90 Fábulas cortas 

¿Qué es una fábula? Pues se trata de un cuento más o menos breve en el que se aporta algún tipo de enseñanza moral en forma de moraleja. Normalmente los protagonistas son animales, hecho que aporta una visión muy particular, pues al alejar la situación del entorno humano, paradójicamente se hace más evidente la idea que se quiere transmitir. A pesar de ser narraciones cortas, como buenos relatos constan de introducción, nudo y desenlace.

Algunos de los escritores de fábulas más conocidos y respetados fueron Esopo, Samaniego, Tomás de Iriarte, Rafael Pombo o La Fontaine (encontrarás una pequeña biografía de todos ellos al final de esta página), si bien algunos escritores más modernos como Teresa Méndez o Dani Alcalà también se han dedicado a este noble género, pensado para niños y no tan niños, pues aborda conceptos atemporales y universales.

A continuación encontrarás algunas de las que a nosotros nos gustan. Puedes compartirlas y comentarlas, así que...¡A disfrutar!

Nota: Si quieres ver otro tipo de cuentos, puedes encontrarlos en el menú clasificados por categorías, como cuentos infantiles, fantásticos o de hadas, por ejemplo.

Comparte:
EL GUSANO DE SEDA Y LA ARAÑA

Trabajando un gusano su capullo,
la araña, que tejía a toda prisa,
de esta suerte le habló con falsa risa,
muy propia de su orgullo:
«¿Qué dice de mi tela el señor gusano?
Esta mañana la empecé temprano,
y ya estará acabada a mediodía.
¡Mire qué sutil es, mire qué bella!...»
El gusano, con sorna, respondía:
«¡Usted tiene razón; así sale ella!»

Moraleja: Se ha de considerar la calidad de la obra, y no el tiempo que se ha tardado en hacerla.

Autor del cuento: Tomás de Iriarte

68.69%

votos positivos

Comparte:
EL CISNE, EL BAGRE Y EL CANGREJO

Un cisne, un bagre y un cangrejo
a tirar de un carro se pusieron
y los tres juntos se engancharon de él;
¡Se afanan y se afanan mas el carro no marcha!
La carga para ellos no habría sido pesada:
pero es que el cisne tira hacia las nubes,
el cangrejo hacia atrás, y el bagre para el agua.
Quién de ellos es culpable, quién no lo es, no nos toca juzgar.
Sólo que el carro todavía está allá.

Moraleja: Cuando entre socios no hay acuerdo, su asunto no ha de marchar bien, y antes saldrá de allí un padecimiento.

Autor del cuento: Iván Andréievich Krylov

68.42%

votos positivos

Comparte:
LAS COTORRAS Y EL ZORRO

Más de cien cotorras
haciendo gran ruido,
a robar volaban
a cierto sembrío.

El que lo cuidaba
no estaba muy listo;
pero acudió luego,
porque oyó los gritos;
y ni un grano cogen
los animalitos.

Si son muy salvajes,
- impaciente dijo
un zorro que estaba
por allí escondido -:
Yo robo mis pollos
pero despacito;
los gritos despiertan
al fiero enemigo;
solo con silencio
se logra buen tiro.

Dijo bien el zorro,
y yo también lo digo.

Autor del cuento: Mariano Melgar

67.39%

votos positivos

Comparte:
LA MARRANA PERIPUESTA

Viénele a un mono la chusca idea
De ornar con flores a una marrana,
Y ella al mirarse ya tan galana,
Envanecida se contonea.

Y a cuantos mira grúñeles: ¡ea!
¡paso a la venus! ¡todos atrás!
¡ah! dijo el zorro: siempre eres fea;
pero adornada: ¡mil veces más!

Autor del cuento: Rafael Pombo

67.35%

votos positivos

Comparte:
LA TERNERA, LA CABRA Y LA OVEJA, EN COMPAÑÍA DEL LEÓN

Una vez se asociaron una ternera, una cabra y una oveja con un león. Acordaron ir a partes iguales en todo aquello que pudieran conseguir.
Un día, la cabra se hizo con un ciervo, así que reunió a sus socios a fin de evaluar el reparto. El león tomó la palabra:
- Somos cuatro a compartir - comenzó, mientras procedía a partir la pieza en cuatro partes -.
Señaló una de ellas y prosiguió:
- He aquí la primera, que será para el león, como rey de la selva. La segunda me corresponde también a mí, por ser el más fuerte. Con respecto a la tercera, se la asigno al más valiente, es decir, al león, y por último deciros que si alguno osa siquiera olfatear la cuarta en mis garras morirá.

