43 Cuentos de amor 

FRACASO

Subir al tercer piso le toma cincuenta y ocho segundos. Decide terminar. Abre la puerta. Naufraga en sus ojos, color de miel.

Autor del

cuento

: Felipe Garrido

60.87%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

Helen

Enviado por gabl  

I.-Recuerdos.
Estoy sumido en los recuerdos de aquellos días que vivimos intensamente al calor de nuestros cuerpos, abrigados por el amor que nos mantenía unidos como un solo ser.
Solamente las sábanas húmedas eran testigos mudos de nuestra fusión. Susurro tenue, frases incoherentes, dos corazones latiendo a un solo ritmo.
Nuestra hora, nuestro momento, nuestra entrega, nuestro final.
Llega el alba y con ella la realidad, el tedio, la melancolía, la sensación del abandono físico y espiritual.
Lo tangible, lo etéreo, lo utópico.
El agua fresca de la mañana se lleva de mi cuerpo la huella de tu piel, tu aroma, tus fluidos corporales se mezclan buscando escapar a través del desagüe, formando figuras caprichosas que giran arremolinadas en torno a la boca que se las traga al unísono llevándolas en un viaje sin retorno al torrente de las aguas servidas que se perderán en el mar lejano a mi lar.
II.-Dos meses antes.
Caminaba buscando un lugar para paliar el frío de esa tarde.
Entro a un bar. Solicito un trago sin hielo, decido por un escocés 8 años. Cato la bebida con la punta de la lengua, queriendo que el sabor casi seco amargo llegue a mis papilas gustativas y me incite a sorber más del contenido de aquella copa translucida que deja ver el color dorado pálido del licor.
-A medida que entraba en calor, notó una frágil figura femenina aparecer en el umbral de la puerta, a contraluz el cabello le brillaba tomando la tonalidad del trigo seco. Sus pupilas dilatadas encendieron la curiosidad y al encontrarse con su mirada el corazón aceleraba llevándolo a sentir taquicardia emotiva. Ella se ubicó a unos cuantos pasos de él, por lo que Alberto eludió su mirada escudriñadora y sólo se atrevió a verla de reojo.

1
Después de unos tragos, se atrevió a acercarse a la joven iniciando un breve diálogo. Seguro de la aceptación de su compañía, dominó la relación surgida y obligada por el ambiente reinante en el pequeño recinto. Reían e intercambiaban anécdotas de hechos pasados. Más tarde la pareja salió del local, sonreían, tomados de las manos e iniciaron una pausada caminata. Recuerda Alberto, que cada paso en su andar los incitaban a un corto intercambio de mono sílabos.
Sin llegar a concretar una conversación coherente se miraban a los ojos. Él la acariciaba sin tocarla. Bastaba hacer un recorrido imaginario e intangible por su cuerpo. Su voz lo regresó al presente.
-¿Oye, que te pasa?
-¿Donde están tus pensamientos?
-Regresa al presente!
-En mi cara se dibujó un tímido gesto de sorpresa, a la vez que balbuceé una frase casi inaudible a sus oídos.
¿Que dices?
¡-Nada!
¡Es que pensaba llevarte a mi apartamento!
-Es decir pedirte que me acompañaras a mi pequeño establo.
-Así lo denomino, porque soy un animal más en esta selva de concreto.
-Vamos, estamos cerca, es en Audubon, por la calle 185.
Ya en el calor de mi pequeño apartamento, bebíamos café, procedente de mi amada Venezuela. En el ambiente reinaba el silencio entre nosotros. Roto por la suave melodía que provenía de mi viejo aparato de CD. Una vieja canción “que porque te quiero, son mil cosas a la vez, es estar contigo es buscar tu abrigo, es un no sé qué”…(1)

2
Transcurrieron las horas, dos, tres… sentía su atracción. La abracé de repente, se sorprendió. Allí sellamos nuestra empatía con un beso repentino y deseado.
Lo cual nos sumió en un intercambio de caricias que recorrieron nuestros cuerpos desnudos iniciándose así la entrega deseada. La consumación del deseo mutuo, la fusión de nuestros cuerpos y nuestras almas. El orgasmo se hizo presente, recorriendo cada fibra de su temblorosa humanidad, dos cuerpos en reposo que se sumieron en un profundo sueño. Llegó el amanecer cargado de silencio cómplice del frío que se colaba en la cálida habitación.
El letargo fue interrumpido por un débil rayo solar que iluminó nuestros torsos y suavemente acaloraba el tálamo delator de una noche vivida de pasiones conceptuadas y ¿por qué no? alocadas.

