EL MILAGRO DE LAS ROSAS 

Un buen día la joven Isabel, acorde a su noble espíritu, se dispuso a realizar una buena obra. Para ello, y en contra de la voluntad de su rica familia, organizó un cesto con huevos, pan, carne y otros alimentos y se dispuso a bajar al pueblo de Eisenach situado justo bajo su morada, el Castillo de Wartburg, para repartirlo entre los pobres. Escondió dicho cesto bajo un manto y comenzó el pequeño viaje. Al cabo de un rato, apareció su marido Ludwing IV de Thuringia, que volvía de pasar la mañana cazando. Sorprendido le preguntó, al ver el bulto bajo su manto, qué era lo que estaba cargando. Ella triste y sin palabras, apesadumbrada por la situación, no dijo nada. Entonces Ludwing abrió el manto con desprecio y para su sorpresa vio que tan sólo contenía un ramo de rosas.

Esta es una leyenda popular cristiana originada en la Edad Media, en la cual se produce un milagro en forma de unas rosas que muestran la incidencia de Dios en la vida de las personas.

Autor del cuento: Anónimo

67.27%

votos positivos

Votos totales: 55

Comparte:
Añade tus comentarios