Cortahilos en venta 

Enviado por alheli   Seguir

8 Septiembre 2020, 20:07

...Y no sabiendo como dárselo la hizo sentar sobre unos rollos descoloridos en franela, apoyados sobre una mesa. No sé decidía, miraba las letras del titulo grabadas doradas sobre la tapa, más aún dudaba. Y la beso, inclinando un poco su rostro, alzando un poco la mirada, le alcanzo el rostro y la beso. Acaso fue por el miedo de no saber que decir después que sus labios se detuvieron, metidos en un sentimiento confuso. Ella se aparto, cayendo sus cabellos hasta tocarlo, y de un salto descendió de esa montaña de telas. Con en libro en su mano y la otra sobre el yelmo de su alma, obscurecieron sus labios diciendo: No vengas.

Se quedo el atolondrado, mirando las sobras de su huida, Sin pensar hacerlo, habían sido sus ojos de un café muy dulce y sus pestañas rizadas alcanzaban casi aquellas mejillas apenas empolvadas. La había visto tan linda allí sentada y lo había confundido cuando con gracia monísima lo miro sin protesta, sin que la línea de sus cejas mostrase sorpresa. Y era tan profunda la llave hasta su sonrisa y tan obscura su mirada que todo sentimiento se ocultaba en ella.

Allá en una habitación de conchas rosas, el espejo danzaba por el aire para atrás y para adelante, asintiendo en constante inquietud a aquello que ella estaba pensando. Y ella viendolo se asusto, pues en ese momento pensaba en nada.

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:
Añade tus comentarios