III.-De vuelta al presente.

-De pronto el agua se torna un poco fría, devolviéndolo a la realidad.
Se apresuró en concluir el baño. Desayuna rápidamente buscando ganar tiempo para salir.
En su mente solo está la presencia, la figura, la risa de Helen que hace eco en su cerebro.
Sus encuentros se volvieron más frecuentes, era la necesidad del intercambio de una caricia, de una fusión.
Comenzó un amor apasionado, tierno, sin fronteras.
Alberto y Helen compenetraron más sus corazones, el razonamiento se perdía con las horas vividas, con la intensidad de la fuerza que les daba el tiempo para fundirse en un solo ser.
3

IV.-Un mes después.

Han pasado treinta días y la angustia se hace patética al no saber nada de ti, paso horas en el lugar que solíamos encontrarnos, te he buscado infructuosamente.
Mi mente semeja un huracán de pensamientos confusos.
-“Donde estás?
Te busco y no te encuentro.
Sólo dame una señal,
Y llegaré a ti.”
-Con estas líneas, desliza una nota debajo de la puerta del hogar de Helen. Alberto espera obtener una respuesta, una llamada. Después de un largo deambular por Canal Street y Battery Park, tomó el ferry hacia la Estatua de La Libertad. Permaneció por horas en la isla, lugar que la pareja frecuentaba y solían tomar alguna bebida caliente a orillas de las gélidas aguas del Hudson.
-Era mediado de Noviembre y oscurecía a partir de las cuatro y treinta de la tarde, la temperatura ambiente estaba a -5° C, cuando decidió regresar a Manhattan.
-El rostro de Alberto dejaba entrever tristeza, ausentismo y pesadez emocional en sus actos. La barba de días sin rasurar le estaba poblando poco a poco su tez, su piel marcaba los estragos de la brisa fría que se colaba por el resto de su cuerpo, aunado al escaso abrigo que lo cubría.

4

V.-La Despedida.

Amanece otro día, el despertar cargado de incertidumbre le impide pensar lucidamente. El tono del timbre de la puerta lo saca de su modorra. Encuentra una hoja de papel de color azul, cuidadosamente doblada en dos partes.
Al leer su nombre, el corazón le palpita aceleradamente al reconocer la letra.
“Mi querido Alberto, cuando estés leyendo estas líneas yo habré emprendido el viaje de los que no regresan físicamente pero permanecen espiritualmente en los corazones de las personas que nos amaron, que nos llenaron de alegría y nos hicieron aceptar la inminente partida. Le pedí a mi amiga, que solamente una semana después de haber fallecido, hiciera llegar a tus manos esta misiva.
Cuando nos conocimos me quedaba poco tiempo de vida. Y el destino decidió alargarlo para que compartiera esos días contigo.
Compartirlos y disfrutar de la felicidad y los gratos momentos que me brindaste.
Quiero que me recuerdes sin tristeza en tu corazón, quiero que recuerdes mi presencia en tu vida como algo fugaz y que asumas que algún día nos encontraremos en el lugar que tenemos destinados los mortales cuando dejamos nuestros cuerpos. Y el espíritu se eleva en busca de la paz y la eternidad.
Gracias por esas lágrimas que se escapan de tus ojos y humedecen el papel en tus manos. Para mí es una prueba inmensa de tu amor, sonríe que así me haces feliz.
Te amaré por siempre.
Helen”.

