90 Fábulas cortas 

¿Qué es una fábula? Pues se trata de un cuento más o menos breve en el que se aporta algún tipo de enseñanza moral en forma de moraleja. Normalmente los protagonistas son animales, hecho que aporta una visión muy particular, pues al alejar la situación del entorno humano, paradójicamente se hace más evidente la idea que se quiere transmitir. A pesar de ser narraciones cortas, como buenos relatos constan de introducción, nudo y desenlace.

Algunos de los escritores de fábulas más conocidos y respetados fueron Esopo, Samaniego, Tomás de Iriarte, Rafael Pombo o La Fontaine (encontrarás una pequeña biografía de todos ellos al final de esta página), si bien algunos escritores más modernos como Teresa Méndez o Dani Alcalà también se han dedicado a este noble género, pensado para niños y no tan niños, pues aborda conceptos atemporales y universales.

A continuación encontrarás algunas de las que a nosotros nos gustan. Puedes compartirlas y comentarlas, así que...¡A disfrutar!

Nota: Si quieres ver otro tipo de cuentos, puedes encontrarlos en el menú clasificados por categorías, como cuentos infantiles, fantásticos o de hadas, por ejemplo.

Comparte:
EL SALMÓN Y EL OSO

Un salmón subía por el río cuando se topó con un oso que iba cazando a otros salmones.
- Señor Oso - dijo el salmón -. Yo no soy como los otros salmones. Yo sólo subo el río porque me he dejado las llaves de casa. En cuanto las coja volveré a bajar hacia el mar. ¿Verdad que me dejará pasar sin problemas?
- Claro - dijo el oso -. Yo también me he dejado las llaves alguna vez y sé lo molesto que es. Pasa, que no te haré nada.
Y el salmón pasó. Y el oso se lo comió.

Moraleja: No trates a los demás como si fueran tontos, o te encontrarás con más de una sorpresa desagradable.

Autor del cuento: Dani Alcalà

86.24%

votos positivos

Votos totales: 218

Comparte:
LAS LOMBRICES

Dos lombrices de tierra se encontraban discutiendo:
- Pues hoy te tocaba a ti ir a buscar comida, yo me he quedado resguardando la casa.
- Sí claro, ya van dos días seguidos que te quedas en casa sin hacer nada.
- Mentira, ayer era nuestro día de descanso, si tú no lo quisiste aprovechar no es mi problema...
En estas que vino un mirlo y se comió a una de ellas.
La otra, en estado de shock, pensó:
- ¿Y ahora, con quién voy a discutir?

Moraleja: La vida es demasiado corta como para estar siempre discutiendo.

Autor del cuento: Dani Alcalà

84.83%

votos positivos

Votos totales: 145

Comparte:
LA SEÑORA Y LA GOLONDRINA

Una señora que estaba en casa llamó a su hija y le dijo:
- ¿Ves?. Aquella golondrina está volando bajo. Eso significa que va a haber tormenta.
La golondrina, que escuchó lo que de ella se dijo, se acercó.
- Oiga señora, yo solo voy a mi casa, que me espera mi marido. Si quiere saber el tiempo que va a hacer, ponga las noticias.

Moraleja: Si bien la sabiduría popular es fuente de conocimiento, no podemos creernos todo lo que se dice.

Autor del cuento: Dani Alcalà

83.46%

votos positivos

Votos totales: 127

Comparte:
LA BALLENA AZUL Y LA FOCA

Una ballena azul llevaba comidas unas 3 toneladas de crustáceos en un día, cuando una foca se le acercó y le dijo:
- Oye, deja algo para los demás.
- Yo como lo que necesito - replicó la ballena -.

Moraleja: No midas a todos por igual.

Autor del cuento: Dani Alcalà

81.99%

votos positivos

Votos totales: 161

Comparte:
LA PALOMA Y EL PERRO

Se acercó una paloma a beber agua de un charco. Un perro, que observaba la escena tranquilamente desde la puerta de su casa, exclamó:
- ¡Puaj, qué asco!, no sé cómo puedes beber un agua tan sucia. A mí me la dan directamente del grifo.
- Pues a mí nadie me da nada - contestó la paloma -, así que tengo que buscarme la vida.

Moraleja: Valora todo lo que das por hecho, pues nunca se sabe si lo tendrás para siempre.

Autor del cuento: Dani Alcalà

81.94%

votos positivos

Votos totales: 155

Comparte:
EL PERRO EN EL PAJAR

Un perro, que se encontraba en el interior de un pajar, gruñía y ladraba a los bueyes que tan solo pretendían comerse la paja que había sido puesta allí para ellos.

