ORACIÓN ¡HOY QUISIERA SEÑOR! PARARME UN... 

Enviado por yedra   Seguir

25 Mayo 2019, 21:16

ORACIÓN


¡Hoy quisiera Señor! Pararme un momento en mi andar por la vida y pedirte disculpas por algo que puede ser que no marche bien en mi alma.

¡No te siento! lo suficiente Señor en el Altar adornado en tu honor ni en las ofrendas que te dedican con fervor en un domingo

cualquiera.

¡No te siento!lo suficiente, en esas llamas trémulas que iluminan los rincones oscuros de tu Hogar. Ni tan siquiera las pinturas dedicadas a Ti, que cuelgan en las paredes bendecidas de tu templo.

Ni aun ¡discúlpame Señor! el verte clavado en la cruz, me hace sentir lo suficiente tu presencia, me conmueve pero mi corazón siente algo más que no se si está bien, y ello te ofende.

Por eso en esta tarde quiero pedirte disculpas por estos desvarios de mi corazón y de mi alma, porque ¡Señor!, estos disparates de mi ser, me hacen ver y sentirte más en otros lugares, en otras sendas.

Veo más tu altar en el corazón del Hombre que ama a sus semejantes olvidándose de sí mismo.
Ese altar que se adorna con las manos tendidas para sostener y apoyar al que sufre.

Te siento más en las ofrendas de un corazón sincero, en las miradas de amor de las madres por sus hijos, en la risa feliz de unos niños que juegan, despreocupados del mañana...

Te siento más en la luz tenue del amanecer o en los colores trémulos que se deslizan en el ocaso trayendo ensoñaciones al corazón.

Siento más tu templo en el cielo estrellado que embebe el alma, en el viento que mece las ramas de los árboles; en el agua cantarina que susurra en la fuente;en el eco de paz de una tarde serena. Aunque me duela verte colgado del madero y sin vida, mi corazón te siente más, lleno de ella cuando dejabas que los niños se acercaran a ti, y los bendecías;cuando tus manos aliviaban el sufrimiento del cuerpo y el espíritu. Cuando tu palabra llena de vida consolaban al alma confusa y perdida.

Por eso no puedo sentirte en la muerte y el tormento, aunque fue por nosotros;sino en la vida plena de tus hechos y palabras.
¡Ya ves Señor!, no parece tener enmienda mi corazón.

Por eso en esta tarde clara y luminosa quisiera pedirte que tengas paciencia conmigo, Señor, y me disculpes por todos estos disparates de mi corazón.

AUTOR YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:
Añade tus comentarios