16 Moralejas cortas 

EL LEÓN Y EL ASNO

Se juntaron el león y el asno para cazar animales salvajes. El león utilizaba su fuerza y el asno las coces de su pies. Una vez que acumularon cierto número de piezas, el león las dividió en tres partes y le dijo al asno:
- La primera me pertenece por ser el rey; la segunda también es mía por ser tu socio, y sobre la tercera, mejor te vas largando si no quieres que te vaya como a las presas.

Moraleja: Para que no te pase como al asno, cuando te asocies con alguien, hazlo con aquél que tenga igual poder que tú.

Autor del

cuento

: Esopo

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

EL CANOSO Y SUS DOS PRETENDIENTES

Un hombre ya canoso tenía dos pretendientes, una joven y otra más vieja.

Apenada la de mayor edad de tratar con un hombre más joven que ella, cada vez que él la visitaba le quitaba los cabellos negros. A su vez la más joven, no queriendo tener por amante a un hombre viejo, le arrancaba los cabellos canos.

Con esto sucedió que el hombre, pelado alternativamente por una y por la otra, se quedó completamente calvo.

Moraleja: Lo que mal se distribuye, mal se retribuye.

Autor del

cuento

: Esopo

64.71%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

LOS TRES QUEJOSOS

¡Qué mal (gritó la mona)
que estoy sin rabo!
¡Qué mal estoy sin astas!
Repuso el asno.
Y dijo el topo:
Más debo yo quejarme,
que estoy sin ojos.
No reniegues, Camilo,
de tu fortuna;
que otros podrán dolerse
más de la suya.

Moraleja:
Si se repara,
nadie en el mundo tiene
dicha colmada.

Autor del

cuento

: Juan Eugenio Hartzenbusch

63.64%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

LA ESPIGA

Pidiendo a la aurora perlas,
con vivas ansias,
la espiga hacia el firmamento
su frente alzaba.
Hinchó el rocío su seno,
se vio granada,
y, de entonces, a la tierra
se dobla esclava,
y ya no mira a los cielos;
ved si es ingrata.

Moraleja:
¡Cómo semeja a la espiga
la raza humana!
¡Qué rezos pidiendo al cielo
dichas ansiadas!
¡Qué terrenales olvidos
cuando se alcanzan!

Autor del

cuento

: Felipe Jacinto Sala

63.16%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

LA ZORRA Y EL BUSTO

Dijo la Zorra al Busto,
Después de olerlo:
«Tu cabeza es hermosa,
Pero sin seso»

Moraleja:
Como éste hay muchos,
Que aunque parecen hombres,
Sólo son bustos.

Autor del

cuento

: Félix María Samaniego

57.14%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

EL LABRADOR Y LOS PERROS

Aprisionó el mal tiempo a un labrador en su cuadra.

No pudiendo salir para buscar comida, empezó por devorar a sus carneros; luego, como el mal tiempo seguía, comió también las cabras; y, en fin, como no paraba el temporal, acabó con sus propios bueyes. Viendo entonces los perros lo que pasaba dijéronse entre ellos:
- Larguémonos de aquí, pues, si el amo ha sacrificado los bueyes que trabajan con él, ¿cómo nos perdonaría a nosotros?

Moraleja: Cuídate muy en especial de aquellos que no temen en maltratar a sus mejores amigos.

Autor del

cuento

: Esopo

57.14%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

Desde el 11 hasta el 16 de un total de 16 Moralejas cortas

Añade tus comentarios