- ¡Que perro tan egoísta! - exclamó uno de los bueyes -. ¡Ni se come la paja, ni la deja comer!.

Moraleja: Si quieres que sean justos contigo, primero debes serlo con los demás, dejando de lado egoísmos infantiles.

Autor del cuento: Esopo

81.76%

votos positivos

Votos totales: 5247

Comparte:
LA PALOMA Y EL NIÑO

Una paloma que iba volando hizo sus necesidades encima de un pobre niño que caminaba hacia su casa.
- ¡Maldita paloma! - gritó el niño. ¡Como te pille te mato!
La paloma, al oír esto, volvió hacia donde el crío y le dijo:
- Siento lo ocurrido, pero mira, yo ayer me comí un chicle del suelo pensando que era una migaja de pan y no me quejé tanto.

Moraleja: Todos cometemos errores.

Autor del cuento: Dani Alcalà

81.67%

votos positivos

Votos totales: 120

Comparte:
EL GRILLO Y LA SERPIENTE

Un grillo, que no paraba de cantar, fue increpado por una serpiente:
- Oye tú, deja de hacer ruido.
- No es ruido, es música - replicó el grillo -.
La serpiente, visiblemente molesta, sentenció:
- Está visto que la naturaleza, ni te dio voz ni te dio oído.

Moraleja: Tener un buen concepto de uno mismo es una virtud, pero no hay que sobreestimar nuestras capacidades.

Autor del cuento: Dani Alcalà

81.13%

votos positivos

Votos totales: 159

Comparte:
LA URRACA

Una urraca se posó en el alféizar de la ventana de una casa. El dueño, allí presente, le dijo:
- Fuera de aquí, ya sabemos que te gustan los anillos y las joyas, pero yo no tengo nada para ti.

Moraleja: Cuidado con la fama que cultivas de ti, pues luego te perseguirá.

Autor del cuento: Dani Alcalà

80.95%

votos positivos

Votos totales: 105

Comparte:
LOS CABALLOS

Un caballo salvaje se encontró con uno domesticado y tuvieron una conversación:
- Oye, estoy harto de tener que ir a buscar comida cada día, tú eres afortunado y te la dan.
- ¡Tú si que eres afortunado, que puedes ir en busca de todas las yeguas que quieras!

En estas, salió de su casa el granjero y dijo:
- Os he estado escuchando, y creo que lo mejor es que cambiéis vuestro papel. A partir de hoy me quedo con el caballo salvaje mientras que a ti te libero.

- ¡No hombre, por Dios! - replicaron ambos caballos a la vez -. ¿Cómo íbamos a poder adaptarnos si ya somos adultos?

Moraleja: El miedo al cambio siempre encuentra buenas razones.

Autor del cuento: Dani Alcalà

80.85%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:
LA PALOMA

Un pozo pintado vio una paloma sedienta:
Tiróse a él tan violenta, que contra la tabla dio.
Del golpe, al suelo cayó, y allí muere de contado.

De su apetito guiado, por no consultar al juicio,
así vuela al precipicio el hombre desenfrenado.

Moraleja: Piensa antes de actuar, porque si te guías sólo por tus instintos, mal acabarás.

Autor del cuento: Félix María Samaniego

80.65%

votos positivos

Votos totales: 124

Comparte:
EL OSO HORMIGUERO Y LAS ABEJAS

Un oso hormiguero irrumpió un día en un panal de abejas, en busca de comida. Recibió tantos picotazos que tuvo que salir corriendo de allí.

Moraleja: Si cambias tus hábitos alimentarios o haces dieta, infórmate bien acerca de las posibles consecuencias.

Autor del cuento: Dani Alcalà

80.62%

votos positivos

Votos totales: 129

Comparte:
LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Un verano hace mucho tiempo se encontraba una cigarra tumbada al Sol disfrutando del calor y tomando un refrigerio. Mientras tanto, una hormiga que vivía por allí cerca no paraba de caminar de un lugar al otro. La cigarra, un tanto molesta, exclamó:
- ¿Por qué no dejas de trabajar, y así de paso no haces ruido?. Estamos de vacaciones.
La hormiga no dijo nada y continuó cargando con comida desde el bosque hasta su casa.

Pasaron los meses y llegó el invierno. La hormiga, bien abrigada en su hormiguero, oyó como tocaban a la puerta.
- ¿Quién es? - dijo al tiempo que se asomaba -. Hombre, amiga cigarra, ¿en qué puedo ayudarte?.
- Hola hormiga, compañera. Me preguntaba si podrías darme un poco de comida para pasar el invierno. No encuentro nada bajo la nieve.
La hormiga, que no podía creer lo que oía, contestó enojada:
- Lo siento, pero si en verano te hubieses provisto de comida como yo, ahora no estarías así.

