90 Fábulas cortas 

¿Qué es una fábula? Pues se trata de un cuento más o menos breve en el que se aporta algún tipo de enseñanza moral en forma de moraleja. Normalmente los protagonistas son animales, hecho que aporta una visión muy particular, pues al alejar la situación del entorno humano, paradójicamente se hace más evidente la idea que se quiere transmitir. A pesar de ser narraciones cortas, como buenos relatos constan de introducción, nudo y desenlace.

Algunos de los escritores de fábulas más conocidos y respetados fueron Esopo, Samaniego, Tomás de Iriarte, Rafael Pombo o La Fontaine (encontrarás una pequeña biografía de todos ellos al final de esta página), si bien algunos escritores más modernos como Teresa Méndez o Dani Alcalà también se han dedicado a este noble género, pensado para niños y no tan niños, pues aborda conceptos atemporales y universales.

A continuación encontrarás algunas de las que a nosotros nos gustan. Puedes compartirlas y comentarlas, así que...¡A disfrutar!

Nota: Si quieres ver otro tipo de cuentos, puedes encontrarlos en el menú clasificados por categorías, como cuentos infantiles, fantásticos o de hadas, por ejemplo.

Comparte:
LOS CABALLOS

Un caballo salvaje se encontró con uno domesticado y tuvieron una conversación:
- Oye, estoy harto de tener que ir a buscar comida cada día, tú eres afortunado y te la dan.
- ¡Tú si que eres afortunado, que puedes ir en busca de todas las yeguas que quieras!

En estas, salió de su casa el granjero y dijo:
- Os he estado escuchando, y creo que lo mejor es que cambiéis vuestro papel. A partir de hoy me quedo con el caballo salvaje mientras que a ti te libero.

- ¡No hombre, por Dios! - replicaron ambos caballos a la vez -. ¿Cómo íbamos a poder adaptarnos si ya somos adultos?

Moraleja: El miedo al cambio siempre encuentra buenas razones.

Autor del cuento: Dani Alcalà

75.00%

votos positivos

Votos totales: 64

Comparte:
EL COCODRILO EN LA CHARCA

Estaba un enorme cocodrilo en una charca echando la siesta cuando de repente se movió una rama.
- ¡Qué susto, madre mía! - exclamó el cocodrilo.

Moraleja: Todos tenemos nuestros miedos, aunque haya quien lo disimule mejor.

Autor del cuento: Dani Alcalà

75.00%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:
EL PERRO Y SU DUEÑO

Un perro, que esperaba pacientemente a que su dueño acabase de cenar, salió disparado hacia la cocina en cuanto este se levantó.
- ¡Siempre estás igual! - dijo el dueño -. Ya sabes que no te voy a dar nada.
El perro, sin dejar de mover la cola, replicó:
- Eso dices siempre, sí, pero no siempre lo has cumplido.

Moraleja: Si das esperanzas sin querer, luego no te quejes si te molestan.

Autor del cuento: Dani Alcalà

75.00%

votos positivos

Votos totales: 68

Comparte:
LAS HORMIGAS

Una hormiga obrera se encontró un día con una hormiga macho, y le dijo:
- Oye, llevo toda la semana trabajando y a ti sólo te he visto comer y hacer el vago.
- Mi misión es fecundar a la hormiga reina - dijo la hormiga macho -.
- Pues por lo menos podrías disimular un poco.

Moraleja: Si tienes la suerte de estar favorecido por la sociedad, por lo menos no te regocijes y respeta a los que tienen menos que tú.

Autor del cuento: Dani Alcalà

74.42%

votos positivos

Votos totales: 43

Comparte:
LOS CARACOLES

Un joven se encontraba braseando unos caracoles. Al oír cómo crepitaban, exclamó:
- Menudos bichejos, tienen sus hogares en llamas ¡y todavía cantan!

Moraleja: Hacer burla mientras infringes dolor, es daño doble.

Autor del cuento: Esopo

74.38%

votos positivos

Votos totales: 847

Comparte:
EL CAMELLO Y LA FOCA

Un camello se encontró con una foca en un oasis, y se saludaron. Al cabo del rato, el camello empezó a pensar...¿pero qué hace una foca en el desierto?, y le preguntó:
- Oye foca, este no es tu sitio, ¿no crees?
- ¿Y por que no? - respondió la foca -. Yo vivo donde quiero.

