LA SERPIENTE Y LA LIMA 

En casa de un cerrajero
Entró la Serpiente un día,
Y la insensata mordía
En una Lima de acero.
Díjole la Lima: «El mal,
Necia, será para ti;
¿Cómo has de hacer mella en mí,
Que hago polvos el metal?»

Moraleja:
Quien pretende sin razón
Al más fuerte derribar
No consigue sino dar
Coces contra el aguijón.

Autor del cuento: Félix María Samaniego

71.43%

votos positivos

Votos totales: 42

Comparte:
Añade tus comentarios