EL CAZADOR MIEDOSO Y EL LEÑADOR 

Buscando un cazador la pista de un león, preguntó a un leñador si había visto los pasos de la fiera y dónde tenía su cubil.
- Te señalaré el león mismo. -dijo el leñador.
- No, no busco el león, sino sólo la pista -repuso el cazador pálido de miedo y castañeteando los dientes -.

Moraleja: Si quieres ser atrevido en las palabras, con más razón debes ser valiente con los actos.

Autor del cuento: Esopo

75.41%

votos positivos

Votos totales: 61

Comparte:
Añade tus comentarios