5
VI.-El presente.

Alberto, recuerda cuando llegó a Nueva York.
A raíz de la muerte de su padre, debió viajar en compañía de su madre desde Caracas para asistir a las exequias de su progenitor. Su papá, había nacido cuarenta y tres años atrás en la isla del encanto, Puerto Rico, y desde hace veinte se radicó en Brooklyn. Sobrevivió realizando múltiples oficios y últimamente conducía un taxi que durante más de una década le brindó el sustento diario y periódicamente le mandaba algunos dólares a su hijo.
El destino le trajo a la memoria ese momento pleno de dolor; temía seguir ahondando en los días de tristeza, en la falta de su padre. Y la partida inesperada de su madre, dos años más tarde.
¡Y ahora Helen!

Alberto quedó en shock. Su mente se nubló. Se dejó caer pesadamente en su cama, mientras que las lágrimas brotaban de sus ojos, le nublaron la visión, mojaron sus mejillas hasta llegar a sus labios e inconscientemente probar el sabor salado del líquido que cada vez se hacía más copioso.
Temblorosamente se frotó los ojos. Tragó grueso, su garganta se resecaba.
De sus labios se escapó un no tan sonoro que retumbó en las paredes del pequeño apartamento que pudo haber causado algún daño auditivo de alguna persona cercana a él. Ya en horas de la tarde, muy compungido se asomó por la ventana oteando el azulado y grisáceo cielo.
Tal vez buscaba una explicación o consolación para su alma, para su mente que se había convertido en un torbellino de pensamientos inexplicables e incomprendidos para ese momento. Algo que lo regresara al presente, a la realidad, y así enfrentar el triste y doloroso trance.

6

A lo lejos, el silencio de la tarde fue roto por el eco de una melodía. Tenue pero audible prestó atención a la letra de la canción, no reconoció el intérprete.
Pero se atrevió a tararear parte de la estrofa;

… “Te extraño más que nunca y no sé qué hacer, despierto y te recuerdo al amanecer, espera otro día por vivir sin ti…” (2)

Otro día, otro despertar, otro amanecer sin Helen.
-Que pasará mañana, que hoy estoy sin ti.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

PARA MI CHICA LA MARGA

Cuando Marga no está, todo es Marga.
Es Marga la pasta de mi tubo de dientes. Marga es mis orejas y las pocas ganas que hoy tengo de levantarme. Y también el vecino que me saluda y parece que diga Marga. Hoy más que nunca Marga es Argentina. Y ensalada con pechuga asada. Hoy Marga no es la siesta, porque pensando, pensando tampoco hoy me dejó dormir. Esta tarde son Marga mis piernas, que me llevan poco a poco como si fueran solas, sin contar con el resto de mi cuerpo, que, dicho sea de paso, también es de Marga. Y el agradable sonido de mis pasos en el suelo. Y mi respiración. Marga es Dostoievski. Y también Mario Benedetti y Miguel Hernández. Y mi Daniel Pennac. Esta tarde es Marga hasta Ana Rosa Quintana. Y café con leche y torta de nueces y pasas. Marga es las nueve y media y las diez menos cuarto y las diez y veinte.
Y es entonces, a eso de las diez y media, cuando Marga está, y todo lo demás no existe. Y sólo existe Marga.

Autor del

cuento

: Martín Civera López

58.82%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

Llanto

Enviado por gabl  

Llanto.
¿Me preguntas por qué lloro?
Te heriría si mintiera.
Si tratara de evadir respuesta alguna.
¡Déjame pensar!
Decirte que lloro de alegría, que lloro por ti.
¡No!, ya estoy mintiendo…
¿La verdad?
¡Está bien!
Lloro por la vida, por ella que me ha castigado severamente. Porque me juzgó sin comprenderme.
Sin valorar las buenas acciones, sin tomar en cuenta que cuando callaba lo hacía para no herir tus sentimientos. Que prefería verte sonreír, ver la blancura de tus dientes resaltar en contraste con tus labios carmesí, que ver tus ojos entristecer.
Que causarte dolor cuando mis mentiras, por más piadosas, no las entendieras y, que al descubrirlas siempre serían mentiras.
¡Por eso lloro!
Por amante en silencio, por tratar de que fueses feliz a costa de mi sufrimiento. Por entregarte a caricias ajenas. Por eso y por mi cobardía. Por mis temores. Por la falta de valor para tomar lo que en verdad era mío.
Sé que ocultas amargura, desilusiones, es mi culpa. Lo dicen tus ojos almendrados, lo expresas en el dejo de tu palabra.
¡Ven siéntate frente a mí!
Escucha lo que mi corazón tiene que decirte.
…ahora, que ya sabes el por qué lloro, júzgame tú también. Impón el castigo que merezcan mis acciones.
¿Cómo mitigar tu dolor?
¡Si son penas por amor!
Son heridas que no sangran, pero son heridas profundas que llevas dentro de ti.
¡Por eso también lloro!
gbl
10/04/2017
Derechos Reservados de Autor

