¿CÓMO QUE EJE INCLINADO? 

Enviado por beache   Seguir

18 Enero 2023, 22:02

¿Cómo Que Eje Inclinado?
XXXIII

Este no es cuento.-
Es una opinión o algo así.
¿O es una duda?
Para peor, no aparecen 3 imágenes que ayudan a comprender lo que se plantea.-
Y, de todas maneras, está mucho más comprensible hacia el final

Tantas veces hallas visto un texto científico o escuchado a algún eminente erudito de temas espaciales, un docto especialista chileno poseedor de Magísteres y otros post y posteriost, escucharás argumentos respecto de que en el planeta Tierra se diferencian dos polos que atraen magnéticamente a una gran cantidad de objetos, y que son la base de una serie de aparatos de gran utilidad y utilización principalmente en lo relativo a la necesidad de ubicarse.

Mientras la Tierra gira trasladándose por el espacio alrededor del sol, realiza una trayectoria elíptica que implica acercársele y alejarse dos veces al año, produciéndose cuatro situaciones temporarias distintas que originan las estaciones.

Ahora que, a la misma vez que el planeta se traslada por el espacio, va girando sobre sí misma en torno a un eje imaginario que, según ellos, está inclinado, para que pueden explicarse la existencia de las 4 estaciones con sus características propias.
-Pero... ¿Por qué inclinado?... ¿No puede estar derechito, el muy porquería? -. Digo.
-No puede estar derechito, porque así las estaciones del año no se producirían. Habría siempre una sola estación. O al menos una mezcla de todas ellas-. Dicen.

-Tiene que estar derechito, porque si no fuese así, el sol se vería haciendo un movimiento en zigzag en su viaje de su aurora a su ocaso-. Digo.-
-El sol no se mueve, pues. Es la Tierra la que realiza movimientos y los humanos casi no nos damos cuenta-. Dicen
-Entonces, eso lo explica. Queda probado-. Digo.
¿Notan mi sarcasmo?
Pero algo ocurre que no me deja conforme.

Pasa que yo miro salir el sol por las mañanas de los días sin lluvia y puedo ver que sale bastante al sur del Volcán Llaima y en otro tiempo se ve claramente al norte. Y también veo una estrella que “se posa” en mi ventana y veo cómo cambia de posición con los días hasta que desaparece. ¿Es por el eje inclinado?. ¿No sería más lógico que fuese al revés, porque la variaciones debieran ser hacia otros lugares de la tierra y no en mi ventana? Digo, tiene lógica que desaparezca de mi ventana durante las horas de la noche como consecuencia del movimiento de rotación, pero debiera permanecer bastantes días ahí mientras el movimiento de traslación se completa.
¿Qué lógica tiene la representación del Sol y los planetas que nos dan los textos?

Aquí vemos dos representaciones del sol y sus planetas cercanos. Ambas debieran ser equivalentes, sólo que vistos desde diferentes puntos del espacio. ¿Hacia dónde está inclinado el eje de la Tierra? Supongamos arriba del apunte, el polo norte, para no perder la costumbre, ¿hacia dónde está inclinado el eje? ¿Hacia la izquierda o la derecha, hacia adentro o hacia afuera, hacia adelante o hacia atrás?

Yo creo que una inclinación así, no podría generar las 4 estaciones. En alguna parte de la órbita elíptica se repetiría la misma inclinación, generando dos estaciones iguales. Por ejemplo, otoño y primavera iguales. O peor aún, verano e invierno iguales.

Para sustentar la teoría que explica generación de las estaciones, tendría que producirse una combinación en dos sentidos. Así como demasiado conveniente. Por ejemplo, izquierda y adentro y en la parte cercana de la órbita elíptica: Verano en el hemisferio norte. ¿No será demasiado rebuscado?

