Comparte:
EL VIENTO Y LA MAR 

El viento, con furor, la mar batía
celoso de su calma; ella le dijo:
- En vano te embraveces,
pues tus iras me levantan -.

Moraleja: Las acciones que son producto de la envidia, más que degradar alientan; más que despreciar dan gloria y fuerza al que las recibe.

Autor del cuento: Felipe Jacinto Sala

77.53%

votos positivos

Votos totales: 2239
Añade tus comentarios