30 Cuentos para reflexionar 

UN YOGUI AL BORDE DEL CAMINO

Era un yogui errante que había obtenido un gran progreso interior.
Se sentó a la orilla de un camino y, de manera natural, entró en éxtasis.
Estaba en tan elevado estado de consciencia que se encontraba ausente de todo lo circundante. Poco después pasó por el lugar un ladrón y, al verlo, se dijo: “Este hombre, no me cabe duda, debe ser un ladrón que, tras haber pasado toda la noche robando, ahora se ha quedado dormido. Voy a irme a toda velocidad no vaya a ser que venga un policía a prenderle a él y también me coja a mí”. Y huyó corriendo. No mucho después, fue un borracho el que pasó por el lugar.

Iba dando tumbos y apenas podía tenerse en pie. Miró al hombre sentado al borde del camino y pensó: “Éste está realmente como una cuba. Ha bebido tanto que no puede ni moverse”.
Y, tambaleándose, se alejó. Por último, pasó un genuino buscador espiritual y, al contemplar al yogui, se sentó a su lado, se inclinó y besó sus pies.

Reflexión: Así como cada uno proyecta lo que lleva dentro, así el sabio reconoce al sabio.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

66.67%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

LOS CIEGOS Y EL ELEFANTE

Se hallaba el Buda en el bosque de Jeta cuando llegaron un buen número de ascetas de diferentes escuelas metafísicas y tendencias filosóficas.
Algunos sostenían que el mundo es eterno, y otros, que no lo es; unos que el mundo es finito, y otros, infinito; unos que el cuerpo y el alma son lo mismo, y otros, que son diferentes; unos, que el Buda tiene existencia tras la muerte, y otros, que no. Y así cada uno sostenía sus puntos de vista, entregándose a prolongadas polémicas. Todo ello fue oído por un grupo de monjes del Buda, que relataron luego el incidente al maestro y le pidieron aclaración. El Buda les pidió que se sentaran tranquilamente a su lado, y habló así:
-Monjes, esos disidentes son ciegos que no ven, que desconocen tanto la verdad como la no verdad, tanto lo real como lo no real. Ignorantes, polemizan y se enzarzan como me habéis relatado. Ahora os contaré un suceso de los tiempos antiguos. Había un maharajá que mandó reunir a todos los ciegos que había en Sabathi y pidió que los pusieran ante un elefante y que contasen, al ir tocando al elefante, qué les parecía. Unos dijeron, tras tocar la cabeza: “Un elefante se parece a un cacharro”; los que tocaron la oreja, aseguraron: “Se parece a un cesto de aventar”; los que tocaron el colmillo: “Es como una reja de arado”; los que palparon el cuerpo: “Es un granero”. Y así, cada uno convencido de lo que declaraba, comenzaron a querellarse entre ellos.

El Buda hizo una pausa y rompió el silencio para concluir:
-Monjes, así son esos ascetas disidentes: ciegos, desconocedores de la verdad, que, sin embargo, sostienen sus creencias.

Reflexión: La visión parcial entraña más desconocimiento que conocimiento.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Reflexión de Vida

Enviado por gabl  

Las horas se vuelven frágiles cuando el pensamiento vaga entre desgastadas neuronas.

Cuando no hay coincidencias entre el ayer y el presente, cuando los recuerdos se evaporan como agua hirviendo, o se derriten como hielo expuesto a la intemperie.

Duelen los años vividos y forman parte de la historia de cada ser humano. No hay tiempo para enmendar errores, para revivir el ayer y que se convierta en el quehacer de hoy.

Tiempo pasado, irrecuperable. Pesa la conciencia, sobrevienen los remordimientos. No hay tiempo del perdón. Consiente o involuntariamente el daño causado no se puede resarcir.

Queda aprender de las experiencias propias o ajenas y tomar de ellas lo positivo. Aun así cuesta recobrar la confianza, elevar la autoestima y equilibrar los actos en la balanza de la vida.

gbl
20/11/2017
Derechos Reservados de Autor

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

ESTA PROFESORA YUCATECA ESTABA SIEMPRE GRITANDO...

