LA PALOMA, EL CUERVO Y EL CAZADOR 

Se hizo amiga de un Cuervo una Paloma,
y algún tiempo después tan bien graznaba,
que, al oírla sin verla, era forzoso
que todos por un cuervo la tomaran.

Fue tal su aplicación, que en breve plazo
a robar aprendió con arte y maña.
¡No es raro! ¡ya se ve! con tal maestro
debió salir muy hábil la oficiala.

Muchos granos de trigo, uno por uno,
de cualquier sementera se robaba;
y hurtó tanto, que al fin los labradores
cansados, acordaron atraparla .

Ella, que sus ardides no conoce.
cayó indefensa en la traidora trampa
y al llegar a las manos de un labriego,
a sabroso manjar fue destinada.

Se aflige la infeliz y se disculpa,
diciendo que un mal Cuervo la enseñaba
a graznar y robar. - Pues no te vale,
contesta el labrador, tu excusa vana.

Si con otras palomas anduvieras,
o te quedaras metidita en casa, .
no serías ladrona ni atrevida,
ni te vieras al plato destinada.

Mas ya que con el cuervo te juntaste
y aprendiste tan bien sus malas mañas ,
yo te asaré a la noche, y con tu vida
pagarás las espigas que me faltan.

Siempre tiene mal fin el insensato
que con gente perversa se acompaña.

Autor del cuento: José Joaquín Fernández de Lizardi

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:
Añade tus comentarios