LA RANA Y LA GALLINA 

Desde su charco, una parlera rana
oyó cacarear a una gallina.
«¡Vaya! -le dijo-; no creyera, hermana,
que fueras tan incómoda vecina.
Y con toda esa bulla, ¿qué hay de nuevo?»
«Nada, sino anunciar que pongo un huevo».

«¿Un huevo sólo? ¡Y alborotas tanto!»
«Un huevo sólo, sí, señora mía.
¿Te espantas de eso, cuando no me espanto
de oírte cómo graznas noche y día?
Yo, porque sirvo de algo, lo publico;
tú, que de nada sirves, calla el pico».

Moraleja: Al que trabaja algo, puede disimulársele que lo pregone; el que nada hace, debe callar.

Autor del cuento: Tomás de Iriarte

61.54%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:
Añade tus comentarios