¿Y funciona bien aquí la Teoría de la Relatividad?. Por ejemplo, en la representación de arriba, a la izquierda, donde si dibujan las trayectorias elípticas ¿cómo tira la Tierra de Venus si está al otro lado del sol?
Yo veo que algo no encaja, algo se pasó de largo y, ya sea que nadie se ha detenido a analizar a fondo o se han conformado con la explicación de otros.
Bueno, pero lleguemos a un lenguaje más apropiado, no nos quedemos en el plano literario de esta cuestión. El eje “derechito” o “derecho” significa suponer que ambos polos se encuentran en sentido vertical y proyecta un eje, una línea giratoria paralela a una supuesta línea norte sur del sol. Y, eje inclinado significaría que es oblicuo y que al prolongarlo más allá mediante una línea imaginaria terminaría interceptándose con otra línea imaginaria proyectada por el sol.
Veamos cómo se ve:


Se ve bien. Yo, al menos, veo que se establecen claramente esas dos estaciones. Con la salvedad que el eje debiera ser lo suficientemente marcado para que se establezcan las notables deferencias de ambas estaciones.

Buen punto. Me doy.

Pero sigamos transitando por la traslación anual. Para el otoño y la primavera, la Tierra debería ubicarse, si conservamos esta misma imagen, delante y detrás del sol y serían las posiciones más distantes. Yo trato de proyectar esa misma inclinación y me parece imposible que sirva para generar al otoño distinto de la primavera. Por el simple hecho que la zona más expuesta a la acción luminosa y energética del sol, serían las zonas cercanas a la línea del Ecuador. Tendría que existir otra inclinación diferente, así como viniendo desde dentro del papel hacia el lugar donde tú te encuentras leyendo (o yo escribiendo) ¿Lo ves?, ¿Captas la idea? O que el planeta nos haga la “paleteada” tremenda de acomodarse en “el aire” y moverse convenientemente para generar la diferencia y crear primavera allá lejos y otoño acá al frente.

Así que yo creo, y creer no cuesta plata, que el eje de giro de la tierra no es inclinado. Se mantiene, por decirlo así, paralelo a un hipotético eje de giro del sol y de los demás astros. Lógica simple de la física. Hagan girar una pelota o un tarro lleno con agua y el giro se centra y se verticaliza.

Por otra parte, el mundo, el universo está formado por materia. Y la materia, formada por átomos. Entonces el Sistema Solar se comporta igual que un átomo. Donde el Sol es el núcleo y los planetas, satélites y asteroides se comportan igual que los protones y neutrones. Giran en torno del Sol. Y sus órbitas son elípticas, pero nunca colineales. No todas ellas a igual altura, si me permiten hablar de altura en el universo, como las muestran algunas imágenes de revistas y publicaciones serias.
Las estaciones se producen porque la Tierra gira en una órbita elíptica que asciende y desciende respecto de una altura aparente del Sol, como se muestra en la imagen siguiente.


En la figura de la izquierda se muestra simplemente el moviente perpetuo que se produce en el átomo.
En la figura de la derecha se muestra la Tierra en su órbita ascendente, generando el verano en el hemisferio sur y el invierno en el norte. Cuando llegue a su parte “más baja” será invierno en nuestro hemisferio. El otoño se produce como consecuencia de la tremenda influencia que ejercen las especiales condiciones del verano y debido a que el Planeta se aleja del Sol. Otro similar, genera la primavera que se producirá cuando, según esta imagen, la Tierra se encuentre en la parte de más allá.

Obvio que las órbitas de los planetas son todas de diferente amplitud.

Los científicos sencillamente se han equivocado al establecer su teoría, de la misma forma como se han equivocado tantas veces durante el transcurso del tiempo: ¿acaso no llamaron “átomo” a aquello que era imposible de partir o dividir? Y claro que se puede. ¿O que era el Sol el que giraba alrededor de la Tierra? Siglos de error. Y vidas cegadas en peligro real.