Moraleja: Busca tu sitio en el mundo según tus necesidades, no según tus caprichos.

Autor del cuento: Koldo Fierro

74.32%

votos positivos

Votos totales: 74

Comparte:
EL MILANO Y LA GAVIOTA

Una vez una gaviota dio caza a un pez enorme que no le cabía entero en el pico. Al intentárselo comer, murió ahogada tristemente. Un milano que observó la escena al completo, sentenció:
- Lo tienes bien merecido, por comer aquello que no puedes.

Moraleja: No sobreestimes tus capacidades.

Autor del cuento: Esopo

73.86%

votos positivos

Votos totales: 830

Comparte:
EL LINAJUDO Y EL CIEGO

A un ciego le decía un linajudo:
Todos mis ascendientes héroes fueron.
Y respondiole el ciego: No lo dudo:
yo sin vista nací; mis padres vieron.

Moraleja: La vanidad juega malas pasadas; no presumas de los logros de otros, pues corres el riesgo de quedar en ridículo.

Autor del cuento: Juan Eugenio Hartzenbusch

73.24%

votos positivos

Votos totales: 482

Comparte:
EL PECECILLO INCAUTO

Un pececillo esperaba tranquilamente a que su madre le diese de comer. De repente, se acercó un atún y se lo zampó.

Moraleja: No puedes pretender que tus padres te lo solucionen todo eternamente.

Autor del cuento: Dani Alcalà

72.97%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:
GRATITUD

Un buen día Nasrudin se encontraba trabajando en su granja, cuando se le clavó una espina en el pie. Aún gritando de dolor, exclamó:
- ¡Gracias a Dios, gracias!, y remató:
- ¡Es una suerte que hoy no llevara puestos mis zapatos nuevos!

Moraleja: Todo depende de cómo lo mires.

Autor del cuento: Cuento tradicional sufí

72.93%

votos positivos

Votos totales: 181

Comparte:
EL PERRO Y EL CARNICERO

Un perro se metió en una carnicería y, dándose cuenta de que el carnicero estaba muy ocupado atendiendo a sus clientes, agarró con los dientes un pedazo de carne y huyó corriendo. El carnicero, reaccionando cuando ya era tarde, gritó:
- ¡Oye tú!, allí donde me encuentre contigo, no dejaré de mirarte!

Moraleja: Prevenir es mejor que curar.

Autor del cuento: Esopo

72.50%

votos positivos

Votos totales: 891

Comparte:
LA RANA Y EL MOSQUITO

Un día una rana que croaba en un charco sin parar fue interrumpida por un mosquito.
- ¿Por qué haces tanto ruido si nos vas a comer igual?. Ya que nos quitas la vida, por lo menos ten la amabilidad de dejarnos vivir en paz el poco tiempo que nos queda.

Moraleja: No seas egoísta y piensa también en los demás.

Autor del cuento: Dani Alcalà

72.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:
LAS AMENAZAS

- A que te muerdo, ¡Chivo!
- A que te embisto, ¡Perro!
- ¡Ah! fue chanza, compadre,
los dos no reñiremos.

Moraleja:
Así a la gente asustan
muchos presuntos héroes
que resultan compadres
en parándoles seco.

Autor del cuento: Rafael Pombo

71.93%

votos positivos

Votos totales: 823

Comparte:
LA POLILLA EN EL ARMARIO

Una polilla se encontraba en un armario comiendo un poco de ropa para almorzar. De repente el dueño de la casa allá que fue a buscar una chaqueta, y se topó con la invitada.
- ¡Fuera de aquí! - gritó enojado. ¡Eso no se come, es para abrigarme!
- La polilla salió volando esquivando un manotazo, y tras salvar su vida espetó:
- Eso es solo tu opinión, a mí no me sirve de abrigo, más sí de alimento.

Moraleja: No todo el mundo tiene las mismas necesidades, ni valora lo mismo de igual forma.

Autor del cuento: Dani Alcalà

71.43%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:
EL JARDINERO Y LAS HORTALIZAS

Una vez un chico que paseaba por un pueblo se asomó a un jardín, donde un jardinero realizaba su labor. El chaval, curioso por naturaleza, le preguntó al jardinero si sabía porqué en general las legumbres silvestres crecían mucho más firmes y bonitas que las que se cultivaban.
- Pues eso depende - contestó el jardinero -, porque para algunos como yo la tierra es una dedicada madre, mientras que para otros es tan solo una descuidada madrastra.

