EL LEÓN MARINO Y EL PINGÜINO 

Estaba un león marino en el polo norte estirado tranquilamente en un trozo de hielo, cuando de repente un pingüino se sentó a su lado.
- ¿Pero qué haces incauto? - dijo el león - ¿no ves que te puedo comer?
- Se me ha quedado el móvil sin batería - replicó el pingüino, sin ni siquiera levantar la cabeza -.

Moraleja: Presta atención a tu alrededor, tus pequeños problemas no son nada comparados con el mundo.

Autor de la fábula: Dani Alcalà

72.22%

votos positivos

Votos totales: 36

Comparte:
Añade tus comentarios