Comparte:
LA URRACA

Una urraca se posó en el alféizar de la ventana de una casa. El dueño, allí presente, le dijo:
- Fuera de aquí, ya sabemos que te gustan los anillos y las joyas, pero yo no tengo nada para ti.

Moraleja: Cuidado con la fama que cultivas de ti, pues luego te perseguirá.

81.63%

votos positivos

Añade tus comentarios