Moraleja: El resultado de una labor depende del interés que uno le ponga.

Autor del cuento: Esopo

71.12%

votos positivos

Votos totales: 232

Comparte:
LA FUENTE MANSA

Mira esa fuente plácida, Florencio,
que fluye sin rumor, y baña el prado.

Moraleja: Con su ejemplo enseñado,
haz al prójimo bien, y hazlo en silencio.

Autor del cuento: Juan Eugenio Hartzenbusch

70.59%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:
EL ÁGUILA Y EL CONEJO

Un águila que estaba volando se lanzó de repente hacia el suelo, creyendo haber visto un conejo. Pero una vez allí, se dio cuenta de que en realidad se trataba de un lobo, y tuvo que huir con dificultad y presa del pánico antes de ser cazada.

Moraleja: ¡Revisa tu vista de vez en cuando!

Autor del cuento: Dani Alcalà

70.45%

votos positivos

Votos totales: 44

Comparte:
EL CISNE, EL BAGRE Y EL CANGREJO

Un cisne, un bagre y un cangrejo
a tirar de un carro se pusieron
y los tres juntos se engancharon de él;
¡Se afanan y se afanan mas el carro no marcha!
La carga para ellos no habría sido pesada:
pero es que el cisne tira hacia las nubes,
el cangrejo hacia atrás, y el bagre para el agua.
Quién de ellos es culpable, quién no lo es, no nos toca juzgar.
Sólo que el carro todavía está allá.

Moraleja: Cuando entre socios no hay acuerdo, su asunto no ha de marchar bien, y antes saldrá de allí un padecimiento.

Autor del cuento: Iván Andréievich Krylov

70.00%

votos positivos

Votos totales: 60

Comparte:
EL PATITO EMBUSTERO

Un patito mentiroso se cayó en lo que parecía un lodazal y, en vez de perder energías pidiendo auxilio, nadó rápidamente lo poco que lo separaba de la orilla y fue junto a papá pato a contarle su aventura. Como era un patito bastante evolucionado, le dijo:
- Papá, allá se está formando un gran charco de petróleo.
- ¡Qué va a ser petróleo! -le respondió la voz de la experiencia -. Será un charco como otro cualquiera.
- Es petróleo -insistió el patito- y uno puede ahogarse si se cae dentro.
- ¡Bah! Es inconcebible que creas en patrañas. Vamos, te demostraré que no lo es y para sacarte el complejo me tiraré a él.

Papá pato buscó unas matas ni muy bajas ni muy altas para lanzarse desde allí y planeó tan estupendamente que cayó justo en el centro del charco. Entonces, nadó y nadó, pero no pudo recuperar la orilla porque era nomás un viscoso pesado petróleo.

Moraleja: En boca del mentiroso lo cierto se hace dudoso.

Autor del cuento: Teresa Méndez-Faith

69.91%

votos positivos

Votos totales: 113

Comparte:
EL CUERVO Y LA ZORRA

Una zorra se encontraba mordisqueando un queso que había encontrado en el camino. De pronto, un cuervo se abalanzó sobre la apetitosa vianda y se la llevó. La zorra, entristecida, vio como el cuervo se disponía a comerse su desayuno desde lo alto de la rama de un árbol, sin que aparentemente pudiese evitarlo. Tras pensar un momento, se dirigió al cuervo y le dijo:

- Qué bonito cuervo, ¿nadie te ha dicho lo precioso que eres?. Seguro que además de hermoso tienes una bonita voz. ¿No podrías deleitarme con tu canto?. Venga va, por favor, déjame oír como lo haces.

El cuervo, obnubilado por tantos elogios, se sintió como un rey por un momento, y dispuesto a satisfacer a la zorra, abrió el pico para cantar, cayéndosele así el queso al suelo. La zorra, loca de contenta por ver que su plan había funcionado, recogió el queso y por fin se lo comió.

Moraleja: Que los elogios no te hagan perder el mundo de vista.