Enviado por soloyo  

Esta profesora Yucateca estaba siempre gritando el nombre de un alumno que se llamaba Cristian.siempre decía ¡Me vas a volver loca,Cristian! ¡Contigo ya no hay caso! Cristian, eres un inútil. Un día, la madre de Cristian fue a la escuela para verificar cómo le estaba yendo a su hijo. La profesora le dijo que su hijo era un desastre, tenía las peores notas del año y que ella, en muchos años de enseñanza, nunca vio un niño así, tan Pendejo. La madre quedó tan asustada con esta sincera conversación que decidió retirar a su hijo Cristian de la escuela y se mudaron a Ciudad de otro país para que Cristian estudie en un centro especializado. Luego de 25 años, a esta misma profesora le fue diagnosticada una grave enfermedad del corazón. Todos los médicos consultados coincidieron que ella necesitaba una cirugía muy delicada y muy costosa que solo un famoso médico radicado en la Ciudad de Mexico podía hacer. La profesora, ya sin esperanzas, decidió vender todo lo que tenía y con los ahorros de toda su vida, emprende el viaje para intentar la costosa cirugía que, finalmente fue realizada por el genial médico, quien declaró que la cirugía fue un éxito absoluto. Cuando ella abrió los ojos, sintió que toda la fuerza volvía a su cuerpo y vio parado a su lado a un bello y joven médico que le sonreía. Ella quiso decir unas palabras de agradecimiento, pero no pudo hablar... Su rostro se puso azul, intentó levantar la mano y hasta quiso gritar pero no pudo hacerlo... y rápidamente... se murió ante el médico que intentaba entender qué es lo que había pasado. Entonces el médico mira a su lado y ve al pendejo de Cristian , que trabajaba en la limpieza del hospital, que desenchufó el respirador artificial para enchufar la aspiradora. ¿QUÉ PENSASTE? ¿QUE CRISTIAN SE HABÍA CONVERTIDO EN UN GRAN CIRUJANO CARDIOVASCULAR? Me parece que viste demasiadas novelas... ¡EL QUE ES PENDEJO , ES PENDEJO TODA LA VIDA!
Pero aún así, el mal que te hagan, en algún momento pagarás.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

EL VIAJERO SEDIENTO

Lentamente, el sol se había ido ocultando y la noche había caído por completo. Por la inmensa planicie de la India se deslizaba un tren como una descomunal serpiente quejumbrosa.
Varios hombres compartían un departamento y, como quedaban muchas horas para llegar al destino, decidieron apagar la luz y ponerse a dormir. El tren proseguía su marcha. Transcurrieron los minutos y los viajeros empezaron a conciliar el sueño. Llevaban ya un buen número de horas de viaje y estaban muy cansados. De repente, empezó a escucharse una voz que decía:
-¡Ay, qué sed tengo! ¡Ay, qué sed tengo!

Así una y otra vez, insistente y monótonamente. Era uno de los viajeros que no cesaba de quejarse de su sed, impidiendo dormir al resto de sus compañeros. Ya resultaba tan molesta y repetitiva su queja, que uno de los viajeros se levantó, salió del departamento, fue al lavabo y le trajo un vaso de agua. El hombre sediento bebió con avidez el agua. Todos se echaron de nuevo. Otra vez se apagó la luz. Los viajeros, reconfortados, se dispusieron a dormir. Transcurrieron unos minutos. Y, de repente, la misma voz de antes comenzó a decir:
-¡Ay, qué sed tenía, pero qué sed tenía!

Reflexión: La mente siempre tiene problemas. Cuando no tiene problemas reales, fabrica problemas imaginarios y ficticios, teniendo incluso que buscar soluciones imaginarias y ficticias.

