EL GATO Y LAS RATAS 

Había una casa invadida de ratas. Lo supo un gato y se fue a ella, y poco a poco iba devorando las ratas. Pero ellas, viendo que rápidamente eran cazadas, decidieron guardarse en sus agujeros.
No pudiendo el gato alcanzarlas, ideó una trampa para que salieran. Trepó a lo alto de una viga, y colgado de ella se hizo el muerto. Pero una de las ratas se asomó, lo vio y le dijo:
- ¡Oye amiguito, aunque fueras un saco de harina, no me acercaría a ti!

Moraleja: Cuídate siempre de lo que te ofrecen los malvados aunque se te presente como muy lindo y atrayente.

Autor del cuento: Esopo

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
Añade tus comentarios