EL SEÑOR ARAÑA Y LA SEÑORA MOSCA 

Cuenta una historia que una vez existió un señor Araña al que le gustaba una señora, la señora Mosca.

El señor Araña iba siempre detrás de la señora Mosca, intentando seducirla de mil maneras diferentes, pero a la señora Mosca no le gustaba el señor Araña.

En una ocasión, el señor Araña se acercó hasta la casa de la señora Mosca, y tocó la puerta. La señora Mosca, harta ya de aquella situación, preparó un cazo de agua hirviendo, abrió la puerta y se la tiró sin piedad al señor Araña.

El señor Araña, gritando de dolor, se marchó presa del pánico hacia su guarida, jurando que aquello no iba a quedar así, y que tanto él como sus descendientes iban a hacer pagar caro aquello a la Mosca y a todos sus descendientes.

Y así es como, aún a día de hoy, las arañas matan y se comen a las moscas en cuanto tienen ocasión.

Moraleja: No le hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti.

Autor de la fábula: Cuento tradicional

55.56%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:
Añade tus comentarios