Comparte:
LA PALOMA 

Un pozo pintado vio una paloma sedienta:
Tiróse a él tan violenta, que contra la tabla dio.
Del golpe, al suelo cayó, y allí muere de contado.

De su apetito guiado, por no consultar al juicio,
así vuela al precipicio el hombre desenfrenado.

Moraleja: Piensa antes de actuar, porque si te guías sólo por tus instintos, mal acabarás.

Autor del cuento: Félix María Samaniego

77.24%

votos positivos

Votos totales: 145
Añade tus comentarios