LOS CARACOLES 

Un joven se encontraba braseando unos caracoles. Al oír cómo crepitaban, exclamó:
- Menudos bichejos, tienen sus hogares en llamas ¡y todavía cantan!

Moraleja: Hacer burla mientras infringes dolor, es daño doble.

Autor de la fábula: Esopo

75.03%

votos positivos

Votos totales: 921

Comparte:
Añade tus comentarios