LA VÍBORA Y LA ZORRA 

Arrastraba la corriente de un río a una víbora enroscada en una maraña de espinas. La vio pasar una zorra que descansaba y exclamó:
- ¡Para tal clase de barco, tal piloto!

Moraleja: Personas perversas siempre conectan con situaciones perversas.

Autor del cuento: Esopo

76.32%

votos positivos

Votos totales: 76

Comparte:
Añade tus comentarios