Autor del cuento: Esopo

69.57%

votos positivos

Votos totales: 23

Desde el 21 hasta el 40 de un total de 90 Fábulas cortas

En Yavendrás nos esforzamos por traerte el mejor contenido para cada sección. Nuestras fábulas cortas están seleccionadas con el máximo cariño, de forma que transmitan valores, sean entretenidas e incluso te saquen una sonrisa. Ya sea para contárselas a tu hijo, o bien para ti, para que pases un rato distendido y agradable. Puedes votar por tus favoritas y comentarlas para así decirnos en qué podemos mejorar; si te han gustado tal cual están, si quitarías algo... De momento tratamos en la medida de lo posible de añadir una imagen y un sonido a la fábula para hacerla más entrañable. Esperamos que las disfrutes y vuelvas pronto.

Te recordamos que además de estas fábulas cortas, también tenemos otros tipos de cuentos:

Cuentos cortos: Clásicos, modernos, con moraleja, divertidos... Pero ante todo, cortos.
Infantiles: Para que se duerma tu pequeño escuchando tu voz.

A continuación puedes encontrar una breve biografía de los más famosos escritores de fábulas:

Esopo: Es probablemente el fabulista más conocido de todos los tiempos, aunque no el primero, ya que se considera que este género literario nació en Oriente, probablemente en la India. Vivió en la antigua Grecia, alrededor del siglo sexto antes de Cristo, y sus obras eran bien conocidas por los grandes filósofos de su tiempo, como Platón o Aristóteles, quienes le consideraban un maestro. Demetrio de Falero recopiló su obra, pero desgraciadamente se perdió, aunque gracias a la llamada "Augustana", que fue un libro escrito posteriormente por un autor anónimo, pudieron salvarse de la posible desaparición que implica una tradición oral más frágil que la escrita. Las enseñanzas morales de Esopo siguen de actualidad hoy en día, por tratarse de conceptos universales muchos de ellos, y por tanto no ligados a una cultura o forma de pensar pasajera. Su estudio no es obligatorio en las escuelas, por lo que su conservación pasa seguro por las manos de aquellos padres que les siguen contando cuentos a sus hijos antes de irse a dormir.

Jean de la Fontaine: Este francés del siglo XVII fue uno de los muchos escritores que se inspiraron leyendo a Esopo, hasta el punto que adaptó las fábulas de este a los tiempos modernos, manteniendo los mensajes morales pero dando su propia visión de la vida y la sociedad. Otros referentes para él fueron Babrio y Gayo Julio Fedro, fabulistas griego y romano respectivamente, aunque su obra no se limita a este género, y escribió además poesía y alguna novela. Falleció a los 73 años de edad dejando una extensa obra a sus espaldas; sobretodo sus famosos 12 libros de fábulas.

Félix María Samaniego: Se trata probablemente del más claro exponente del género nacido en España. Pertenece al siglo XVIII, y destaca especialmente por escribirlas en verso. Al igual que La Fontaine, fue autor de algunos cuentos eróticos, motivo por el que, junto a otros textos más o menos en contra de la Iglesia, fue perseguido por la Inquisición, aunque pudo salvar la vida gracias a que, al ser de buena familia, poseía buenos contactos. Su obra capital son las "Fábulas en verso castellano para el uso del Real Seminario Bascongado", que fueron repartidas en 9 libros. La principal diferencia con respecto a Esopo, es que deja de lado la inocencia de este para dotar a sus obras de un punto más mordaz, destinado a criticar sutilmente a la sociedad de su época, con la que no compartía muchas de sus actitudes, especialmente en lo que a religiosidad y política se refiere. "La paloma", "El perro y el cocodrilo", "La zorra y las uvas" o "La gallina de los huevos de oro" son algunas de sus obras más recordadas.

Tomás de Iriarte: También español y contemporáneo a Samaniego, publicó sus fábulas justamente un año después que este lo hiciese, y se originó entre ellos una cierta controversia porque Iriarte argumentaba que las suyas eran las únicas enteramente originales, dando a entender que tanto las de su compatriota como las de La Fontaine o incluso las de Esopo u otros incluían partes de cuentos tradicionales y leyendas heredadas y transmitidas durante siglos a través de la transmisión oral. Tomás de Iriarte practicó otro tipo de artes, incluida la música pero también la poesía, y de hecho la mayoría de sus fábulas están escritas precisamente en verso, como por ejemplo "El gusano de seda y la araña", "El oso, la mona y el cerdo" o "La abeja y los zánganos".

Para acabar os dejamos con un precioso documental de naturaleza inspirado en una fábula/leyenda indio americana sobre el origen del mundo, en el que las liebres son las protagonistas:



Añade tus comentarios