GRATITUD 

Un buen día Nasrudin se encontraba trabajando en su granja, cuando se le clavó una espina en el pie. Aún gritando de dolor, exclamó:
- ¡Gracias a Dios, gracias!, y remató:
- ¡Es una suerte que hoy no llevara puestos mis zapatos nuevos!

Moraleja: Todo depende de cómo lo mires.

Autor de la fábula: Cuento tradicional sufí

75.57%

votos positivos

Votos totales: 221

Comparte:
Añade tus comentarios