EL LEÓN, LA ZORRA Y EL RATÓN 

Dormía tranquilamente un león, cuando un ratoncillo se puso a correr sobre su cuerpo. Se despertó el león, y se movió en todas direcciones buscando a ver quien era el intruso que le molestaba.
Lo observaba una zorra, y le criticó por creer que tenía miedo de un simple ratoncillo, siendo él todo un señor león.
- No es miedo del ratoncillo - dijo el león -, sino que me sorprendió que hubiera un animal que tuviera el valor de pisotear el cuerpo de un león dormido.

Autor del cuento: Esopo

71.43%

votos positivos

Votos totales: 28

Comparte:
Añade tus comentarios