Moraleja: No esperes que los demás solucionen tus problemas.

Autor del cuento: Esopo

80.49%

votos positivos

Votos totales: 41

Comparte:
EL LOBO Y EL PERRO

Una vez un lobo se topó con un enorme perro que se encontraba atado a un poste.
Oye perro - le dijo -. ¿Quién es el que te tiene sujeto y a la vez tan bien alimentado?
- Mi amo - respondió el can -.
- ¡Dios nos libre a los lobos de caer en esa trampa! Prefiero mil veces morir de hambre a tener que cargar con un collar tan pesado.

Moraleja: La libertad acarrea incertidumbre, pero a la vez es gratificante.

Autor del cuento: Esopo

80.07%

votos positivos

Votos totales: 3672

Comparte:
EL PESCADOR

Un pobre pescador, volviendo al puerto,
sacó de la red un muerto.

Sin mirar si era fiel o si era moro,
sepultura le dio, y halló un tesoro.

Premio de su virtud sencilla y pura,
la caridad le trajo la ventura.

Moraleja: Haz el bien, y no mires a quién.

Autor del cuento: Juan Eugenio Hartzenbusch

79.71%

votos positivos

Votos totales: 4486

Comparte:
EL ALCE, EL ÁRBOL Y LA ROCA

Estaba un alce afilando sus astas contra un árbol, cuando el árbol empezó a quejarse:
- Maldito alce, ¿por qué no te aprietas contra la roca?. Me estás haciendo daño y no puedo huir a ninguna parte. La roca por lo menos está muerta.
En estas que la roca alzó la voz:
- Árbol loco, no envíes tus males a los demás y resuelve tus problemas directamente con el alce. A mí tampoco me haría ninguna gracia que viniese a frotarse conmigo, y sí, quizá yo no sea un ser vivo, pero llevo aquí más años que todos vosotros juntos así que respetadme a mí también.

Moraleja: La naturaleza es un bien que hay que preservar, todo está ahí por algo.

Autor del cuento: Dani Alcalà

79.37%

votos positivos

Votos totales: 63

Comparte:
LAS HORMIGAS

Una hormiga obrera se encontró un día con una hormiga macho, y le dijo:
- Oye, llevo toda la semana trabajando y a ti sólo te he visto comer y hacer el vago.
- Mi misión es fecundar a la hormiga reina - dijo la hormiga macho -.
- Pues por lo menos podrías disimular un poco.

Moraleja: Si tienes la suerte de estar favorecido por la sociedad, por lo menos no te regocijes y respeta a los que tienen menos que tú.

Autor del cuento: Dani Alcalà

78.79%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:
EL TORDO

Un tordo se encontraba picoteando en el maíz y, de lo bueno que estaba, que no veía el momento de marchar.
Un cazador avispado se fijó en que el tordo siempre volvía al mismo lugar, así que esperó su momento y lo capturó.
El tordo, antes de morir, aún tuvo tiempo de pensar:
- ¡Qué avaricioso!, ¡por el placer de comer he perdido la vida!

Moraleja: El placer, con moderación.

Autor del cuento: Esopo

78.24%

votos positivos

Votos totales: 1489

Comparte:
HERMES Y EL HOMBRE QUE PISÓ UNAS HORMIGAS

Un vez sucedió que un barco naufragó junto a la costa sin que hubiera supervivientes. Un hombre, que divisaba lo sucedido desde una montaña, gritó:
- Qué injustos son los dioses, por un solo hombre malo que viajaba en aquél navío, un montón de inocentes perdieron la vida sin merecerlo.
En estas, que el hombre tropezó con un hormiguero, y vio de repente como una hormiga se le subió por la pierna y le mordió. En un acto reflejo, pisoteó el hormiguero hasta acabar con todas ellas.
Hermes, que observaba la escena desde hacía un rato, espetó:
- ¿Y cómo osas juzgar así a los dioses, si tú actúas de igual forma?

Moraleja: Antes de juzgar a los demás, asegúrate de que tú estás libre de pecado.

Autor del cuento: Babrio

78.08%

votos positivos

Votos totales: 73

Comparte:
EL VIENTO Y LA MAR

El viento, con furor, la mar batía
celoso de su calma; ella le dijo:
- En vano te embraveces,
pues tus iras me levantan -.

Moraleja: Las acciones que son producto de la envidia, más que degradar alientan; más que despreciar dan gloria y fuerza al que las recibe.

