Comparte:
EL PESCADOR

Un pobre pescador, volviendo al puerto,
sacó de la red un muerto.

Sin mirar si era fiel o si era moro,
sepultura le dio, y halló un tesoro.

Premio de su virtud sencilla y pura,
la caridad le trajo la ventura.

Moraleja: Haz el bien, y no mires a quién.

79.68%

votos positivos

Añade tus comentarios