35 Cuentos breves 

EL RAYO QUE CAYÓ DOS VECES EN EL MISMO SITIO

Hubo una vez un Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio; pero encontró que ya la primera había hecho suficiente daño, que ya no era necesario, y se deprimió mucho.

Autor del

cuento

: Augusto Monterroso

61.11%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:

PRESIONES

- Maestro, mis amigos me dicen que está bien que viva preocupado, presionado, porque eso me alienta a hacer cosas, a buscar derroteros, a construir. Tú me dices que no es así. ¿Cómo es, al fin?
- Hijo, el argumento de tus amigos equivale a que te digan que es bueno que te persiga un rinoceronte porque te motiva a moverte. Mejor construye tu vida con la mente serena y sin miedo ni presiones, como te lo digo yo.

Autor del

cuento

: Cuento zen

57.14%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

RECUERDO

El cambió su perfume. Ella ya no podría recordarlo al respirar.

Autor del

cuento

: Isabel Paz

53.33%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

CONSEJO

- Maestro, noto que mi actitud individualista me crea problemas, el grupo se resiste a aceptarme. ¿Qué puedo hacer?
- Hijo, todo depende de adonde quieres volar. Los cóndores vuelan solos y los pavos en bandada, pero los pavos van de árbol en árbol mientras los cóndores de montaña en montaña. Tu problema no es que el grupo no te acepte sino que como cóndor te estás juntando con pavos. Busca a tu tribu y serás feliz.

Autor del

cuento

: Cuento zen

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

LA OBRA PERFECTA

Enviado por experimento  

La Obra Perfecta

Musuko no kaze, que era aficionado al arte y a los libros recorrió el mundo y las galerías de todos los museos buscando la obra perfecta, el cuadro perfecto.
Al cabo de una vida y al final de un largo pasillo, Musuko encontró lo que buscaba. Allí había junto a grandes obras pictóricas lo que parecía un cuadro vacío.
Musuko concluyó con sabiduría que la obra perfecta siempre está por hacerse.
No! Sentenció con firmeza y dulzura la encargada del sector.
Lo que usted tiene delante, es un espejo.

vm03/16

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

OPCIONAL

Enviado por adaminaedith  

Van los cantos de pies desnudos por las calles desconocidas de sueños absurdos, nada hay que pueda contener la ausencia cuando el sol brama en el zenit de un marzo cualquiera.
Así, parsimoniosos cantos deslavados se tornan sobre sí mismos hacia el destino del cual fué origen el andar matutino que se inició en un instante cualquiera.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

por si esperas...

Enviado por risaynostalgia  

te reí era temprano ni siquiera asomaba el sol mas te sostuve la mirada y esboce una sonrisa que luego provoco un suspiro eras como una aparición y luego los primeros rayos de sol sobre ti me hicieron saberlo
era travieso desconocido pero fácil de nombrarlo amor a primera vista luego el mundo giro como naturalmente hace me acerque y susurraste en la cima te veré
mas al volver a casa te creí un sueño un sueño que debía ver en una cima no especifica así que me resigne a saber que existías y no salir por ti...

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

HUMO - KOVIZ

Enviado por koviz  

Los santos dirán que soy un pecador por utilizar la iglesia como un hotel, y ni siquiera regresé para confesarme; mi pena estaba elevada al cubo, ni obligado entraré más en ese
lugar. Mis vecinos del evangelio y testigos de Jehová me llamarán Demonio, solo por ignorarlos cuando tocan mi puerta. ¿Será que nunca tienen oficios? Además, son varios,
deberían leer la palabra entre ellos, del mismo modo que conversar. Y ni hablar de mis amigos los santeros, no por ser más oscuro les voy a obedecer ¡Que les pasa! Las religiones
son un asco, un asco hermoso, tan hermoso porque siempre agradecen a Dios, pero ¿Quién es Dios? Es un hombre o una mujer que cada creyente lo disfraza a su manera. Y lo mejor,
es que es tan justo y verdadero, porque mas allá de una religión, él siempre estará para ti, y tu nunca casi siempre para él.
¡La culpa es de Gabriela! La conocí en un basurero. Se acerco
a mí con la mayor vergüenza, pidiéndome que le diera trabajo, porque no quería seguir comiendo de la basura. Le tendí la mano. Trabajaba tan duro, que se fue ganando mi
confianza. Año y medio más tarde, se compró un departamento. Me invitó, y fui a verla.

