EL JARDINERO Y LAS HORTALIZAS 

Una vez un chico que paseaba por un pueblo se asomó a un jardín, donde un jardinero realizaba su labor. El chaval, curioso por naturaleza, le preguntó al jardinero si sabía porqué en general las legumbres silvestres crecían mucho más firmes y bonitas que las que se cultivaban.
- Pues eso depende - contestó el jardinero -, porque para algunos como yo la tierra es una dedicada madre, mientras que para otros es tan solo una descuidada madrastra.

Moraleja: El resultado de una labor depende del interés que uno le ponga.

Autor de la fábula: Esopo

71.66%

votos positivos

Votos totales: 247

Comparte:
Añade tus comentarios