Moraleja: Vigila con quién te juntas.

Autor del cuento: Jean de la Fontaine

67.09%

votos positivos

Comparte:
LA RANA Y EL RENACUAJO

En la orilla del Tajo
hablaba con la rana el renacuajo,
alabando las hojas, la espesura
de un gran cañaveral y su verdura.
Mas luego que del viento
el ímpetu violento
una caña abatió, que cayó al río,
en tono de lección dijo la rana:
«Ven a verla, hijo mío;
por de fuera muy tersa, muy lozana;
por dentro toda fofa, toda vana».

Moraleja: Las falsas apariencias no logran esconder el verdadero interior de las personas.

Autor del cuento: Tomás de Iriarte

66.91%

votos positivos

Comparte:
LA LLAMA Y EL TURISTA

Una llama se encontraba en el Machu Picchu pasando la tarde, cuando se acercó un turista a hacerse una foto con ella.
- Hola, dijo la llama, veo que te intereso, deja que te hable un poco sobre mí.
- Perdona - contestó el turista -, pero es que no tengo tiempo, el autocar sale en seguida, tan solo quiero la foto para recordar que estuve aquí.

Moraleja: ¿Acumulas experiencias o acumulas fotos?

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
EL SEÑOR ARAÑA Y LA SEÑORA MOSCA

Cuenta una historia que una vez existió un señor Araña al que le gustaba una señora, la señora Mosca.

El señor Araña iba siempre detrás de la señora Mosca, intentando seducirla de mil maneras diferentes, pero a la señora Mosca no le gustaba el señor Araña.

En una ocasión, el señor Araña se acercó hasta la casa de la señora Mosca, y tocó la puerta. La señora Mosca, harta ya de aquella situación, preparó un cazo de agua hirviendo, abrió la puerta y se la tiró sin piedad al señor Araña.

El señor Araña, gritando de dolor, se marchó presa del pánico hacia su guarida, jurando que aquello no iba a quedar así, y que tanto él como sus descendientes iban a hacer pagar caro aquello a la Mosca y a todos sus descendientes.

Y así es como, aún a día de hoy, las arañas matan y se comen a las moscas en cuanto tienen ocasión.

Moraleja: No le hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti.

Autor del cuento: Cuento tradicional

66.67%

votos positivos

Comparte:
EL LEÓN MARINO Y EL PINGÜINO

Estaba un león marino en el polo norte estirado tranquilamente en un trozo de hielo, cuando de repente un pingüino se sentó a su lado.
- ¿Pero qué haces incauto? - dijo el león - ¿no ves que te puedo comer?
- Se me ha quedado el móvil sin batería - replicó el pingüino, sin ni siquiera levantar la cabeza -.

Moraleja: Presta atención a tu alrededor, tus pequeños problemas no son nada comparados con el mundo.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LOS PERROS

Un perro que llevaba toda la vida junto a su amo se encontró con un perro abandonado.
- Oye, - dijo el primero -, debes sentirte muy solo y temeroso, ¿quieres ser mi amigo?
En estas, que el perro abandonado huyó corriendo.

Moraleja: No debemos juzgar a los demás según nuestro punto de vista, hay que intentar ponerse en la situación del otro para entender su comportamiento.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
EL GATO Y EL PERRO

Un gato, que llevaba toda la vida viviendo en un piso junto a sus amos, descubrió de repente que había otros animales. Fue porque el vecino se compró un perro, que se coló por la terraza.
- Oye - dijo el intruso - ¿tú eres un gato?
- No sé - replicó el gato -, nunca he visto a uno.

Moraleja: Si no sabes quién eres difícilmente sabrás cómo reaccionar ante los demás.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LOS DOS CONEJOS

Dos conejos se encontraban jugando y saltando cerca de su madriguera, cuando de repente se oyó un disparo a lo lejos.
- Vienen a por mí - dijo uno de ellos -.
- ¿A por ti?. No, ¡vienen a por mí!
Y salieron corriendo.

Moraleja: No te des tanta importancia, no eres el centro del universo.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LA CIGARRA Y LA HORMIGA SE REENCUENTRAN

La cigarra de la Fábula de Esopo se volvió a encontrar con la hormiga, y esta le dijo:
- Hola cigarra, ¿qué tal has pasado el invierno?
- Pues divinamente - contestó la cigarra -. No puedo ser más feliz.
- Sí, ya veo, estás en los huesos.

