LA ZORRA Y LOS RACIMOS DE UVAS 

Estaba una zorra con mucha hambre, y al ver colgando de una parra unos deliciosos racimos de uvas, quiso atraparlos con su boca.
Mas no pudiendo alcanzarlos, a pesar de sus esfuerzos, se alejó diciéndose:
- ¡Ni me agradan, están tan verdes!

Moraleja: Nunca traslades la culpa a los demás de lo que no eres capaz de alcanzar.

Autor del cuento: Esopo

76.67%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:
Añade tus comentarios