Comparte:
Juan Antonio 

Enviado por gabl   Seguir

4 Octubre 2017, 00:26



¡Llegó el momento!
Ya mi cabello es tan blanco como las nieves del pico Bolívar.
Es hora de darle la bienvenida a la tercera edad, del andar pausado sin prisa, de pensar antes de actuar impetuosamente. La hora y los días de la sensatez.
Y hoy, me sentaré en mi desvencijada mecedora a contemplar cómo se va lentamente la tarde y van apareciendo en el firmamento las primeras estrellas. Y a mí alrededor los grillos y ranas entonarán sus primeras notas como ensayo de orquesta sinfónica, para su acostumbrado concierto nocturno. Y los acordes me ayuden a evocar los años que quedaron atrás suspendidos en el tiempo y que la mente nunca deja de recordarme lo vivido.
Con los años que me quedan en el tránsito por la vida, haré cosas que aún puedo y que nunca me atreví a ponerlas en práctica, a innovar y darle rienda suelta al ímpetu que carcome mi espíritu aventurero, indomable y flexible. Quizás sea tarde, pero la máxima o dicho popular dice: “nunca es tarde cuando la dicha llega” me animaré.
Y una mañana antes que el sol despunte por su acostumbrado punto cardinal, tomaré mi café, encenderé mi pipa y en mi vieja camioneta de los años setenta emprenderé la ruta hacia los llanos que siempre quise conocer.
Montaré un brioso caballo, ordeñaré alguna vaca, comeré carne en vara y haré faenas propias de los lugareños que solo he visto en fotos de revistas y diarios, y están latentes en mi inquieta humanidad.
¡Qué contraste!, nací a orillas del mar, en Carúpano al oriente del país, vivo desde hace 40 años en Los Andes, en un caserío de contadas casas rurales cerca del cielo, rodeado de neblina y aire frío, y siento fascinación por el llano venezolano. Por sus comidas, el joropo, el queso, el arreo del ganado y galopar por sus grandes extensiones de terreno donde la visión se pierde en su inmensidad y detrás de mí, de vez en cuando, volver la vista e imaginar las figuras que forman la estela del polvo que va dejando el rápido animal que no obedezca al freno y que ande desbocado como caballo de carrera en la recta final.
¡Está decidido!
Viajaré en dos semanas, le dejaré el perro y los dos gatos al compadre Venancio, él los cuidará como si fuesen suyos.
Mañana lo llamaré y lo pondré al tanto de mis planes.
Es más, lo invitaré a quedarse en mi rancho así aprovechará el producto de las cosechas de maíz, lechuga, pimentones, tomates, lechosa, y todo lo que se le antoje de mi sembradío.
Llegado el día, Juan Antonio emprende su anhelado viaje. Su compadre, desde la orilla de la carretera observa como la imagen de la camioneta va desapareciendo en la distancia.
Juan Antonio va a hacer realidad y cumplir con el sueño que guardó para la tercera edad, la edad de vivir la vida sin prisa, sin saber que le depara el destino por tierras desconocidas.
gbl
28/09/2017
Derechos Reservados de Autor

100.00%

votos positivos

Votos totales: 3
Añade tus comentarios