Autor del

cuento

: Cuento tradicional de la India

64.29%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

Concentración

Enviado por Albertosacris  

Después de ganar varios concursos de arquería, el joven y jactancioso campeón retó a un maestro Zen que era reconocido por su destreza como arquero. El joven demostró una notable técnica cuando dio en el centro de la diana en el primer intento, y luego partió esa flecha con el segundo tiro...

- "Ahí está", le dijo al viejo, "¡a ver si puedes igualar eso!".

Inmutable, el maestro no desenfundó su arco, pero invitó al joven arquero a que lo siguiera hacia la montaña. Curioso sobre las intenciones del viejo, el campeón lo siguió hacia lo alto de la montaña hasta que llegaron a un profundo abismo atravesado por un frágil y tembloroso tronco. Parado con calma en el medio del inestable y ciertamente peligroso puente, el viejo eligió como blanco un lejano árbol, desenfundó su arco, y disparó un tiro limpio y directo.

- "Ahora es tu turno", dijo mientras se paraba graciosamente en tierra firme.

Contemplando con terror el abismo aparentemente sin fondo, el joven no pudo obligarse a subir al tronco, y menos a hacer el tiro.

- "Tienes mucha habilidad con el arco", dijo el maestro, "pero tienes poca habilidad con la mente, que te hace errar el tiro".

(Cuento tradicional oriental)

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

LA ZORRA Y LA CARETA VACÍA

Entró un día una zorra en la casa de un actor, y después de revisar sus
utensilios, encontró entre muchas otras cosas una máscara artísticamente trabajada.
La tomó entre sus patas, la observó y se dijo:
- ¡Hermosa cabeza! Pero qué lástima que no tiene sesos.

Moraleja: No te llenes de apariencias vacías. Llénate mejor siempre de buen juicio.

Autor del

cuento

: Esopo

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

EL PASEO REPENTINO

Cuando por la noche uno parece haberse decidido terminantemente a quedarse en casa; se ha puesto una bata; después de la cena se ha sentado a la mesa iluminada, dispuesto a hacer aquel trabajo o a jugar aquel juego luego de terminado el cual habitualmente uno se va a dormir; cuando afuera el tiempo es tan malo que lo más natural es quedarse en casa; cuando uno ya ha pasado tan largo rato sentado tranquilo a la mesa que irse provocaría el asombro de todos; cuando ya la escalera está oscura y la puerta de calle trancada; y cuando entonces uno, a pesar de todo esto, presa de una repentina desazón, se cambia la bata; aparece en seguida vestido de calle; explica que tiene que salir, y además lo hace después de despedirse rápidamente; cuando uno cree haber dado a entender mayor o menor disgusto de acuerdo con la celeridad con que ha cerrado la casa dando un portazo; cuando en la calle uno se reencuentra, dueño de miembros que responden con una especial movilidad a esta libertad ya inesperada que uno les ha conseguido; cuando mediante esta sola decisión uno siente concentrada en sí toda la capacidad determinativa; cuando uno, otorgando al hecho una mayor importancia que la habitual, se da cuenta de que tiene más fuerza para provocar y soportar el más rápido cambio que necesidad de hacerlo, y cuando uno va así corriendo por las largas calles, entonces uno, por esa noche, se ha separado completamente de su familia, que se va escurriendo hacia la insustancialidad, mientras uno, completamente denso, negro de tan preciso, golpeándose los muslos por detrás, se yergue en su verdadera estatura.

Todo esto se intensifica aún más si a estas altas horas de la noche uno se dirige a casa de un amigo para saber cómo le va.

Autor del

cuento

: Franz Kafka

50.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

ÁNGELES EN EL INFIERNO ÁNGELES NACIDOS...

Enviado por yedra  

ÁNGELES EN EL INFIERNO


Ángeles, nacidos en un mundo equivocado, vuestros ojos nuevos se abren por vez primera en el infierno de una Tierra cruel e insensible.