57.14%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

Te amo.

Enviado por gabl  


Te escribo esta líneas por que debes saber que;

Te amo, porque me enamoré sin conocerte.
Por el eco de tu voz en mi oído que cautivó sentidos,
opacados y vivos a la espera del sonido que los despertara
del letargo silencioso y olvidado.

Te amo,
porque me enamoré al sentir tu calidez al estrechar la mano
temblorosa que tímidamente entregaste a mí, sonrojada y susurrando pronunciaste tu nombre.
Inaudible, por lo qué pregunté:
¿Cómo te llamas?
¿Rosario?-no señor- María de Jesús.

Te amo,
por tus nombres, benditos e inmaculados.
Seguramente Dios te trajo al camino de mi vida entregada a placeres mundanos.
Envuelta en el pecado carnal desenfrenado Y hoy, reacciono ante tu presencia angelical como un mortal arrepentido pidiendo perdón.
Por eso simplemente ¡Te amo!

gbl
28/11/2016
Derechos Reservados de Autor

57.14%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

La tarde de tu partida

Enviado por lismarb  

Esa tarde, estaba llorando tu partida, me dejiste Adios, no se que paso con nustras vidas.
Fuiste muy valiente, con tu indiferencia; calladamente te deje ir de mi vida.
Solo recuerdo, de esa tarde que fue mi llanto quien me acompaño en esa travesia.
Tu te fuiste de mi vida pensando en el olvido y yo me quede pensando en lo que pudo ser de nuestras vidas.
Hoy solo queda de esos dias que vivimos el recuerdo de tu sonrisa, de tus labios y de tu voz ; no quiero extrañarte mas tu mirada tan profunda que me mata, no quiero pensar en estar entre tus brazos ni en tu voz diciendome *Te Amo* .
Hoy quiero levantarme y seguir hacia adelante y verme en el espejo de mi vida y luchare por cada mañana poder reconstruirla.
Tu ausencia sera larga, porque aunque mis ojos no te vean, siempre estaras en mi alma.
Hay personas que se van de este mundo, sin conocer el verdadero amor; aunque tube una vida antes de ti, nunca lo vivi hasta que te conoci.
Son tan ciertas estas palabras.
" *Basta solo un instante para conocer a alguien, un minuto para enamorarte y toda una vida para dejar de amarle*
Con todo mi amor y el dolor de mi alma te amare por siempre.
L/G eres el amor de mi vida

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

La Promesa

Enviado por guli  

había una vez una señorita de apena 12 años.
Aquel chica se enamoro de un joven de 18 años la hermana de ella andaba de vacile con el joven pero lo dejo.
La chica a pesar que estaba enamorado de ese joven se izo novia de un chico de 14 pasaron unos meses juntos.
Un día inesperado el joven de que se había enamorado le confeso su amor y ella izo lo mismo , ella le termino a su novio para andar con aquel joven.
El joven era muy amigo del padre de aquella chica pero el padre no savia que el andaba con su hija.
Como el chico trabajaba con el padre de la chica aprovechaba que el padre los dejaba solos, un día se fueron a los quince de la prima de aquella chica el papá lo había llevado a el también aquel día la pasaron super bien.
Con el tiempo ellos dos terminaron por una estúpida discusión, pero vuelta volvieron pero hubo otra discusión y terminaron definitivamente.
Pasaba el tiempo y aun seguían hablando el chico le había prometido algo a la chica " esperarla asta que se gradué para que sus padres le deje estar juntos para siempre.
Pasaron los años la chica se graduó y el chico llego a buscarla y cumplió con su promesa fue un amor verdadero.. vivieron felices tuvieron muchos hijos....
Fue un amor verdadero

