ONDAS CONCENTRICAS 

Enviado por yedra   Seguir

28 Abril 2019, 12:33


La pareja de mediana edad lloraba de forma desconsolada sentados en aquél parque olvidado por el tiempo en algún rincón de Madrid.

Él,un hombre curtido por las horas de duro trabajo bajo el sol de los campos de Andalucía.

Ella una sencilla ama de casa.

Agarrados mutuamente, sentían resbalar el mutuo desconsuelo,en forma de lágrimas hondas que surcaban sus rostros.

Testigo del llanto del matrimonio un hombre no podía apartar los ojos de la conmovedora escena.Con timidez se les acercó...

-¡Miren uds! ¡discúlpenme si les molesto! ¿que les pasa? ¿porqué lloran así? ¿que les sucede? ¡No he podido evitar acercarme a preguntarles!

-La pareja le contó la causa de su llanto...

Mire UD hemos tenido que dejar a nuestra niña de cuatro años solita en el hospital,está afectada de poliomielitis y tiene que quedarse allí,y nosotros nos tenemos que marchar a Cadiz pues tenemos otros hijos y se nos acaba el dinero-les relató la desconsolada pareja-

Ese desconocido,les consoló con palabras de ánimo y fue soltar un poco de la pena que sentían ese marido y su mujer al escuchar esas amables palabras,y unos oídos atentos a problemas ajenos.

Pasaron los años,¡muchos! esa niña que se llevó 6 años de su vida la mayor parte del tiempo sola en ese hospital...¡se caso y fue madre de dos hermosos hijos!

Esa pareja que lloraba en un parque de Madrid,al hechar la vista atrás,recuerdan con un cariño especial a ese desconocido que se les acercó para consolarlos en un momento de fuerte aflicción.
Un hombre...anónimo,sin nombre,que su hermoso gesto...perduró en la memoria de aquella gente sencilla,que le recordó para siempre instalándose en la memoria.

A veces nos preguntamos si nuestra vida tiene alguna importancia,para nosotros mismos y para los demás;y en demasiadas ocasiones creemos que no...¡gran equivocación!

Nuestras vidas son muy importantes y valiosas.Son como esas piedras lanzadas al agua que producen ondas concentricas y afectan a su entorno de alguna manera.Un bonito gesto,una palabra de consuelo,un acto de amor...puede ser algo que sea recordado para toda la vida e influya en otras vidas y a su vez sea esparcidas como esas ondas concentricas que se forman al paso de una piedra en el agua.

Nuestros actos y gestos pueden influir de forma decisiva para bien o para mal en otras vidas.Un niño maltratado vé truncada en demasiadas ocasiones su capacidad de ser feliz,a llevar a la edad adulta,sino se remedia de alguna forma su vivencia de infelicidad puede ser trasmitida a otras personas cercanas en su vida...trasmitiendo infelicidad.

Por eso la importancia de nuestras vidas es decisiva y de enorme responsabilidad personal para esparcir ondas positivas o negativas que condicionen la forma de ver el mundo de otras gentes a nuestro alrededor.

Un gesto de solidaridad fue agradecido y recordado...¡toda una vida!
Un hermoso gesto que fue trasmitido para que no quedara en el olvido y así es pues lo...¡TRASMITO A VOSOTROS!

Así se me contó...¡así os lo cuento!

¡Se me olvidaba! el matrimonio que lloraba en el parque...¡eran mis suegros! La niña que estaba en el hospital...¡era mi mujer!

Lo que decidimos hacer con nuestras vidas no solo nos afecta a nosotros...se trasmite como ondas concentricas en un estanque...esparciendo felicidad,consuelo o justamente lo contrario.

¡¡LA RESPONSABILIDAD ES GRANDE!!


UN SALUDO

A la memoria de mis suegros

AUTOR:YEDRA

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:
Añade tus comentarios