EL MILANO Y LA GAVIOTA 

Una vez una gaviota dio caza a un pez enorme que no le cabía entero en el pico. Al intentárselo comer, murió ahogada tristemente. Un milano que observó la escena al completo, sentenció:
- Lo tienes bien merecido, por comer aquello que no puedes.

Moraleja: No sobreestimes tus capacidades.

Autor de la fábula: Esopo

74.42%

votos positivos

Votos totales: 868

Comparte:
Añade tus comentarios