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

UN AMOR PARA TODA LA VIDA

Enviado por lise  

Había una vez una chica llamada Lisbeth y que tenia 16 años y vivía en el País del ecuador.
un día se enamora de un chico llamado Anderson no podía creer que estaba enamorada hasta que lo vio en persona y se enamoro profundamente de el el chico también se había enamorado profundamente de la chica el chico trabajaba en el mismo lugar que trabajaba la chica se veían a escondidas del padre de la chica ya que el padre de aquella chica no le dejaba tener novio hasta que cumpliera 18 años al chico le salio un nuevo trabajo en los ESTADOS UNIDOS le propuso a la chica irse con el la chica había aceptado una semana después se habían casado y se iban a ir a los ESTADOS UNIDOS pero el padre de la chica los había descubierto y no se pudieron ir el padre de la chica le prohibió la comunicación con el
Ellos se iban a ir a despedir pero justo ese día a el padre de la chica le había dado un pre infarto y el chico no tubo mas remedio que irse .
El padre de la chica trato divorciarlos el padre de la chica no pudo divorciarlos
10 años después el padre de la chica muriópor que sufria de la precion alta ...

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

LA VOZ DEL CORAZÓN

Enviado por yedra  


``Aquí tienes a este mundo´´escuché una voz suave que recorría todos los caminos de mi corazón.
Un mundo en el que están injertos el Cielo y el infierno,el Paraíso y el Gehenna,de un modo que sus desorientados habitantes apenas aprenden a intuir.


Acerté a preguntar:¿Cuál es la realidad de ésta aquejada tierra?
¿Es acaso más real el mal que se extiende como un cáncer destrullendolo todo poco a poco a su paso,que el bien que se esconde tímidamente entre las sombras del abismo?
¿Que es la realidad?¡Volví a preguntar!
- La realidad que tú conoces es producto del Maligno;porque para vosotros solo es real lo que podéis ver,tocar,escuchar y oler;
y la gran mayoría de vuestros pecados reside en esa adoración por lo material;que es la esencia de la degradación espiritual que padecéis;esa es la realidad que habéis construido,y ya ves lo que conseguisteis,tener las manos cada vez más llenas de materia corruptible y el Alma cada vez mas vacía del verdadero espíritu de Dios.
¿Acaso todo lo que es materia procede del Diablo?
¿No hay acaso personas con la carga de la carne,y son capaces de amar a sus semejantes? - pregunté casi con desesperación -
La materia está cargada de sombras,pero el espíritu que ama verdaderamente procede de Dios; y el Amor - el verdadero valor - no es materia,pasa a través de ella,pero de ella no procede;ya que es el aliento de Dios que a puesto en los Hombres para despejar e iluminar las sombras de la materia y de la muerte; y si conocierais el verdadero amor,ya no sería una carga la carne para vosotros,sino un maravilloso vehículo que Dios os ha dado para que tendáis la mano para aquel que sufre.
¿Porqué hay hombres que elijen la luz y otros las sombras?
¿Acaso no nacemos todos inocentes?
¿Qué nos hace elegir uno u otro camino?
-Todos los Hombres nacen inocentes;pero están impregnados ya en su concepción de una inclinación para el bien o para el mal.
En su libertad, el Hombre puede cultivar o rechazar esa semilla interna;y en esa constante lucha,el Hombre labra su destino;un destino de luz o de sombras;y lo que hace que en esa lucha tenaz por alcanzar la luz,el Hombre triunfe y se acerque a Dios es...el AMOR.
Los que elijen las sombras están carentes de amor,y se labran un camino amargo;y se dan cuenta tarde de que han cultivado la semilla equivocada,y elegido el camino tortuoso del espíritu.
El amor -ya se os dijo hace tiempo- es el eje de todas las cosas que proceden de lo alto,la solución para vuestra Alma confusa;¡Pero no queréis escuchar!¡Sois ciegos y sordos! NO COMPRENDÉIS LA LUZ QUE BRILLA EN LAS TINIEBLAS.
¡¡Alzad el rostro los que os esforzáis por cuidar la Semilla que Dios os ha dado!!
¡¡Benditos los que lloráis y caéis por tierra,para levantaros y secar vuestras lagrimas sin clamar contra Dios!!
Porque a pesar de todos los llantos,lo lleváis con tezón en vuestro corazón.
¡Alegraos! Porque vuestro esfuerzo no carecerá de recompensa porque sois benditos de Dios.
A los que hacen el mal,sigan haciéndolo;porque se encontrarán como solos en el páramo,sin refugio,y con la terrible certeza de haber equivocado el camino.
¡¡Hallad el Amor,y encontrareis el Camino!!
Solo me quedaba una pregunta...
¿Cual es la razón de la existencia?
-La razón de la existencia - me susurró el corazón -ES para que halléis el amor entre tanta oscuridad,y os esforcéis como en una escuela,por APRENDER - y lo que halléis y aprendáis, debe ser para que se os otorgue el diploma del espíritu de Dios; si no suspenderéis y solo conseguiréis graduaros en la...OSCURIDAD

