EL ALCE, EL ÁRBOL Y LA ROCA 

Estaba un alce afilando sus astas contra un árbol, cuando el árbol empezó a quejarse:
- Maldito alce, ¿por qué no te aprietas contra la roca?. Me estás haciendo daño y no puedo huir a ninguna parte. La roca por lo menos está muerta.
En estas que la roca alzó la voz:
- Árbol loco, no envíes tus males a los demás y resuelve tus problemas directamente con el alce. A mí tampoco me haría ninguna gracia que viniese a frotarse conmigo, y sí, quizá yo no sea un ser vivo, pero llevo aquí más años que todos vosotros juntos así que respetadme a mí también.

Moraleja: La naturaleza es un bien que hay que preservar, todo está ahí por algo.

Autor de la fábula: Dani Alcalà

75.41%

votos positivos

Votos totales: 122

Comparte:
Añade tus comentarios