Moraleja: La chulería te deja en ridículo más temprano que tarde.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LA SERPIENTE, EL PERRO Y EL BUITRE

Una serpiente se encontraba jugando con un perro en el monte. En estas que el perro se sentó y dijo:
- Oye, serpiente, se supone que tú y yo no podemos jugar, me podrías picar.
- Tienes razón - replicó la serpiente - de hecho tú podrías haberme mordido.

Un buitre, que miraba atento a unos metros, oyó la conversación, y no pudo reprimirse:
- Oíd, vosotros dos, si hasta ahora no ha pasado nada, seguid jugando que no va a pasar nada.

Moraleja: Decide por ti mismo, no según lo que digan los otros, especialmente si tienen algún interés oculto.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
EL JABALÍ Y EL GATO

Estaba un jabalí buscando comida entre la basura, cuando de repente molestó a un gato, al confundirlo con una lata. El gato montó en cólera y le soltó un arañazo en un ojo. El jabalí, presa del pánico salió corriendo hacia donde estaban sus amigos.
- No os lo vais a creer - les dijo -. Hay latas asesinas.

Moraleja: No te creas todo lo que se cuenta.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LA MOSCA Y LA HORMIGA

Una mosca que se encontraba dando vueltas en círculo en el centro de una habitación, se posó finalmente agotada en un mueble. Allí apareció una hormiga, que le dijo:
- Te he estado observando, y creo que malgastas tu energía inútilmente.
- No creas - contestó la mosca -, estaba atenta a posibles depredadores.
- Pues igual que yo, y sin cansarme - dijo la hormiga -. Desde donde estoy lo veo todo a mi alrededor, pues a mi espalda tan sólo hay una pared.

Moraleja: Optimiza tus esfuerzos, a veces se puede conseguir el mismo resultado de un modo más eficiente.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LA ABEJA Y LA FLOR

Una abeja estaba posada en una flor bebiéndose el néctar de esta, cuando la flor se dirigió a la abeja:
- Te gusta, ¿eh?. Oye abeja, ya que te he dado alimento, ¿verdad que me harás un favor?. A ver si puedes esparcir mi polen alrededor de mí para que pueda reproducirme al entrar en contacto con otras plantas.
- ¿Y por qué iba a hacerlo? - respondió la abeja -. Ya he conseguido mi comida. Y se fue.
La abeja, que tenía todas las patas llenas de polen por haber estado posada comiendo, lo esparció sin saberlo al irse volando hacia su casa, cumpliendo así con el deseo de la flor.

Moraleja: No cuesta nada hacer el bien, así que si lo practicas, además de ser buena persona evitarás quedar como un estúpido.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
LA POLILLA EN EL ARMARIO

Una polilla se encontraba en un armario comiendo un poco de ropa para almorzar. De repente el dueño de la casa allá que fue a buscar una chaqueta, y se topó con la invitada.
- ¡Fuera de aquí! - gritó enojado. ¡Eso no se come, es para abrigarme!
- La polilla salió volando esquivando un manotazo, y tras salvar su vida espetó:
- Eso es solo tu opinión, a mí no me sirve de abrigo, más sí de alimento.

Moraleja: No todo el mundo tiene las mismas necesidades, ni valora lo mismo de igual forma.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Comparte:
EL LEÓN Y EL CIERVO

Un ciervo observaba a cierta distancia a un león que de repente había empezado a rugir alterado sin motivo aparente.
- Madre mía - exclamó el ciervo -. ¡Si ya era peligroso el león estando de buenas, no quiero ni pensar la que nos espera ahora que se ha enfadado!

Moraleja: Cuídate de darle poder sobre ti al irascible, pues lo ejercerá virulentamente en cuanto tenga ocasión.

Autor del cuento: Esopo

66.67%

votos positivos

Comparte:
LA SEÑORA, LAS PALOMAS Y EL PERRO

Una señora empezó a dar de comer a las palomas en su pequeño jardín. Al cabo de poco tiempo, las palomas venían cada vez en mayor cantidad y durante más tiempo. El perro de la señora, que hasta entonces disfrutaba de una plácida existencia, vio como estas le robaban el espacio, y al final, cansado de ahuyentarlas sin éxito y de encontrarse con sus excrementos por todas partes, optó por no salir más al jardín.

Moraleja: Lo que es bueno para unos puede no serlo para otros.