AUTOR YEDRA

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

PRIMER AMOR " ¡Y AMÓ! COMO...

Enviado por yedra  

PRIMER AMOR


"¡Y amó!
como posiblemente sólo se ama una vez en la vida.

En sus ojos veía reflejado los colores del atardecer...las luces brillantes del firmamento.


Su risa la creía escuchar en el viento que mecía suavemente las ramas de aquellos árboles que cruzaban por su camino.

Sus brazos fueron veredas en las que su ser felizmente se perdió.
Y vagó con éxtasis por los caminos de su piel,parando el tiempo a su alrededor...volando el alma por el cielo de la pasión.

Y la llevaba siempre en su mente y en su corazón;y cuando se separaba de ella...todo parecía evocarla,y los días se hacían eternos...los minutos trascurrían en su recuerdo.
¡Y la añoraba!
¡La soñaba!

¡Y amaba!
Como posiblemente no se vuelve amar en la vida.

¡El amanecer traía nuevos colores con su recuerdo!
El atardecer susurraba suave su declive hacia las sombras...con su recuerdo.
La canción que sonaba...lo hacia por ella.

¡Y llegó el día! que la separación ya no seria más.
Pero...¡ay! sintió un dolor como posiblemente no se vuelve a sentir en la vida.
¡El amanecer no fue compartido!
¡El atardecer sólo resonaba en su corazón!
¡La canción que sonaba, no llegaba a sus oídos!
¡La añoranza sólo la sentía su corazón!
¡La pasión sólo anidaba en un espíritu!
¡El recuerdo cálido sólo partía de su ser!

¡Y sus estrellas se apagaron!
¡El atardecer dejó de traer sus colores!
Y un dolor lacerante se extendió por todo su ser como espinas clavadas en el alma.

¡Y sintió un dolor como posiblemente jamás se vuelve a sentir en la vida!

Y pasaron los años...sus sienes se tiñeron de plata andando otras veredas,contemplando otros horizontes.
Y la brisa traía otros aromas,otros perfumes que se extendían por su corazón y acariciaban su mente.

Y las estrellas volvieron a brillar por los caminos de su corazón,iluminando su alma.
Pero a veces sin saber porqué,un eco de otro tiempo se acerca y golpea en un rincón del recuerdo...y una sombra cruza sus ojos;y vuelve a sentir en su ser aquella sensación...aquél dolor perdido en el tiempo.

¡ Y volvió a recordar aquél dolor...
como posiblemente no se vuelve a sentir en la vida!

AUTOR YEDRA

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 31 hasta el 40 de un total de 43 Cuentos de amor

Añade tus comentarios