43 Cuentos de animales 

El Grillo Feliz

Enviado por mayte78  

EL GRILLO FELIZ

Había un grillo que le gustaba cantar, se pasaba el día, cantando sin parar…. Desde que salía el sol, hasta que llegaba la noche,… nadie nunca, se atrevió a decirle que cantaba muy mal, y se creyó que algún día, ….llegaría a ser artista.
En el lugar donde vivía, todos les sonreían, aunque se taparan los oídos cansados de escucharlo…´pero todos querían mucho al pequeño grillo….
Cuando fue mayor tuvo que irse de su entorno,…y conoció a un grillo viejo, que le dijo la verdad,…
Sabes que cantas muy mal …nunca te lo han dicho, … mejor que te dediques a otra cosa, por ejemplo a bailar, yo te enseñaré que lo hago muy bien….
El grillo se llevó una gran sorpresa, pues nadie, nunca, le había hablado tan claro, …,y dijo: nadie me lo dijo nunca,… ahora comprendo,…. me veían tan feliz e ilusionado, que no querían ponerme triste….
El viejo grillo, con voz ronca, era artista, un gran tenor, …y todas las mañana despertaba a todo su entorno con su canción lirica,…. lo hacía muy bien pero igualmente molestaba con su voz áspera y ronca,…
Y el grillo simpático igual le dijo, ….sabes que lo haces muy bien, pero endulza tu voz con un poquito de miel, y sonará mejor…. Nadie me lo había dicho hasta ahora, y se tomó el poquito de miel….
Los dos grillos se hicieron grandes amigos, ….el grillo viejo enseñó al joven a cantar mejor, le daba clases de canto y también aprendió a bailar muy bien,… y consiguió ser un gran artista, a su lado… actuando en sus musicales…
Un día regresó a su entorno…y notó que seguían queriéndolo, igual que siempre,…. y le dijeron que echaban de menos el escucharlo cantar,…. Pues siempre fue la alegría y la simpatía de aquel lugar.
Entonces el grillo orgulloso y feliz de recibir tanto cariño … regaló a todos con un gran musical, con su amigo el gran tenor….



66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

el pajarito lihue

Enviado por dach2901  

Ahí donde empieza a salir el sol estaba el pajarito llamado Lihue. Él era muy especial… de una especie de solo un color, el de la madera de las montañas de la tierra, Lihue era de color café.

El pajarito Lihue solía detener su vuelo para posarse a mirar a sus amigos pajaritos de diferentes razas… distintos colores, brillos en sus alas, también con un diferente y bello cantar cada uno de ellos. Él pensaba y se imaginaba como uno de ellos, no le gustaba ver todo su plumaje color café sin ningún detalle hermoso como el de ellos, los otros pajaritos.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

El lobo y la cigüeña

Enviado por luzia  

El lobo y la cigüeña
Un lobo devoró su caza tan rápido, con tanto apetito, que terminó con un
hueso atorado en la garganta.
Lleno de dolor, el lobo comenzó a correr de un lado a otro, aullando, y le ofreció
Una buena recompensa para cualquiera que se haya sacado el hueso de la garganta. Con piedad del lobo y con
dispuesta a ganar el dinero, una cigüeña decidió enfrentar el peligro.
Después de quitar el hueso, quería saber dónde estaba la recompensa que el lobo había prometido.
- ¿Recompensa? Gritó el lobo. - ¡Qué cigüeña! Que recompensa, que
¡cualquier cosa! Metiste tu cabeza en mi boca y en lugar de arrancarte la cabeza con un
Te dejo sacarlo sin un rasguño. No piensas
eres muy afortunado, animal insolente! Sal y ten cuidado de nunca acercarte a
mis garras!
Moraleja: no esperes gratitud cuando muestres caridad a un enemigo.El lobo y la cigüeña
Un lobo devoró su caza tan rápido, con tanto apetito, que terminó con un
hueso atorado en la garganta.
Lleno de dolor, el lobo comenzó a correr de un lado a otro, aullando, y le ofreció
Una buena recompensa para cualquiera que se haya sacado el hueso de la garganta. Con piedad del lobo y con
dispuesta a ganar el dinero, una cigüeña decidió enfrentar el peligro.
Después de quitar el hueso, quería saber dónde estaba la recompensa que el lobo había prometido.
- ¿Recompensa? Gritó el lobo. - ¡Qué cigüeña! Que recompensa, que
¡cualquier cosa! Metiste tu cabeza en mi boca y en lugar de arrancarte la cabeza con un
Te dejo sacarlo sin un rasguño. No piensas
eres muy afortunado, animal insolente! Sal y ten cuidado de nunca acercarte a
mis garras!
Moraleja: no esperes gratitud cuando muestres caridad a un enemigo.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

El león y el mosquito

Enviado por luzia  

El león y el mosquito
Un león estaba enojado con un mosquito que seguía zumbando alrededor de su cabeza, pero
Al mosquito no le importó.
-¿Estás pensando que te temeré solo porque crees que eres el rey? - él dijo
arrogante, y luego voló hacia el león y picó su hocico.
Indignado, el león pateó al mosquito, pero lo único que logró hacer fue rascarse
con sus propias garras. El mosquito continuó picando al león, que comenzó a aullar como un
Loco.
Al final, exhausto, enfurecido y cubierto de heridas de sus propios dientes y garras, el
León se rindió. El mosquito se alejó para decirles a todos que había ganado el
león, pero entró directamente en una telaraña. Allí el ganador del rey de los animales encontró su
triste final, comido por una pequeña araña.
Moraleja: a menudo el más pequeño de nuestros enemigos es el más temeroso.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