Autor del cuento: Dani Alcalà

66.67%

votos positivos

Desde el 41 hasta el 60 de un total de 90 Fábulas cortas

En Yavendrás nos esforzamos por traerte el mejor contenido para cada sección. Nuestras fábulas cortas están seleccionadas con el máximo cariño, de forma que transmitan valores, sean entretenidas e incluso te saquen una sonrisa. Ya sea para contárselas a tu hijo, o bien para ti, para que pases un rato distendido y agradable. Puedes votar por tus favoritas y comentarlas para así decirnos en qué podemos mejorar; si te han gustado tal cual están, si quitarías algo... De momento tratamos en la medida de lo posible de añadir una imagen y un sonido a la fábula para hacerla más entrañable. Esperamos que las disfrutes y vuelvas pronto.

Te recordamos que además de estas fábulas cortas, también tenemos otros tipos de cuentos:

Cuentos cortos: Clásicos, modernos, con moraleja, divertidos... Pero ante todo, cortos.
Infantiles: Para que se duerma tu pequeño escuchando tu voz.

A continuación puedes encontrar una breve biografía de los más famosos escritores de fábulas:

Esopo: Es probablemente el fabulista más conocido de todos los tiempos, aunque no el primero, ya que se considera que este género literario nació en Oriente, probablemente en la India. Vivió en la antigua Grecia, alrededor del siglo sexto antes de Cristo, y sus obras eran bien conocidas por los grandes filósofos de su tiempo, como Platón o Aristóteles, quienes le consideraban un maestro. Demetrio de Falero recopiló su obra, pero desgraciadamente se perdió, aunque gracias a la llamada "Augustana", que fue un libro escrito posteriormente por un autor anónimo, pudieron salvarse de la posible desaparición que implica una tradición oral más frágil que la escrita. Las enseñanzas morales de Esopo siguen de actualidad hoy en día, por tratarse de conceptos universales muchos de ellos, y por tanto no ligados a una cultura o forma de pensar pasajera. Su estudio no es obligatorio en las escuelas, por lo que su conservación pasa seguro por las manos de aquellos padres que les siguen contando cuentos a sus hijos antes de irse a dormir.

Jean de la Fontaine: Este francés del siglo XVII fue uno de los muchos escritores que se inspiraron leyendo a Esopo, hasta el punto que adaptó las fábulas de este a los tiempos modernos, manteniendo los mensajes morales pero dando su propia visión de la vida y la sociedad. Otros referentes para él fueron Babrio y Gayo Julio Fedro, fabulistas griego y romano respectivamente, aunque su obra no se limita a este género, y escribió además poesía y alguna novela. Falleció a los 73 años de edad dejando una extensa obra a sus espaldas; sobretodo sus famosos 12 libros de fábulas.

Félix María Samaniego: Se trata probablemente del más claro exponente del género nacido en España. Pertenece al siglo XVIII, y destaca especialmente por escribirlas en verso. Al igual que La Fontaine, fue autor de algunos cuentos eróticos, motivo por el que, junto a otros textos más o menos en contra de la Iglesia, fue perseguido por la Inquisición, aunque pudo salvar la vida gracias a que, al ser de buena familia, poseía buenos contactos. Su obra capital son las "Fábulas en verso castellano para el uso del Real Seminario Bascongado", que fueron repartidas en 9 libros. La principal diferencia con respecto a Esopo, es que deja de lado la inocencia de este para dotar a sus obras de un punto más mordaz, destinado a criticar sutilmente a la sociedad de su época, con la que no compartía muchas de sus actitudes, especialmente en lo que a religiosidad y política se refiere. "La paloma", "El perro y el cocodrilo", "La zorra y las uvas" o "La gallina de los huevos de oro" son algunas de sus obras más recordadas.

Tomás de Iriarte: También español y contemporáneo a Samaniego, publicó sus fábulas justamente un año después que este lo hiciese, y se originó entre ellos una cierta controversia porque Iriarte argumentaba que las suyas eran las únicas enteramente originales, dando a entender que tanto las de su compatriota como las de La Fontaine o incluso las de Esopo u otros incluían partes de cuentos tradicionales y leyendas heredadas y transmitidas durante siglos a través de la transmisión oral. Tomás de Iriarte practicó otro tipo de artes, incluida la música pero también la poesía, y de hecho la mayoría de sus fábulas están escritas precisamente en verso, como por ejemplo "El gusano de seda y la araña", "El oso, la mona y el cerdo" o "La abeja y los zánganos".

Para acabar os dejamos con un precioso documental de naturaleza inspirado en una fábula/leyenda indio americana sobre el origen del mundo, en el que las liebres son las protagonistas:



Añade tus comentarios