Así como en la materia, en una escala diminuta, las partículas del átomo giran alrededor de un núcleo, teniendo órbitas para su permanente traslado, los planetas y demás cuerpos que forman el Sistema Solar giran en torno al sol.
Y así como otros iones giran sobre los núcleos de átomos vecinos componentes de una misma estructura, otros sistemas planetarios giran sobre otras estrellas de una misma galaxia, pues la ciencia acepta que 98 de cada 100 de ellas posee sistemas planetarios giratorios.

Y las estrellas giran en torno a estrellas de sus propias galaxias y las galaxias sobre otras galaxias. Posiblemente no se dispersan como sostiene la teoría de Big Bang, posiblemente no van alejándose constantemente, sino que simplemente giran sobre gigantescos ejes imaginarios. Ese puede ser el movimiento que el ser humano ha podido, no sólo percibir, sino que medir, cuantificar. Pensar que giran parece mucho más lógico, comprensible, natural y humano.

Y si se ha establecido que existen más de noventa mil galaxias, cada una de ellas formadas por más de 200.000.000.000 de estrellas y si todas ellas se mantienen girando a velocidades extrahumanas y distancias siderales incomprensibles a nuestro entendimiento, en torno a un poderosísimo núcleo que todo lo mueve ¿a título de qué? Si tú le agregas a esa enorme cantidad de estrellas, los 5 ceros correspondientes a las galaxias y que cada una de ellas, casi todas, poseen 10 planetas girando en su entorno, el concepto numérico se pierde y lo dejamos de aquilatar en su real dimensión. Aquí entra el concepto del DIOS como la fuerza del Principio y del Fin, el constructor de toda esta inmensa grandeza. (¿Gira todo en torno a “Dios”? )

La realidad correcta del movimiento de traslación y la generación de las estaciones del año, es mucho más sencilla. En concordancia con la maravillosa existencia de esta sublime creación de la naturaleza que, junto con permitir que en una posición marginal de una galaxia que sólo tiene de especial el hecho de llamarse Vía Láctea, exista una estrella común y corriente llamada Sol y en su torno, girando un planeta, que más que corriente parece ordinario, al compararlo con otros que, fácilmente, le opacan. Pero es aquí donde se dio la maravillosa posibilidad de generarse una variada cantidad de condiciones sincronizadas magistralmente en el tiempo y su espacio y con el material genético adecuado, que permitieron la existencia de la vida.

Y por sobre eso, que ya es maravilloso, que existiera el HOMBRE con toda la grandeza de su condición racional para poder percibirla. Sin el hombre ¿qué importancia tendría que existiese todo lo demás? ¿a quién podría importarle?

El Otoño y la Primavera se producen, obviamente, cuando la Tierra se encuentra en las posiciones lejanas de su órbita. La diametral diferencia entre ambas estaciones es más bien debida a su repercusión en la vida, es decir, en el inicio de un nuevo ciclo de la vida y está influenciada por consecuencias que la temperatura y otros factores tienen fundamentalmente en la atmósfera y los demás subsistemas que la afectan.

En resumen, resumiendo todo en una corta idea, las estaciones del año se producen porque el movimiento de traslación de la Tierra sobre el sol es ascendente y descendente.
Eso es lo que creo y seguiré creyendo.
Como que me llamo Talo Calquín.
Aunque el sol se olvide y me comience a alumbrar por la noche.
Aunque caiga sobre mí un cubo de agua vaciado desde la luna.
Aunque pierda mi nombre la última de sus letras.

¡Eso sí que sería terrible!.
¿Se imaginan, por ejemplo, que una bella muchacha casadera, llegue un día a su casa diciendo:
-Papá, hoy conocí a un señor llamado Tal?-
Con un nombre así, ¿quién me tomaría en serio?
¡Eres un Tal para cuál!

Y esta historia acaba aquí
¿Qué tal?

Yo, bien ¿y tú?... Tú, ¿qué tal, Tal?

12 10 04

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:
Añade tus comentarios