LA GARRAPATA Y EL PERRO 

Una garrapata se aferró al lomo de un perro y le dijo:
- De aquí no me muevo hasta que me de la gana.
El pobre perro, oyendo esto, se echó a dormir triste y preocupado. Pero de repente, se enfureció, y se rascó y se rascó hasta que la garrapata no tuvo más remedio que huir corriendo.

Moraleja: Así son algunas personas; se creen con el derecho a tratarnos como quieran y a veces no sabemos cómo deshacernos de ellas.

Autor del cuento: Dani Alcalà

56.25%

votos positivos

Votos totales: 32

Comparte:
Añade tus comentarios