Me agradeció, y me dijo que todo eso lo había logrado gracias a mí; a la mano que le tendí. Entre copas las horas pasaron, y tan pronto me di cuenta que era la media noche. Observé la
ventana y podían robarme. No lleve el auto. Cargaba el mejor teléfono, el mejor reloj, la calle estaba semioscura. ¡Tenía miedo ser víctima del hampa! Me tocó quedarme en casa de
Gabriela. Y fue allí, donde me vio tan rico como el petróleo. Entre dormido entro en la cama que dormía. Y antes de reaccionar a golpearla, me besó. Me dijo que la acompañara a cumplir una promesa, pero era fuera de casa, y temía salir sola. La acompañé. Llegamos a la iglesia. Y después se dirigió a mi oído, y susurro “shhh”. Quitó mi camisa. Sus manos fueron
directamente a mi miembro. Le dije: “Te lo advierto, tengo un cinturón negro” Le empezó a dar un masaje, hasta lograr lo que quería. Y me dijo: “Nunca serás una mujer completa
hasta que un negro te la meta” Entendía lo que buscaba, pero jamás la detuve. Se arrodillo frente a mí y llevo mis manos a la parte trasera de su cráneo; insistía la tomara por el cabello. Continúo bajando mi short adjunto con mi ropa interior, logrando así desnudarme. Y todo sucedió como "Con
paciencia y con saliva se lo hizo el elefante a la hormiga" Me sentí raro estando desnudo frente a una imagen gigantesca de la virgen dentro de una iglesia. Y me dije: “Necesitas
salir a la calle en este mismo instante y encontrarte con una bala perdida”.
Le ayude quitándose la camisa y el resto de la ropa. Nuestros pechos se unieron, nuestras manos tocaron hasta lo no debido, y nuestros labios no dejaron de conocer ningún rincón del cuerpo, con ayuda de la lengua.
¡Hicimos el amor en una iglesia! Mis pensamientos me
iban a matar. La cité, dos días después en mi oficina personal. Y ante aquel reclamo confuso, solo me respondió con sexo oral. Ese del bueno, que tranquiliza tu estrés. Me había enredado amorosamente con ella. La odiaba, y amaba lo rico que me trataba en la cama. Era odio y amor, me torturaba. No estaba de acuerdo con esto, era pecado. Me hizo creer en el evangelio, con la razón de que allí me abriría a Dios, y sería perdonado.
¡Me hartaba tener que escuchar casi todos los días a los evangélicos y testigos de Jehová! Que me repetían lo mismo cada vez. Llegue a gritarles “Vayan a joder a los blancos que los negros ya fuimos esclavos”.
Desde allí “tenía el demonio dentro de mi” según ellos, y la biblia que no sabemos por quien fue escrita.
Me tocó huir de mi trabajo, de la ciudad, que entre tantos chismes me colocaban ante la sociedad como un chico gay que engañaba a las mujeres para tener sexo, para violarlas, pero jamás llegue a considerarme homosexual. Tome el libro de Dios y lo guardé. Más tarde conocí la moda de vestirme de blanco. Experimente la santería. Y lo único bonito que vi en ella, fue alejarme de semejante cosa. Gabriela me
catalogó como un hombre sin decisiones, hasta llego a decirme “Querido, que cuerpo tan lindo tienes… lástima de cerebro”. Se alejó y más nunca supe de ella. Sufrí. La necesité, para sexo y otras cosas más como el sexo.
Las religiones son como la sexualidad, si tú llama que
es la fe y el amor, no están encendidos, tu Humo se vendrá abajo y va a desaparecer.
Al final, Santa Claus tenía la idea correcta: visita a la gente una vez al año.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

mortal inmortalidad

Enviado por yaloeste  

dios sueña con ser hombre,
el hombre sueña con ser dios,
solo en el extasis de la pasion se encuentran,
y por un instante, se hacen uno

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

LA ALONDRA MOÑUDA

Una alondra moñuda cayó en una trampa y se dijo suspirando:
- ¡Desgraciada alondra! A nadie has robado ni oro ni plata, ni cosa valiosa alguna; pero llevarse un insignificante granito de trigo ajeno será la causa de tu muerte.

Moraleja: Nunca te expongas a un gran peligro por un mezquino beneficio.

Autor del

cuento

: Esopo

40.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 35 Cuentos breves

Añade tus comentarios