emotiva, respiras forzadamente y exhalas gemidos similares al corredor exhausto.
Es ahora que comprendes que tu tiempo ha llegado a la etapa final y estás en el ocaso de la vida. Te incorporas con pesadez, y como presagio de tu futuro, acaricias suavemente su frondosa cabellera negra a manera de despedida.

gbl
10/10/2017
Derechos Reservados de Autor

67.57%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:

¿Por qué se ?

Enviado por gabl  

Por qué se fue.
Cierta mañana mi hijo de apenas cuatro años me pregunta; ¿papi, el cielo está muy lejos?, lo miro fijamente a sus ojitos, a la vez que mis dedos le agitan sus cabellos que semejan el color de barro mojado.
Mi índice señala el firmamento y la voz se quiebra cuando apenas puedo pronunciar “ese es el cielo”, ¿y dónde es que está mi mamá?
Lo abrazo, y le hablo muy suavemente al oído; “ella nos ve, nos cuida, está siempre con nosotros”.
¿Y por qué no la veo?,
¿por qué se fue?
¡Papi, estás llorando!.
“No hijo, no lloro”
Es el aire que hace que mis lágrimas se escapen de los ojos.
-Sabes papi, te diré un secreto.
“Lo miro extrañado”
-Mi mamá, viene en las noches, después que tú te duermes. Me arropa, me da un beso, y me habla muy bajito y me quedo dormido agarrado de su mano.
-Le pregunto, ¿por qué no vives con nosotros?
-Solo sonríe y dice “siempre estaré a tu lado”
-Pero cuando despierto, no está.
-La he visto llegar, es como si flotara en el aire, y me deja su perfume, ¡ que huele a flores!.
-¿Papi que le hiciste a mi mamá, que se fue a vivir al cielo?
-¿Y por qué ella no te habla?
Hijo, tú mamá y yo hablamos. Cosas de adultos, hablamos de ti, de la casa, de tus travesuras. Y siempre me pide que cuide de ti. Que cuando crezcas sabrás muchas cosas.
-¿Cuándo vamos a visitarla?
Mi niño, nosotros no podemos visitarla, es Dios quien la llevó a vivir a su lado. Y le permite bajar a verte, hablarte y acompañante hasta que te duermas.
¡Y ahora, iremos a dar un paseo!
Vamos al río para que te refresques en sus cristalinas aguas, mientras llega la hora de almorzar.
Daniel disfruta del baño en el río. Estoy desconcertado. Solo me dejo llevar por los pensamientos hacia su madre. Han pasado dos años que falleció, repentinamente, muy joven, lo recuerdo como si fuese ayer.
Y el niño mantiene viva su presencia. Lo que no me permite apartarla de mi mente, ya que en cada detalle está presente en nuestras vidas.
He cambiado mi modo de vivir, mi tiempo, mi manera de pensar. Mi energía y mi alma están con mi hijo. Solo quiero vivir muchos años para verlo crecer, que tenga hijos, mis nietos, y que me dediquen un poco de sus días para cuando llegue mi hora para volar al encuentro de su mamá.