Vuestro llanto al nacer a la luz, se vuelve eterno, pues los pechos que han de

continuar dándoos la vida, están secos como la tierra yerma.

Y os marcháis de este mundo solo conociendo el Horror y el Tormento, en vuestros breves días.
Y mientras vuestros cuerpos reposan permanentemente en la tierra, otros cuerpos odiosos reposan en lujosas villas en París; con gran parte del dinero que hubiera salvado vuestras vidas; dinero quizás donado para ese fin.

Presidentes y dictaduras criminales que no mueven un dedo por sus gentes, responsables del Horror y el Infierno, que acumulan armas y equipan ejércitos, mientras unos ojos limpios e inocentes solo conocen un mundo equivocado y la Tierra que los ha de cubrir, sin contemplar las estrellas en una noche serena.

Otros niños viven un poco más, compartiendo la miseria de una vida sin infancia; trabajando de sol a sol en minas o rebuscando entre la basura para poder vivir. Y en sus manos no se encontrará un juguete, solo callos del arduo trabajo.

Veo sus caras, y veo las caras de nuestros Hijos; pero son los hijos de otros, cuyo pecado solo ha sido nacer en otra parte del planeta, en otra tierra en la que el infierno está instalado y la vida con dignidad no significa nada.

Esos niños a los que venden como ganado, para prostituirlos, para extraerles los órganos, para hacerlos soldados sanguinarios capaces de matar a su propia familia.

¿Cuándo acabará este Horror?
¿Cuándo la Tierra dejará de ser un infierno?
¿Quién pagará por la sangre de estos inocentes?

No hay mayor crimen que el destrozar todas estas vidas nuevas mientras el mundo sigue girando impasible sin pensar que esos niños podrían haber sido los nuestros a los que tanto amamos; pero a los que tenemos que sentir como Hijos de todos, hijos de la vida, hijos del hombre; ese hombre que ha convertido parte de la Tierra en un gran infierno para esos Ángeles nacidos en un mundo equivocado.

AUTOR YEDRA

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

EL ANTISEMITISMO

Enviado por yedra  


Cuando yo era un niño era expresión muy corriente que se insultara de la peor de las maneras a alguien como perro judío,lo cual descalificaba a alguien casi a eternidad.

Yo siendo muy pequeñajo recuerdo que le pregunté a un niño mayor de el porqué se le llamaba así a alguien y su respuesta se me quedó en la mente como una de esas curiosidades que se resisten a marcharse al olvido:

Los perros judíos mataron al SEÑOR.

Mi mente infantil acepto la explicación sin más preguntas y dándola por válida.Al crecer de cuerpo y mente estaba claro que la cosa sería más cuestionable por mis interiores y nuevas preguntas se paseaban insolentes por por mi celebro inquieto.

¿Porque odiar tanto a los judíos? ¿porque mataron al señor?
¿acaso Jesús no era judío? los que lo amaron y lloraron su muerte...¿no eran judíos? los que trasmitieron los evangelios...¿no eran judíos?

Nuestra adorada virgen Maria ¿no era judía?
Ya no me cuadraba nada,a pesar de todo eso...¿porqué odiar a todos ellos después de 2000 años de la muerte de Jesús?

Estaba claro que la excusa de la muerte de Jesús era una patraña para justificar un odio que tenía otras o múltiples causas o intenciones bastantes bastardas e inconfesables.

El fanatismo no resiste el menor análisis coherente y es enemigo de la razón.
Aún hoy en día y vete a saber hasta cuando existe ese odio a los judíos ancestral que se pierde en la noche de los tiempos.
Entender el porqué de las cosas,la cultura es el mejor antídoto contra la barbarie y el odio irracional que además persigue unos fines claros de erradicar al diferente en cultura o religión,además adobado con ancestrales envidias de la prosperidad de comunidades judías.

¿Quienes fomentan el antisemitismo? una pregunta para meditar.

AUTOR.YEDRA

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 30 Cuentos para reflexionar

Añade tus comentarios