El lobo y la cigüeña 

Enviado por luzia   Seguir

22 Mayo 2020, 21:51

El lobo y la cigüeña
Un lobo devoró su caza tan rápido, con tanto apetito, que terminó con un
hueso atorado en la garganta.
Lleno de dolor, el lobo comenzó a correr de un lado a otro, aullando, y le ofreció
Una buena recompensa para cualquiera que se haya sacado el hueso de la garganta. Con piedad del lobo y con
dispuesta a ganar el dinero, una cigüeña decidió enfrentar el peligro.
Después de quitar el hueso, quería saber dónde estaba la recompensa que el lobo había prometido.
- ¿Recompensa? Gritó el lobo. - ¡Qué cigüeña! Que recompensa, que
¡cualquier cosa! Metiste tu cabeza en mi boca y en lugar de arrancarte la cabeza con un
Te dejo sacarlo sin un rasguño. No piensas
eres muy afortunado, animal insolente! Sal y ten cuidado de nunca acercarte a
mis garras!
Moraleja: no esperes gratitud cuando muestres caridad a un enemigo.El lobo y la cigüeña
Un lobo devoró su caza tan rápido, con tanto apetito, que terminó con un
hueso atorado en la garganta.
Lleno de dolor, el lobo comenzó a correr de un lado a otro, aullando, y le ofreció
Una buena recompensa para cualquiera que se haya sacado el hueso de la garganta. Con piedad del lobo y con
dispuesta a ganar el dinero, una cigüeña decidió enfrentar el peligro.
Después de quitar el hueso, quería saber dónde estaba la recompensa que el lobo había prometido.
- ¿Recompensa? Gritó el lobo. - ¡Qué cigüeña! Que recompensa, que
¡cualquier cosa! Metiste tu cabeza en mi boca y en lugar de arrancarte la cabeza con un
Te dejo sacarlo sin un rasguño. No piensas
eres muy afortunado, animal insolente! Sal y ten cuidado de nunca acercarte a
mis garras!
Moraleja: no esperes gratitud cuando muestres caridad a un enemigo.

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:
Añade tus comentarios