gbl
04/11/2017
Derechos Reservados de Autor

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

El viaje es corto para tomar vinos malos

Enviado por gabl  

Una anciana se subió a un autobús y tomó su asiento. En la siguiente parada, una jóven mujer, fuerte y gruñona subió y se sentó bruscamente junto a la anciana, golpeandola con sus numerosas bolsas.
Al ver que la anciana se mantenía en silencio la jóven le preguntó por qué no se había quejado cuando la golpeó con sus bolsas?
La anciana respondió con una sonrisa:
- "No es necesario ser mal educada o discutir sobre algo tan insignificante, ya que mi viaje a tu lado es tan corto porque me bajaré en la próxima parada."
Esta respuesta merece ser escrita en letras de oro:
"No es necesario discutir sobre algo tan insignificante, porque nuestro viaje juntas es muy corto"
Cada uno de nosotros debe comprender que nuestro tiempo en este mundo es tan corto, que oscurecerlo con peleas, argumentos inútiles, celos, no perdonar a los demás, el descontento y una actitud de averiguación constante es una ridícula pérdida de tiempo y energía.
¿Alguien rompió tu corazón? Tranquilízate. El viaje es muy corto.
¿Alguien te traicionó, intimidó, engañó o humilló? Tranquilízate. Perdona. El viaje es muy corto.
Alguien te insultó sin razón? Tranquilizate. Ignora. El viaje es muy corto.
Algún hermano hizo un comentario en el chat que no fue de tu agrado? Tranquilizate. Ignóralo. Perdónalo. El viaje es muy corto.
Cualesquiera que sean los problemas que alguien nos traiga, recordemos que nuestro viaje juntos es muy corto.
Nadie sabe la duración de este viaje. Nadie sabe cuándo llegará su parada. *Nuestro viaje juntos es muy corto.* Vamos a apreciar a:esposas, esposos, hijos, hermanos , amigos , familiares. Seamos respetuosos, amables y perdonémonos los unos a los otros. Vivamos *llenos de gratitud y alegría.* Después de todo, nuestro viaje juntos es muy corto!
Deseo que tengas un viaje agradable por este mundo y que tus sueños se cumplan, tus éxitos se multipliquen y que disfrutes plenamente con quien te toca y quieras viajar. Y cuando nos veamos en alguna estación, *me dará mucho gusto saludarte y darte un gran abrazo.* Sonríe que "El viaje es muy corto!"
gbl
Publicado en mi perfil de Facebook por; Gustavo Adolfo Mendoza Rincón
19/12/2017

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

EL GIRO DE LA RUEDA

Enviado por yedra  

EL ETERNO GIRO DE LA RUEDA O ROMPER LAS CADENAS


La vida siempre me ha parecido una gran rueda que gira sin parar.

Cuando creemos que avanzamos,tarde o temprano nos damos cuenta que hemos vuelto al mismo punto de salida:La repetición constante de viejos y eternos errores

humanos.

Cuando somos jóvenes creemos que las palabras de nuestros padres están desfasadas y no somos capaces de entenderlos;y observamos lo que creemos defectos que nosotros no seremos capaces de repetir.

Cuando crecemos y nos convertimos en adultos,no sólo comprendemos perfectamente a nuestros padres,sino que aquellos "defectos"los volvemos nosotros a repetir...a veces multiplicados por varias veces.

Los niños maltratados con demasiada frecuencia al convertirse en hombres...se trasforman a su vez en maltratadores;el dolor sufrido en sus carnes no les impide causar a su vez el mismo dolor que ellos sufrieron.

Con demasiada frecuencia la victima se convierte en verdugo de otros.
Y LA RUEDA NO PARA DE GIRAR...

Nos hacen un daño y la prontitud del deseo es devolver ese daño a ser posible multiplicado por el tanto por ciento de nuestro resentimiento.

La violencia se dice que engendra violencia en un torbellino sin fin.
Los pueblos oprimidos se vuelven pueblos opresores.

Las injusticias sufridas en nuestras carnes no sirve de aliciente para no repetirlas nosotros mismos en otras gentes.

Una misma causa le vemos efectos distintos dependiendo si nos afecta personalmente o no...y dependiendo de eso variaremos nuestra opinión;sin ser capaces de ver las cosas con la debida "justicia"

Y SEGUIMOS SIENDO PARTE DEL GIRO DE LA RUEDA Y NO SOMOS CAPACES DE...ROMPER LAS CADENAS QUE NOS ESCLAVIZAN A ESE ETERNO VOLVER AL PUNTO DE PARTIDA.

Aquellos que han intentado concienciar al hombre y hacerles ver de LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER,como el titulo de ese libro;la mayoría de las veces el mundo los ha despreciado y asesinado:JESÚS,GHANDI,M.LUTHER KING...
Y el hombre seguirá lamentándose del mundo y sus errores,sin ser capaces de observar "el eterno giro de la rueda" y mucho menos de comprender que en nuestras manos está "el romper las cadenas"que nos esclavizan a ese giro eterno de la rueda y sus errores.

AUTOR YEDRA

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 1 hasta el 6 de un total de 6 Cuentos de la vida

Añade tus comentarios