EL GALLO Y LA PERLA

Un día cierto Gallo, escarbando el suelo, encontró una perla, y se la dio al primer lapidario que halló a mano. “Fina me parece, le dijo, al dársela; pero para mí vale más cualquier grano de mijo o avena.”
Un ignorantón heredó un manuscrito, y lo llevó en el acto a la librería vecina. “Paréceme cosa de mérito, le dijo al librero; pero, para mí, vale más
cualquier florín o ducado.”

Autor del

cuento

: Jean de la Fontaine

65.91%

votos positivos

Votos totales: 44

Comparte:

EL PERRO Y LA LIEBRE

Un perro de caza atrapó un día a una liebre, y a ratos la mordía y a ratos le lamía el hocico. Cansada la liebre de esa cambiante actitud le dijo:
- ¡Deja ya de morderme o de besarme, para saber yo si eres mi amigo o si eres mi enemigo!

Moraleja: Sé siempre consistente en tus principios.

Autor del

cuento

: Esopo

65.22%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

EL PERRO Y LA CORNEJA

Una corneja que ofrecía en sacrificio una víctima a Atenea invitó a un perro al banquete.
Le dijo el perro:
- ¿Por qué dilapidas tus bienes en inútiles sacrificios? Pues deberías de saber que la diosa te desprecia hasta el punto de quitar todo crédito a tus presagios.
Entonces replicó la corneja:
- Es por eso que le hago estos sacrificios, porque sé muy bien su indisposición conmigo y deseo su reconciliación.

Autor del

cuento

: Esopo

64.15%

votos positivos

Votos totales: 53

Comparte:

LAS ZORRAS, LAS ÁGUILAS Y LAS LIEBRES

Cierto día las águilas se declararon en guerra contra las liebres. Fueron entonces éstas a pedirle ayuda a las zorras.
Pero ellas les contestaron:
- Las hubiéramos ayudado si no supiéramos quienes son ustedes y si tampoco supiéramos contra quienes luchan.

Moraleja: Antes de decidir unirte a una campaña, mide primero la capacidad de los posibles adversarios.

Autor del

cuento

: Esopo

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

EL LEÓN, LA ZORRA Y EL LOBO

Cansado y viejo el rey león, se quedó enfermo en su cueva, y los demás animales, excepto la zorra, lo fueron a visitar.
Aprovechando la ocasión de la visita, acusó el lobo a la zorra expresando lo siguiente:
- Ella no tiene por nuestra alteza ningún respeto, y por eso ni siquiera se ha acercado a saludar o preguntar por su salud.
En ese preciso instante llegó la zorra, justo a tiempo para oír lo dicho por el lobo. Entonces el león, furioso al verla, lanzó un feroz grito contra la zorra; pero ella, pidió la palabra para justificarse, y dijo:
- Dime, de entre todas las visitas que aquí tenéis, ¿quién te ha dado tan especial servicio como el que he hecho yo, que busqué por todas partes médicos que con su sabiduría te recetaran un remedio ideal para curarte, encontrándolo por fin?
- ¿Y cuál es ese remedio?, dímelo inmediatamente. - Ordenó el león.
- Debes sacrificar a un lobo y ponerte su piel como abrigo - respondió la zorra -.
Inmediatamente el lobo fue condenado a muerte, y la zorra, riéndose exclamó:
- Al patrón no hay que llevarlo hacia el rencor, sino hacia la benevolencia.

Moraleja: Quien tiende trampas para los inocentes, es el primero en caer en ellas.

Autor del

cuento

: Esopo

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

EL RATÓN CAMPESINO Y EL RATÓN CORTESANO

Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón cortesano le dijo:
- ¿Sabes amigo, que llevas una vida de hormiga? En cambio yo poseo bienes en abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás.
Partieron ambos para la corte. Mostró el ratón ciudadano a su amigo trigo y legumbres, higos y queso, frutas y miel. Maravillado el ratón campesino, bendecía a su amigo de todo corazón y renegaba de su mala suerte. Dispuestos ya a darse un festín, un hombre abrió de pronto la puerta.
Espantados por el ruido los dos ratones se lanzaron temerosos a los agujeros. Volvieron luego a buscar higos secos, pero otra persona incursionó en el lugar, y al verla,
los dos amigos se precipitaron nuevamente en una rendija para esconderse. Entonces el ratón de los campos, olvidándose de su hambre, suspiró y dijo al ratón cortesano:
- Adiós amigo, veo que comes hasta hartarte y que estás muy satisfecho; pero es al precio de mil peligros y constantes temores. Yo, en cambio, soy un pobrete y vivo mordisqueando la cebada y el trigo, mas sin congojas ni temores hacia nadie.

Moraleja: Es tu decisión escoger el disponer de ciertos lujos y ventajas que siempre van unidos a congojas y zozobras, o vivir un poco más austeramente pero con más serenidad.

Autor del

cuento

: Esopo

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 43 Cuentos de animales

Añade tus comentarios