Comparte:
LOS DOS CALVOS 

Un calvo que caminaba por la calle se encontró un peine en el suelo. En estas que pasaba por allí otro calvo, que sin apreciar muy bien el descubrimiento, dijo:
- Oye tú, reparte tu hallazgo.

Tras comprobar que se trataba de un peine, añadió:
- ¡Está visto que los dioses han querido hacernos un regalo, pero nuestra mala suerte ha determinado que fuese carbón, en vez de un tesoro!

Moraleja: La vida reparte una de cal, y otra de arena.

Autor del cuento: Gayo Julio Fedro

78.19%

votos positivos

Votos totales: 188
Añade tus comentarios