Autor del cuento: Felipe Jacinto Sala

77.43%

votos positivos

Votos totales: 2158

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 90 Fábulas cortas

En Yavendrás nos esforzamos por traerte el mejor contenido para cada sección. Nuestras fábulas cortas están seleccionadas con el máximo cariño, de forma que transmitan valores, sean entretenidas e incluso te saquen una sonrisa. Ya sea para contárselas a tu hijo, o bien para ti, para que pases un rato distendido y agradable. Puedes votar por tus favoritas y comentarlas para así decirnos en qué podemos mejorar; si te han gustado tal cual están, si quitarías algo... De momento tratamos en la medida de lo posible de añadir una imagen y un sonido a la fábula para hacerla más entrañable. Esperamos que las disfrutes y vuelvas pronto.

Te recordamos que además de estas fábulas cortas, también tenemos otros tipos de cuentos:

Cuentos cortos: Clásicos, modernos, con moraleja, divertidos... Pero ante todo, cortos.
Infantiles: Para que se duerma tu pequeño escuchando tu voz.

A continuación puedes encontrar una breve biografía de los más famosos escritores de fábulas:

Esopo: Es probablemente el fabulista más conocido de todos los tiempos, aunque no el primero, ya que se considera que este género literario nació en Oriente, probablemente en la India. Vivió en la antigua Grecia, alrededor del siglo sexto antes de Cristo, y sus obras eran bien conocidas por los grandes filósofos de su tiempo, como Platón o Aristóteles, quienes le consideraban un maestro. Demetrio de Falero recopiló su obra, pero desgraciadamente se perdió, aunque gracias a la llamada "Augustana", que fue un libro escrito posteriormente por un autor anónimo, pudieron salvarse de la posible desaparición que implica una tradición oral más frágil que la escrita. Las enseñanzas morales de Esopo siguen de actualidad hoy en día, por tratarse de conceptos universales muchos de ellos, y por tanto no ligados a una cultura o forma de pensar pasajera. Su estudio no es obligatorio en las escuelas, por lo que su conservación pasa seguro por las manos de aquellos padres que les siguen contando cuentos a sus hijos antes de irse a dormir.

Jean de la Fontaine: Este francés del siglo XVII fue uno de los muchos escritores que se inspiraron leyendo a Esopo, hasta el punto que adaptó las fábulas de este a los tiempos modernos, manteniendo los mensajes morales pero dando su propia visión de la vida y la sociedad. Otros referentes para él fueron Babrio y Gayo Julio Fedro, fabulistas griego y romano respectivamente, aunque su obra no se limita a este género, y escribió además poesía y alguna novela. Falleció a los 73 años de edad dejando una extensa obra a sus espaldas; sobretodo sus famosos 12 libros de fábulas.

Félix María Samaniego: Se trata probablemente del más claro exponente del género nacido en España. Pertenece al siglo XVIII, y destaca especialmente por escribirlas en verso. Al igual que La Fontaine, fue autor de algunos cuentos eróticos, motivo por el que, junto a otros textos más o menos en contra de la Iglesia, fue perseguido por la Inquisición, aunque pudo salvar la vida gracias a que, al ser de buena familia, poseía buenos contactos. Su obra capital son las "Fábulas en verso castellano para el uso del Real Seminario Bascongado", que fueron repartidas en 9 libros. La principal diferencia con respecto a Esopo, es que deja de lado la inocencia de este para dotar a sus obras de un punto más mordaz, destinado a criticar sutilmente a la sociedad de su época, con la que no compartía muchas de sus actitudes, especialmente en lo que a religiosidad y política se refiere. "La paloma", "El perro y el cocodrilo", "La zorra y las uvas" o "La gallina de los huevos de oro" son algunas de sus obras más recordadas.

Tomás de Iriarte: También español y contemporáneo a Samaniego, publicó sus fábulas justamente un año después que este lo hiciese, y se originó entre ellos una cierta controversia porque Iriarte argumentaba que las suyas eran las únicas enteramente originales, dando a entender que tanto las de su compatriota como las de La Fontaine o incluso las de Esopo u otros incluían partes de cuentos tradicionales y leyendas heredadas y transmitidas durante siglos a través de la transmisión oral. Tomás de Iriarte practicó otro tipo de artes, incluida la música pero también la poesía, y de hecho la mayoría de sus fábulas están escritas precisamente en verso, como por ejemplo "El gusano de seda y la araña", "El oso, la mona y el cerdo" o "La abeja y los zánganos".

Para acabar os dejamos con un precioso documental de naturaleza inspirado en una fábula/leyenda indio americana sobre el origen del mundo, en el que las liebres son las protagonistas:



Añade tus comentarios